Archivos mensuales: febrero 2016

Utensilios en la cocina energética

Chopping-veggies

Continuación del post “Utensilios de cocina y toxicidad II”

En una cocina orientada a la salud contemplamos desde la composición de los utensilios de cocina, hasta la contaminación electromagnética generada por los aparatos eléctricos, pasando por el tipo de fuego y nos servimos de unos utensilios poco comunes pero que son de gran ayuda en lo que llamamos “la alquimia de la cocina”.

Definimos la cocina como un auténtico arte que requiere técnica y sensibilidad, un taller de transformación energética de los alimentos donde el resultado, además de ser agradable al paladar debe ser superior al del alimento en bruto: es la cocina como cultura.

Una cocina saludable requiere una cuidadosa elección de los alimentos que serán siempre ecológicos y prestar atención al uso del agua, el fuego y la sal. El arte culinario nos permite obtener toda la energía necesaria para el mantenimiento de nuestra salud y bienestar a través de una manipulación adecuada de los alimentos.

Los utensilios de cocina serían tan importantes como los pinceles para un pintor o los lápices para un dibujante. Por eso además de tener varias cazuelas de diferentes tamaños,  unas sartenes de materiales no tóxicos, unas fiambreras de cristal, una tabla y unas cucharas y espátulas de madera, no deberían faltar en nuestra cocina los siguientes utensilios:

La olla a presión

Es imprescindible para un buen cocinado de las legumbres y para yanguizar los cereales en caso necesario.

Espumadera

Es importante una de rejilla fina para poder espumar las legumbres bien, antes de poner la tapa de la olla a presión y evitar derramamientos que ensucian la cocina.

Pincel para extender aceite

Es la forma de no abusar del aceite, nos permite distribuirlo perfectamente en el fondo de la sartén.

Cuchillo para cortar verduras

Los cuchillos para verduras son esenciales en la cocina energética donde el tipo de corte es una parte importante de la manipulación de los alimentos. Elegiremos uno de buen acero con la punta redondeada.

Colador para el miso

Imprescindible para deshacer el miso con comodidad y no encontrarnos grumos al tomar la sopa. La forma de cacillo de este colador y el pequeño mazo de madera que lo acompaña, están diseñados especialmente para ese uso.

Cepillo para limpiar verduras

Cuando consumimos alimentos ecológicos, pelaremos sólo lo necesario, ya que al igual que en las frutas, en la piel de las verduras hay abundancia de vitaminas. Perfecto para limpiar zanahorias, nabos…

Suribachi

Se trata de un mortero dentado ideal para triturar semillas y para hacer el gomasio. También se puede usar para mezclar los aliños de las ensaladas.

Rallador de porcelana

El jengibre no se puede rallar con un rallador metálico, por lo que es imprescindible usar este utensilio para poder disfrutar de las bondades del zumo de jengibre fresco.

Pasapurés

Como sustituto de la batidora, aunque no permite hacer los mismos triturados. Sólo utilizaremos aparatos eléctricos excepcionalmente ya que generan contaminación electromagnética.

Prensa para fermentar verduras

Prensar las verduras es una forma de producir vitaminas en casa y de nutrir a nuestra flora intestinal, ideal para hacer desde ensaladas prensadas a picles más largos.

Germinadora

Germinar es una forma de tomar alimentos frescos “del huerto a la mesa”, sin necesidad de ir a comprar cada día. Para tener siempre a mano una guarnición de alimentos vivos.

Con una cocina bien provista y unos buenos ingredientes ya tenemos la base para disfrutar de una buena salud.

Albóndigas de arroz con seitán

albóndigas con sésamo

Las técnicas culinarias que usamos en esta receta son un ejemplo práctico de alquimia en la cocina: hablamos de las formas y tiempos de cocción, la cantidad de agua, sal y condimentos salados, así como la manipulación de los ingredientes. Todas están dirigidas a aumentar el yang, favorecer la vitalidad, mejorar la resistencia y la fuerza digestiva.

Ingredientes:

Lavamos el arroz en varias aguas y lo escurrimos en un colador. Lo ponemos a cocer en una olla a presión con dos partes de agua filtrada o embotellada y sal marina. Cuando la válvula comience a dar vueltas bajamos el fuego al mínimo y mantenemos la cocción durante 45 minutos, dejándolo reposar 15 minutos más.

Hacemos una picada muy menudita con la zanahoria y la cebolla y las salteamos a fuego vivo cinco minutos en una sartén grande. Añadimos siempre sal marina, para que “suden“ las verduras. A continuación echamos a la sartén el seitán finamente picado, mezclamos todos los ingredientes y mantenemos el fuego suave mientras termina de cocerse el arroz.

Si es preciso, añadimos un poco de agua para que loa alimentos no se quemen. Al final condimentamos con el tamari y el perejil. Mezclamos el arroz y el sofrito y reservamos hasta que la mezcla esté templada.

Cuando se pueda manipular sin quemarnos, nos mojamos las manos con agua fría y hacemos las albóndigas apretando bien para que queden compactas. Las pasamos por sésamo tostado y ya están listas para meter al horno. Gratinamos 5 minutos antes de servir.

En este plato el seitán se puede sustituir por pollo biológico y su calidad yang será mayor.

Como es un plato yang se puede acompañar de unos rabanitos rallados, con endivias o algo de germinados.

Utensilios de cocina y toxicidad I

KitchenGleam-e1358051972781

Para vivir de forma saludable no es suficiente con cuidar la calidad de los alimentos y el agua que tomamos, debemos tener en cuenta además, los materiales de los que están hechos los utensilios de cocina con los que preparamos los alimentos, ya que algunos pueden ser perjudiciales para la salud.

Siguiendo en la línea de cultivar la salud, debemos plantearnos no sólo lo que comemos y qué tipo de fuego usamos sino en qué recipientes cocinamos nuestros alimentos. Cada vez hay más personas con sensibilidad alimentaria y con sensibilidad ambiental, el llamado Síndrome Químico Múltiple (SQM), por eso hoy abordamos este tema.
SIGUE LEYENDO

Sopa de invierno

sopa

Para aquellos que todavía no conocéis el miso hoy comparto una receta sencilla que además es de gran ayuda para aumentar la fuerza digestiva en los casos de digestiones lentas, gases, etc.

Ingredientes:

Dejamos las azukis y la cebada en remojo en un recipiente toda la noche, hacemos lo mismo con el nabo daikon y el alga kombu pero en otro recipiente distinto.

 Al día siguiente tiramos el agua del remojo de la cebada y de las azukis y las lavamos bien.

Ponemos a hervir el alga kombu y el nabo daikon cortados a trocitos con su agua de remojo.

Cortamos la calabaza en trozos grandes y la zanahoria, el puerro y el apio en trozos pequeños.

Cuando el agua empiece a hervir añadimos la cebada, las azukis y las verduras troceadas. Cocinamos a fuego lento y tapado durante una hora y media. Añadimos más agua si fuese necesario.

Diluimos el miso en un poco de caldo con la ayuda de un colador y cocinamos todo dos minutos más. Servimos con perejil picado o con pan frito.