Azúcar: dulce veneno

sugar

Hoy compartimos información útil sobre un comestible que no ha estado presente en la mesa hasta el siglo XIX. Sus efectos nocivos van mucho más allá de la caries dental.

Nuestra salud la determina el equilibrio con el entorno, lo que nos rodea, y la principal relación que establecemos con él es la comida.

Por eso, la forma en que afrontamos los desafíos de la vida está directamente relacionada con lo que comemos, la elección de los alimentos depende de nosotros y los factores externos, muchas veces, nos vienen impuestos. Nuestro poderío físico, equilibrio emocional y mental están condicionados de forma determinante por lo que comemos.

El azúcar, ese polvo blanco…

Muchos de nosotros, ya desde el nacimiento, hemos conocido en nuestra mesa el azucarero: un recipiente lleno de un granulado blanco con una cucharita dispensadora. Esta convivencia natural ha permitido que no nos hayamos preguntado acerca de él.

El azúcar que consumimos procede de la remolacha o de la caña, y se obtiene tras un largo procesamiento que da como resultado un producto muerto que es cien por cien sacarosa: un comestible refinado que no existe en la naturaleza.

Para comprender la magnitud de los efectos del azúcar diremos que, en 1910, el consumo en nuestro país era de 2 kilos por persona y año y, en la actualidad, ronda los 70 kilos.

Su metabolismo

El azúcar, al ser un producto refinado carente de vitaminas, minerales y oligoelementos, para ser metabolizado roba esas sustancias de la reserva alcalina de nuestro cuerpo.

En condiciones de salud nuestro medio interno debe ser alcalino, sin embargo, el balance metabólico del azúcar es acidificante, de modo que órganos como el cerebro, los riñones y los huesos tienen que utilizar los minerales de reserva para neutralizar esa acidez. El resultado es la desmineralización que se observa, principalmente, en los huesos y la dentadura.

En condiciones de acidosis sobrevienen, además de la descalcificación, el cansancio, tanto físico como mental, y muchos otros desórdenes como veremos a continuación.

El comportamiento en montaña rusa

Cuando tomamos azúcar sentimos una reacción de bienestar, de euforia, producida por una elevación del nivel de glucosa en la sangre. El efecto de esa subida de energía es como el de los fuegos artificiales, un fogonazo que dura escasamente unos instantes, ya que a continuación el páncreas produce gran cantidad de insulina para bajar el nivel de glucosa al rango de equilibrio. Es entonces cuando  sentimos el bajón, con la consiguiente reacción de ansiedad y malestar, que nos lleva de nuevo a tomar más azúcar.

De este modo nuestro estado de ánimo oscila entre la euforia y la depresión, entre la subida y la bajada, como si de una montaña rusa se tratase.

En esta situación, en vez de ser capaces de controlar nuestro estado de ánimo, ocurre a la inversa: es él quien nos controla, creando una dependencia del azúcar, como en cualquier otra adicción, para sentirnos bien.

Más sobre el comportamiento

Entre los efectos del azúcar, además de la falta de control sobre nuestro estado de ánimo, están: la depresión, falta de rendimiento escolar, síndrome del déficit de atención, etc. Podemos comprobar estas afirmaciones prescindiendo del azúcar completamente y observando cómo desaparecen nuestros miedos, depresiones…

Otros efectos

Como el azúcar se almacena en forma de grasa en nuestro organismo y su consumo es tan elevado en la actualidad, se ha convertido en uno de los productos que más predispone a las enfermedades cardiovasculares como angina de pecho, trombosis, infarto, etc.

Hay estudios que muestran cómo la capacidad defensiva de los leucocitos disminuye cuando tomamos azúcar; dicho de otro modo, el azúcar baja las defensas.

Lo dulce: el sabor universal

Cuando algunas campañas publicitarias decían hace unos años que el cerebro necesita azúcar, se estaba haciendo una tergiversación intencionada para vender la sacarosa refinada.

Azúcar es una palabra genérica que se utiliza tanto para referirse a la glucosa proveniente de los alimentos integrales y biológicos, como a la proveniente de un polvo blanco que no ha existido en la naturaleza hasta el siglo XIX: la sacarosa.

Si el azúcar fuese necesario para el cerebro, ¿cómo han destacado las grandes figuras de la historia: los médicos de la antigüedad, artistas de renacimiento, científicos del pasado… que no tomaron jamás azúcar?

Es obvio que el cerebro necesita azúcar; de hecho, se trata de el órgano que más glucosa consume en relación a su peso. Es el combustible del cerebro, músculos, corazón, etc., pero debe provenir de los cereales integrales debidamente masticados, verduras naturalmente dulces como cebollas y zanahorias, frutas neutras, pasas o compotas. Los alimentos completos contienen, además de glucosa, los elementos protectores imprescindibles para su correcto metabolismo: vitaminas, minerales y oligoelementos.

Continuará en el post: ¿Sustituir el azúcar?

Comparte esta entrada!

    Protección de datos de carácter personal: con el envío del comentario, el usuario admite haber leído y aceptado la información en materia de protección de datos de carácter personal que se incluye en el aviso legal existente en esta página, al que se accede a través de pestaña bajo ese título, Aviso legal, situada en la parte inferior de la página de inicio de este blog, y donde se informa de los titulares del blog, de las finalidades para las que se utilizarán los datos personales comunicados, así como la dirección para el ejercicio de los derechos reconocidos en el artículo 5 de la LOPD. Los datos marcados con asterisco, son de obligado cumplimiento para aceptar la publicación del comentario. Si tales datos no fuesen facilitados, el comentario enviado será eliminado sin proceder a su publicación.
    6 comentarios en “Azúcar: dulce veneno

    1. Dejé de fumar de un dia para otro (aún hoy no conseguiría explicar como lo hice, pero no fué una cuestión de voluntad) despúes de haber fumado intensamente durante 20 años, me dijeron que el cuerpo tardaria al menos 10 en eliminar todos los estragos de mi adicción. En relación al azúcar no me ha sido posible, curioso, al menos para mi, el hecho de ser más difícil que eliminar el tabaco “sin el cual no podría vivir” pensaba yo.
      En el caso de conseguir finalmente hacerlo queria preguntarle cuanto tiempo necesita el organismo para eliminar los efectos de una vida “refinada”.
      Excelente este blog, linda su página y gracias por su enorme contributo para nuestro bienestar.

      1. Estimada Clara, ese tema de los años que necesita el organismo para recuperarse de los estragos de una adicción es meramente orientativo. Lo que se pretende decir es que hay daños que son difíciles de reparar y que dependiendo de cada persona, de su constitución , de su historial… el proceso puede ser más o menos largo. Pero ese tema no te debe inquietar, simplemente debes seguir evolucionando, entendiendo, creciendo, mejorando… porque lo importante no es llegar, sino ir.
        La vida es una experiencia única que nos permite descubrir la salud y la enfermedad, la alegría y la tristeza, el esfuerzo y la recompensa… en fin, el baile del yin y el yang.
        Mis mejores deseos para ti.

    2. Estimada Elena:
      He descubierto este blog recientemente y me parece maravilloso. Refleja un conocimiento y una generosidad por su parte ejemplar. Acercar al público todo su bagaje, de una forma gratuita y fácil, hace que me reconcilie con el ser humano. Vivimos en un mundo tan tóxico en todos los aspectos que abrir estas páginas en como aire fresco mañanero! Muchas gracias

    Deja un comentario

    Protección de datos de carácter personal: con el envío del comentario, el usuario admite haber leído y aceptado la información en materia de protección de datos de carácter personal que se incluye en el aviso legal existente en esta página, al que se accede a través de pestaña bajo ese título, Aviso legal, situada en la parte inferior de la página de inicio de este blog, y donde se informa de los titulares del blog, de las finalidades para las que se utilizarán los datos personales comunicados, así como la dirección para el ejercicio de los derechos reconocidos en el artículo 5 de la LOPD. Los datos marcados con asterisco, son de obligado cumplimiento para aceptar la publicación del comentario. Si tales datos no fuesen facilitados, el comentario enviado será eliminado sin proceder a su publicación. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>