Elena Corrales Nutrición y Salud

Elena Corrales

Biografía

  • Mis primeros años

    +

    Desde bien pequeña tengo recuerdos muy vivos acerca de mi curiosidad por la vida, de mi capacidad de descubrimiento y de investigación.

    Por eso a los 10 años ya me cuestiono mi futuro, ya tengo ambiciones en el ámbito del conocimiento y rechazo las propuestas de mi entorno de hacer unos estudios adecuados a una señorita que más tarde se casará y abandonará su profesión.

    A los 14 años, en el bachillerato, un profesor de biología me ayudará a cambiar mi vida. Es un gran investigador, un apasionado del saber que dice un día en la clase, que la universidad es el lugar donde se puede aprender el máximo del conocimiento. Yo no sé muy bien lo qué es la universidad, pero me digo: quiero ir ahí.

    Es entonces cuando sufro una gran crisis ya que mi familia no tiene recursos y no va a poder financiar la carrera que he elegido: Biología, el origen de la vida donde al final se unen filosofía, genética, religión, lo místico y lo científico… Pero mi profesor me dice, Elena no abandones, estudia hasta donde puedas, bastantes dificultades nos pone la vida, para que nosotros nos las pongamos a nosotros mismos.

    Comienzo el primer curso de Biología con la incertidumbre de si podré terminar la carrera, pero el segundo curso accedo a una beca préstamo que me permite completar mis estudios en una de las universidades más reputadas del estado español, la Universidad de Navarra.

  • La Universidad: La búsqueda del conocimiento

    +

    Durante mi vida universitaria soy feliz porque creo en la investigación pura y también creo que todo el conocimiento se encuentra en la institución universitaria. Estudio y aprendo genética, fisiología, anatomía comparada, edafología, ecología… Pero ya en el último curso descubro que la investigación está condicionada por quien la financia y por lo tanto los resultados a los que se llega después de arduas investigaciones pueden ser susceptibles de interpretaciones según los intereses de las grandes empresas. Así comprendo una expresión de mi padre que dice: Hija “el que al santo reza, del santo come”. También descubro que la Universidad del Opus Dei, no contemple determinadas líneas de investigación sobre la genética evolutiva, por lo que abandono mis proyectos y comienzo mi etapa como docente.

    Durante diez años trabajo como profesora de enseñanzas medias y sigo buscando sin encontrar, descubro que tengo grandes dotes de comunicación y que sé transmitir de una forma fluida los conocimientos.

  • La Maternidad: La búsqueda de la salud

    +

    A los 34 años, cuando nace mi hijo, un niño deseado, un embarazo cuidado, una estabilidad emocional… sufro una gran crisis que producirá un cambio en mi vida. Antes de cumplir un año el niño enferma de una gastroenteritis inespecífica. También tiene una infección urinaria que solo responde a un antibiótico que en pediatría es de alto riesgo y tiene un problema ortopédico que no responde con las medidas de rehabilitación y corrección postural.

    Es la enfermedad de Hodei lo que me hace volver a mis inquietudes. Pienso: No hay enfermedad sin causa y si no conocemos la causa no le podemos poner el remedio. Como la medicina oficial es sintomática y no causal, acudo a una consulta alternativa, muy escéptica, ya que en esa época soy una mujer muy academicista y cientifista, donde me dan una dieta con cereales integrales, exenta de frutas y productos lácteos que son la base de la alimentación infantil entonces y en la actualidad. El resultado es que mi hijo “resucita” en diez días y esa experiencia de la “medicina basada en la evidencia” cambia para siempre mi mentalidad y me hace ir más allá.

    Descubro que el saber es mucho más amplio que el que se aprende en la Universidad, el conocimiento es infinito.

    Ante la evolución espectacular de mi hijo decido echarme al agua a nadar en busca del conocimiento y ahí descubro mi verdadera meta: Buscar hasta encontrar el origen de la enfermedad., no quedarme donde los demás no encuentran, ir a la raíz.

    Siempre digo que nos debemos preguntar el porqué de las cosas, no el cómo. En términos de salud este posicionamiento me hace ir a la búsqueda de la medicina causal frente a la medicina sintomática, en la que no se contempla el origen de la enfermedad.

    En el origen de todas las enfermedades está presente de modo determinante la alimentación. En la carrera de medicina no se estudia porque quien financia la investigación médica en la actualidad es la industria farmacéutica y los alimentos hasta el día de hoy nos e pueden patentar.

  • Volver a empezar: Encontrar el origen y el porqué

    +

    En esta etapa abandono la docencia y abro una pequeña tienda de alimentos ecológicos con un comedor donde cada semana comparto mi comida con los que quieren sentarse a mi mesa. Comienzo a hacer programas de radio en emisoras locales y nacionales. Viajo habitualmente a Canarias y participo en los cursos de Extensión Universitaria de la Universidad de Las Palmas y de la Universidad de la Laguna.

    Ahora ya no puedo parar en la búsqueda de respuestas y acudo allí donde está el conocimiento, viajo sin cesar a Barcelona, a Suiza, a Alemania, a Colombia, a Brasil… y no me sacio nunca, porque cuanto más aprendo más cuenta me doy de mi ignorancia.

    En esta etapa hay un viaje que también marcará mi vida profesional y es mi participación en el Clinical Training in Biological Medicine en Cali Colombia. Es un curso internacional donde mis conocimientos en medicina energética son evaluados por un gran equipo de médicos que me ayudan a comprobar el potencial del conocimiento que manejo. Me incorporan como docente al centro. Estamos en 1994.

    Conforme voy formándome extraacadémicamente en disciplinas como la medicina china, la acupuntura, la macrobiótica, la iridología, la fitoterapia, la homeopatía… va naciendo en mí una nueva profesional que quiere compartir lo que ha descubierto, la clave para el mantenimiento y la recuperación de la salud: La alimentación.

  • La etapa internacional

    +

    Decido paralelamente crear el Centro de Medicina Biológica y la Escuela del Arte de Vivir que llevan mi nombre. Entonces tengo todavía 44 años.

    Desde 1995 mi actividad profesional ha sido además de incesante, muy gratificante tanto en la consulta como en la participación en programas educativos lo mismo en mi escuela como en universidades, congresos médicos… tanto en España como en el extranjero.

    Los dos objetivos de mi trabajo son: en la consulta responder al porqué de la enfermedad y brindar al paciente los recursos para su recuperación y en los cursos de la Escuela del Arte de Vivir y en los congresos, hacer una exposición clara y asequible para guiar a quien me escucha hacia una visión holística integradora, no mecanicista. Hace 10 años creo la marca Naturalim, una tienda dedicada a la venta y distribución de alimentos ecológicos, complementos alimenticios… y en 2012 incorporamos nuestra tienda online con las mismas pautas de servicio, cercanía, apoyo y calidad.

  • En la actualidad

    +

    Los dos motores de mi vida son sensibilizarme con el sufrimiento, es decir, compartir con el paciente su miedo, su dolor, su necesidad de ayuda… y despertar la conciencia en el sentido de que lo que nosotros hacemos repercute en nuestra salud, que las causas casi nunca está fuera de nosotros sino dentro, ayudando a comprobar cómo la comida permite un auténtico cambio interior que finalmente nos lleva a la curación.

    Ahora pretendo compartir todo el conocimiento aprendido desde las posibilidades que nos ofrece internet.