Alimentos: algo más que nutrientes II

Continuación del post:  “Alimentos: algo más que nutrientes I”

Si contemplamos a los alimentos por sus características bioenergéticas encontramos otros “apellidos” que son:

Alimentos Contractivos-Alimentos Expansivos

Dependiendo de si son de origen vegetal o animal, de si son ricos en potasio o en sodio, de su contenido en agua, de la velocidad y del lugar de crecimiento, etc. decimos que el alimento tiene efecto contractivo-endurecedor o expansivo-dilatador.

Son alimentos de naturaleza contractiva: la sal, los salazones, embutidos, carnes rojas, huevos, quesos curados, caviar, horneados (pan, pizza, empanada, bollería, galletas, tostadas). Un exceso de alimentos contractivos favorece en el plano físico tensión muscular, contracturas y desgarros, estrías, endurecimiento de las arterias formación de cálculos renales y hepáticos y de depósitos en forma de tumores benignos y malignos. En el plano psicológico, los alimentos contractivos consumidos en exceso favorecen la introversión, el bloqueo emocional, la dificultad para expresar sentimientos, el resentimiento, la inadaptabilidad, la ira, el comportamiento irritable y el malhumor, el supercontrol.

Son alimentos de naturaleza expansiva: el azúcar, los dulces, el alcohol, los refrescos, las frutas, las ensaladas, la leche, el yogurt, los lácteos blandos, las harinas, el chocolate, la miel, los siropes de arce, los suplementos vitamínicos, el polen, la jalea real…Un exceso de alimentos expansivos favorece en el plano físico la anemia, el cansancio, la bajada de las defensas, la obesidad, la flacidez, las varices, la falta de memoria, las irritaciones de la piel y de las mucosas (dermatitis, faringitis, amigdalitis, sinusitis..) infecciones por bacterias, hongos y virus, así como la inmunodeficiencia. En el plano psicológico los alimentos expansivos consumidos en exceso favorecen la extroversión, la falta de control de las emociones, el llanto fácil, la dependencia emocional, el miedo, la depresión y la falta de autoestima.

Alimentos Acidificantes-Alimentos Alcalinizantes

Los alimentos, dependiendo de si son ricos en proteínas, de si son de origen animal o vegetal, o si tienen sabor ácido, de si son refinados o si son ricos en minerales, tienen la facultad de producir después de la digestión una condición ácida o alcalina en nuestro organismo. Como nuestra sangre es ligeramente alcalina, el conjunto total de los alimentos que ingerimos debe tener un balance alcalinizante.

Son alimentos acidificantes: las harinas refinadas, los aceites refinados, los tomates, el vinagre, las bebidas alcohólicas, la miel, la carne, los huevos, el pescado y en menor medida las legumbres, los frutos secos y los cereales. Un exceso de alimentos acidificantes produce un estado de desmineralización. La falta de minerales suficientes se manifiesta en forma de desequilibrios emocionales y nerviosos, caries dental, piorrea, sangrado de encías, uñas quebradizas, caída de cabello, dolores menstruales, desórdenes pancreáticos, debilidad renal, transpiración excesiva y debilitamiento general de todo el organismo.

Son alimentos alcalinizantes: las verduras, las frutas neutras, las plantas medicinales, la sal, las algas, el miso, el tamari… No es fácil tener un exceso de alcalinidad a no ser por vómitos repetidos o como consecuencia de una hiperventilación pulmonar. Una dieta excesivamente rica en frutas y verduras podrá ser causa de alcalosis, pero las personas que haces esas dietas vegetarianas equilibran el exceso de álcalis con los dulces.

Alimentos Caloríficos-Alimentos Refrescantes

Un análisis de laboratorio no nos dice nada acerca del efecto calentador o enfriador de los alimentos, pero sí miles de años de experiencia en todos los pueblos del planeta. Todas las medicinas tradicionales tienen en cuenta estos aspectos a la hora de utilizar los alimentos con fines curativos. Debemos tener en cuenta que el frío es un agente causal externo (ambiente e interno (alimento o bebida) en muchas patologías.

Son alimentos caloríficos: las carnes rojas, los huevos, las vísceras, el pescado, el jengibre, el tomillo, el miso, la sal, las verduras de raíz, el trigo sarraceno, la avena, las legumbres, las frutas secas y cocidas, la col, la calabaza de inviernos y, en general, todo lo que está hervido durante tiempo, frito, asado, salteado u horneado… Podemos tener problemas de exceso de calor aunque no tomemos demasiados alimentos animales si tenemos costumbre de comer todo muy sazonado y cocinado. Un exceso de estos alimentos puede “afiebrar” el cuerpo. Podemos tener problemas de congestión, bloqueo, sobrecarga y exceso en todos los sistemas.

Son alimentos refrescantes: las frutas crudas, las ensaladas, los cítricos, el tomate, el maíz, el arroz (blanco o integral), el bulgur, el cuscús, los helados, los yogures (de leche de vaca o de soja), la leche, las algas, el tofu, el café, el azúcar, el pescado crudo, los frutos del mar (almejas, cangrejos, ostras…), las semillas germinadas, las especias, el perejil, el cilantro, las vinagretas, las verduras con fermentación láctica, el tamari y, en general, todo lo que no está cocinado, lo adobado, lo hervido al vapor, lo escaldado… Un exceso de alimentos refrescantes nos puede producir enfermedades de deficiencia: mala circulación, falta de fuerza digestiva, tener frío aunque haga calor, dolor lumbar y articular, diarreas, cólicos…

Alimentos Constructores-Alimentos Desintegradores

Son alimentos constructores: todos los reconstituyentes, tónicos fuertes como las carnes rojas, los pescados, los huevos y aves, así como los productos lácteos. Entre los vegetales son constructores los cereales y las legumbres. Estos alimentos lentifican la circulación de la energía y por eso decimos que son estancadores.

Son alimentos desintegradores: las frutas y las verduras, es decir, los alimentos ricos en agua, fibra y vitaminas, así como los estancadores son ricos en hidratos de carbono, grasas y proteínas. Estos alimentos tienen un efecto impulsor y tradicionalmente se consumen acompañando a los alimentos estancadores.

Alimentos Mucógenos-Alimentos Anti moco

Son alimentos productores de moco: las harinas, tanto integrales como refinadas, el azúcar y los dulces, las leche y derivados, y los alimentos fabricados con levadura.

Un exceso de estos alimentos favorece los problemas de garganta, nariz y oído, así como asma bronquial, eczema, sinusitis, congestión en la zona pélvica en las mujeres, dando lugar a la formación de quistes, endometriosis, obstrucción de trompas, etc.

Son alimentos que reducen la mucosidad: el rábano picante, el nabo daikon, el nabo blanco, los rabanitos, las cebolletas, las verduras en general y los cereales en grano. Las algas son también una excelente ayuda para eliminar el exceso de mucosidad.

Después de conocer las características de los alimentos tanto por su origen como por sus características bioenergéticas, podemos ir haciendo pequeños ajustes en nuestra alimentación diaria, para mejorar nuestra salud. La comprobación es inmediata, ¡experimentad ya!

Comparte esta entrada!

    Protección de datos de carácter personal: con el envío del comentario, el usuario admite haber leído y aceptado la información en materia de protección de datos de carácter personal que se incluye en el aviso legal existente en esta página, al que se accede a través de pestaña bajo ese título, Aviso legal, situada en la parte inferior de la página de inicio de este blog, y donde se informa de los titulares del blog, de las finalidades para las que se utilizarán los datos personales comunicados, así como la dirección para el ejercicio de los derechos reconocidos en el artículo 5 de la LOPD. Los datos marcados con asterisco, son de obligado cumplimiento para aceptar la publicación del comentario. Si tales datos no fuesen facilitados, el comentario enviado será eliminado sin proceder a su publicación.
    7 comentarios en “Alimentos: algo más que nutrientes II

    1. Estas clasificaciones son muy interesantes, aunque retener en la memoria en qué pùntos se ubica cada elemento no sea tan fácil. ¡Qué bien nos vendría una expresión gráfica (un cuadro,, un esquema,…) que integrara todas estas categorías!

      1. No te preocupes por lo de aprender de memoria, esa forma de aprender y de enseñar es propia de la visión cartesiana occidental, la visión holística integradora del conocimiento se adquiere comiendo como ya haces tú, experimentando la comida, y uno, “se impregna” del conocimiento, lo absorbe, sin memorizar, así como los niños aprenden la lengua materna sin estudiarla. Alimenta tu cuerpo con cereales en grano que favorecen la visión integradora de la que hablo, y a tu mente con los post de cada semana. Salud!

      1. Hola certificado manipulador de alimentos: Ignoro si el comentario es a propósito de la foto, que en este caso está puesta simplemente como elemento decorativo sin más. Adjunto información que publiqué en facebook en mayo, a propósito de las ventajas y desventajas del ajo. Para decidirse a utilizarlo como alimento cotidiano hay que sopesar sus aspectos positivos y negativos. Un saludo.

        EL AJO, LA CARA Y EL REVERSO

        El ajo ha sido utilizado desde la antigüedad para tratar diversas afecciones. Se considera antiséptico, bactericida, fungicida y depurativo y algunos dicen que hasta es anticancerígeno. ¿Qué hay de cierto en toda esta leyenda? ¿Comer ajo es bueno?

        El ajo es una verdura fuertemente yin, es decir energéticamente desequilibrada, por eso tiene numerosas contraindicaciones: Es un anticoagulante natural, luego estará indicado solo si tenemos tendencia a trombosis o arteriosclerosis… Está contraindicado en el embarazo, la lactancia y los niños pequeños, así como en la diabetes. Tampoco es adecuado en el hipertiroidismo, puede favorecer vómitos diarreas y acidez estomacal. También puede provocar dermatitis en la piel, y está contraindicado en las personas de tensión baja, así como en las mujeres que toman anticonceptivos.

    2. hola Elena
      acabo de ver un reportaje sobre una mujer francesa ( Irène Grosjean) que trata de la dieta crudivora vegetarian… Me gustaria mucho conocer tu opinion respecto ,a este tipo de diete en comparacion con la macrobiotica.
      Gracias
      sophie

      1. Hola Sophie, tengo previsto publicar al respecto en un futuro. Como la macrobiótica no es una dieta, sino la libertad que te da el conocimiento, tu misma cuando entiendes los conceptos frío/calor, crudo/cocinado puedes comprender que en algún caso puede hacer falta yanguizar y en otro yinguizar y no hacer doctrina de tal o cual dieta. Yo de hecho no predico ningún credo, simplemente explico la relación entre lo que comemos y la salud, desde una amplia experiencia clínica que refrenda mis conclusiones. Un saludo.

    Deja un comentario

    Protección de datos de carácter personal: con el envío del comentario, el usuario admite haber leído y aceptado la información en materia de protección de datos de carácter personal que se incluye en el aviso legal existente en esta página, al que se accede a través de pestaña bajo ese título, Aviso legal, situada en la parte inferior de la página de inicio de este blog, y donde se informa de los titulares del blog, de las finalidades para las que se utilizarán los datos personales comunicados, así como la dirección para el ejercicio de los derechos reconocidos en el artículo 5 de la LOPD. Los datos marcados con asterisco, son de obligado cumplimiento para aceptar la publicación del comentario. Si tales datos no fuesen facilitados, el comentario enviado será eliminado sin proceder a su publicación. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>