Archivos mensuales: septiembre 2014

Dietética clásica y Macrobiótica VIII: Ácido-Base

 

Continuación del post: “Dietética clásica y macrobiótica VII”

Las recomendaciones nutricionales clásicas no contemplan el balance ácido-base de las dietas. Descubre la importancia de este aspecto.

Ácido-alcalino

Las consideraciones nutricionales clásicas no contemplan el balance de acidez o alcalinidad resultante del metabolismo de los alimentos, solamente se centran en el valor nutritivo y/o calórico.

Las reacciones del metabolismo generan ácidos constantemente que son eliminados a través de los pulmones y de los riñones. Además son neutralizados mediante reacciones tampón a expensas de la reserva alcalina del cuerpo. Como resultado de estos procesos el pH sanguíneo se mantiene constante, siendo ligeramente alcalino.

La creencia generalizada

Hay algunas corrientes que a tenor de lo expuesto, recomiendan no tomar alimentos acidificantes y existen listas de alimentos alcalinizantes que supuestamente son los que hay que comer. Esta idea lleva a muchas personas a descartar los cereales integrales de la dieta porque tienen  elementos formadores de ácido como el fósforo. El equilibrio ácido base es bastante más complejo de lo que parece a primera vista, como explicamos a continuación.

La clave no está en tomar sólo alimentos alcalinizantes sino en que el balance global de la dieta sea alcalinizante.

La visión de la macrobiótica

Una cosa es el pH del alimento de partida y otra la reacción que produce en el cuerpo después de ser metabolizado. Así vemos en la relación siguiente como las cosas son un poco más complejas de lo que pudiera parecer a simple vista.

acido_alcalino2

• Los cereales integrales que son ácidos, alcalinizan
• La mayoría de las verduras que son alcalinas, alcalinizan
• El azúcar que es alcalino, acidifica
• La carne que es ácida, acidifica
• Las grasas que son ácidas, acidifican
• Los minerales unos acidifican, otros alcalinizan y otros son usados como tampón.

Para hacer una dieta con un buen balance ácido base, lo más práctico y simple es usar el yin y el yang ya que nos permite acertar en el resultado final. La forma macrobiótica de comer asegura en cualquier caso un balance ligeramente alcalino. Además de comer alimentos ecológicos, debemos respetar las proporciones, contemplar la forma de preparación… para conseguir la tan preciada salud.

Continúa en el post: “Dietética clásica y macrobiótica IX”

La importancia de cocinar II

Continuación del post: “La importancia de cocinar I”

Descubre las posibilidades de cocinar para la salud, más allá de la “ensalada y carne a la plancha”

Definimos la cocina como un auténtico arte que requiere técnica y sensibilidad, un taller de alquimia, de transformación energética de los alimentos, donde el resultado, además de ser agradable al paladar, debe ser superior al alimento en bruto: es la cocina como cultura.


SIGUE LEYENDO

Dietética clásica y Macrobiótica V: Las vitaminas

Continuación del post: “Dietética clásica y macrobiótica IV”

Los estudios más recientes sobre nutrición han desmontado los dos mitos sobre las vitaminas: la destrucción por la cocción y el que haya que tomarlas de los alimentos. Descubre todo lo que necesitas saber.

Las vitaminas

Los estudios clásicos de nutrición de siglo pasado nos enseñaron que las vitaminas son nutrientes esenciales, es decir que nuestro cuerpo no los puede sintetizar por lo que hay que tomarlas de los alimentos frescos y que son termosensibles o lo que es lo mismo, que se destruyen por el calor.


SIGUE LEYENDO

Gelatina de frutas

Antes de terminar el verano proponemos un postre refrescante que es una buena alternativa a los helados.

Ingredientes:

  • Una taza de fresas
  • Una taza de albaricoques
  • Una taza de pera troceada
  • Una taza de kiwi troceado
  • Un litro de zumo de manzana
  • Dos cucharadas de agar-agar
  • Opcionalmente dos cucharadas de azúcar integral

Ponemos a calentar el zumo con el agar-agar hasta que hierva y se disuelva el alga.
Disponemos todas las frutas picadas y mezcladas en un recipiente de cristal, las cubrimos con el zumo al que habremos añadido el azúcar.

Dejamos enfriar la mezcla para que gelifique y desmoldamos. El resultado dependerá de la forma del recipiente utilizado y de las frutas que hayamos elegido, que se pueden variar adaptándonos a la estación.

Utilizaremos en todos los casos ingredientes ecológicos.

54-algas-agar-agar-01

Consideraciones sobre la carne de cerdo III

 

Continuación del post: “Consideraciones sobre la carne de cerdo II”

Hoy analizamos una cuestión desconocida para muchos. Los alimentos son tanto más saludables cuanto más alejados están de nosotros en la evolución de las especies y el cerdo es un animal muy próximo a los humanos evolutivamente hablando.

Similitudes Biológicas

Hay que llamar la atención sobre el hecho de que el cerdo, en la edad media, cuando estaba prohibido hacer disecciones a seres humanos, servía a los estudiantes de medicina como objeto para entrenamientos de anatomía, debido a que toda la estructura del animal es extraordinariamente similar a la del ser humano. También la piel del cerdo casero tiene, como se sabe, grandes similitudes con la de las personas.


SIGUE LEYENDO