El Lumbago

Descubre todo lo que tienes que saber sobre la segunda razón por la cual acudimos al médico, superada únicamente por los resfriados y la gripe.

La lumbalgia o lumbago es un dolor en la parte baja de la espalda. Puede ser desde una molestia leve, sorda, suave… hasta muy fuerte y persistente. Puede llegar a interferir con los movimientos y ser incapacitante.

El dolor en si no es una enfermedad sino un síntoma producido por múltiples causas como las enumeradas a continuación.

Causas

Podemos tener dolor de espalda por una actividad agotadora y extenuante, por pérdida de tono de la musculatura de la espalda, desgarro de los músculos o ligamentos, esguinces, espasmos, traumatismos, lesiones, fracturas…
Igualmente nos puede doler la espalda como consecuencia de alguna infección, por degeneración de las vértebras, hernias, obesidad, ciertos tumores, tabaquismo…
En todos los casos enumerados se produce una irritación sea articular, muscular, nerviosa… y es esa irritación la que produce el dolor.

Diagnóstico

En cualquier caso son necesarios una historia médica y un examen físico completos y puede ser necesario hacer radiografías, TACS, RMN… para conocer el origen del dolor.

Tratamientos convencionales

El médico en todos los casos va a recomendar descanso, analgésicos y antiinflamatorios. En algunos casos aplicación de calor en la zona dolorida y poco más.

La Macrobiótica y la Medicina Biológica

Nos ofrecen una forma alternativa y saludable para no padecer dolor de espalda.

Los alimentos categorizados como yin, que son de naturaleza fría y húmeda, favorecen la irritación y la inflamación. Son además responsables de la falta de tono muscular, crean el terreno favorable para los esguinces, las hernias… y nos hacen más vulnerables al dolor.
En muchos casos son suficientes unas recomendaciones macrobióticas estándar para acabar con el dolor de espalda definitivamente.
El calor y la actividad física fortalecedora de los músculos de la espalda, son a su vez grandes ayudas. Igualmente la nutrición celular activa nos provee de los nutrientes necesarios para ayudar a que desaparezca el dolor.

Para saber más, ver el post: “Pautas de alimentación saludable”

Comparte esta entrada!

    Protección de datos de carácter personal: con el envío del comentario, el usuario admite haber leído y aceptado la información en materia de protección de datos de carácter personal que se incluye en el aviso legal existente en esta página, al que se accede a través de pestaña bajo ese título, Aviso legal, situada en la parte inferior de la página de inicio de este blog, y donde se informa de los titulares del blog, de las finalidades para las que se utilizarán los datos personales comunicados, así como la dirección para el ejercicio de los derechos reconocidos en el artículo 5 de la LOPD. Los datos marcados con asterisco, son de obligado cumplimiento para aceptar la publicación del comentario. Si tales datos no fuesen facilitados, el comentario enviado será eliminado sin proceder a su publicación.
    4 comentarios en “El Lumbago

    1. He trabajado toda mi vida laboral como conductor de autobuses, desde el primer año de trabajo he padecido la lumbalgia y según el especialista, es una enfermedad que producimos los conductores que llevamos muchas horas sentados al volante, principalmente los conductores de taxis y autobuses y parece ser que se debe a que nos levantamos del asiento con la espalda mojada (particularmente en verano) y buscamos ese fresquito tan reconfortante. En fin, no se puede remediar, no se puede dejar un buen trabajo como fué este por esta molestia, aunque se llegó a dar el caso de quedar en cama por una lumbalgia aguda. Dejo este comentario por si resuelve alguna duda, hoy dia estoy jubilado y no me suda la espalda “me cuido “

      1. Hola Francisco lo que cuentas en tu escrito es que los factores externos como la postura, el frío y la humedad influyen, cosa cierta, sin ninguna duda. Lo que he pretendido aportar yo es que son los factores internos los determinantes de la lumbalgia: hablo del frío y la humedad internos que producen los alimentos de naturaleza yin.
        Mi experiencia clínica de más de 25 años me permite afirmar que si comes adecuadamente la zona lumbar no se resiente, aunque conduzcas muchas horas. Un saludo

    Deja un comentario

    Protección de datos de carácter personal: con el envío del comentario, el usuario admite haber leído y aceptado la información en materia de protección de datos de carácter personal que se incluye en el aviso legal existente en esta página, al que se accede a través de pestaña bajo ese título, Aviso legal, situada en la parte inferior de la página de inicio de este blog, y donde se informa de los titulares del blog, de las finalidades para las que se utilizarán los datos personales comunicados, así como la dirección para el ejercicio de los derechos reconocidos en el artículo 5 de la LOPD. Los datos marcados con asterisco, son de obligado cumplimiento para aceptar la publicación del comentario. Si tales datos no fuesen facilitados, el comentario enviado será eliminado sin proceder a su publicación. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>