Beber es un gran placer I

Lo que nos mueve a beber debería ser calmar la sed, pero ¿realmente tenemos sed o hemos creado unos hábitos muchas veces no muy bien fundados respecto a las necesidades de líquidos?

Vivimos en una sociedad que bebe y bebe mucho, yo diría demasiado. Agua, refrescos y alcohol son los tres aspectos que vamos a analizar.

El agua es la base de la vida. En nuestro organismo es el elemento más importante ya que el 70% está formado por agua. De las características del agua que proporcionamos a nuestro cuerpo dependen su vida y su salud. El agua es el disolvente universal y de su calidad y pureza dependen las reacciones químicas del metabolismo.

Hay muchas personas, médicos incluidos, que recomiendan beber hasta dos litros de agua al día porque, según dicen, es muy buena para limpiar el cuerpo de toxinas, incluida la piel. Personalmente opinamos que este planteamiento es producto de una visión fragmentada de la vida y desconectada de lo que es la armonía en el cuerpo humano. Evidentemente que el agua arrastra sustancias o partículas, pero aquí más que nunca viene a cuento aquello de que “no es más limpio el que mucho limpia que el que poco ensucia”.

 

Evidentemente, el riñón es algo más que un simple colador, es un filtro activo que, como cualquier sistema biológico, está preparado para filtrar una determinada cantidad de líquido que tiene que ver con las necesidades del metabolismo celular.

Cualquier persona no iniciada puede suponer qué ocurre cuando un órgano es sometido a un esfuerzo continuado durante años, sin tener en cuenta además, que entran en el cuerpo grandes cantidades de toxinas consideradas normales por la alimentación y la medicina modernas. Me refiero a los pesticidas, abonos químicos, conservantes, los productos que se añaden al agua para hacerla potable… de los que ya hemos hablado en otras ocasiones. Un agua oficialmente potable es aquella que está biológicamente muerta, es decir exenta de microorganismos.

Con esto se soluciona el que la gente muera al poco tiempo de haberla bebido. Lo que no se elimina, sin embargo, por no ser rentable económicamente, son los detergentes, insecticidas, aluminio, cobre, zinc, plomo, selenio, cromo, flúor,  mercurio, radiactividad… y poco a poco nos lo vamos bebiendo.

Estos componentes, si bien no matan inmediatamente, van haciendo mella en nuestra salud mediante su acumulación en nuestro cuerpo. De todo esto se desprende que el agua ejerce un papel fundamental sobre nuestra salud e interesa que nuestro cuerpo la reciba con sus cualidades naturales, es decir, agua trabajada por la naturaleza, ya sea en forma de agua de manantial o de pozo, o en forma de verduras o frutas y otros vegetales.

Como alternativas al agua del grifo, estarían las embotelladas y las filtradas, tanto para beber como para cocinar.

Con esto no pretendemos crear alarma y que penséis: ¡Ya ni el agua podemos beber! Lo que queremos es reflexionar acerca de lo que son las necesidades reales de líquido. Es el propio cuerpo con su sensación de sed el que nos indica cuánto tenemos que beber. Esto depende de varios factores: de la cantidad de sal que tomamos en nuestra dieta y de la cantidad de vegetales, que contienen mucha agua. También debemos tener en cuenta la transpiración de cada persona. Así, no podemos establecer una regla fija. La sed es un buen indicador. Igual que no dormimos cuando no tenemos sueño no debemos beber cuando no tenemos sed. Y si nos vamos a hidratar lo haremos con agua de calidad, siempre de débil mineralización y como hemos dicho anteriormente, nunca del grifo.

Continúa en el post: “Beber es un gran placer II”

 

 

 

Comparte esta entrada!

    5 comentarios en “Beber es un gran placer I

    1. Hola Elena!
      Hola Myriam voy a contestar sobre su comentario para aclarar bien todo.

      En una condición yin y en situación de enfermedad sueles introducir bastante pescado en tus dietas y un aumento de la ingesta de sal.
      Las dietas son personalizadas y si la persona tiene condición yin recomiendo yanguizar a través del uso de todos los aspectos que yanguizan entre los que está reducir el consumo de líquidos (no pasar sed), aumentar el consumo de sal (nunca tanta que nos produzca sed) y en caso de una condición de delgadez como en su caso, aumentar los alimentos animales para aumentar la masa muscular, pero nunca más del 25% del total del volúmen ingerido. Por ello la aprecición de bastante pescado es subjetiva.

      La sal invita a beber agua y si tomamos arroz o pasta con una dosis importante de gomasio ocurre lo mismo..
      Si la cantidad que usted toma de gomasio es excesiva le producirá sed, por lo que deberá reducir la cantidad.

      En condición yin aconsejas no beber agua, pero con todo lo dicho anteriormente, es difícil de evitar su ingesta.
      En ningún caso recomiendo no beber agua y menos si se tiene sed, lamento que usted haya sacado esa conclusión de mis consejos.

      Del mismo modo, si tomamos mucho pescado en la dieta, no quiero decir que sean grandes cantidades en una misma comida si no que se coma pescado varias veces en el día, necesitamios agua para limpiar el organismo de los restos de esa proteína animal por que si no aoarecen los uratos que pueden ser en forma de cristales de oxalato cálcico que al hacer su recorrido por el aparato urinario pueden cortar las paredes y aparece sangre en la orina con un olor insoportable.
      Primero de todo no debe confundir los uratos con los oxalatos y luego saber que el balance de líquidos debe estar equilibrado en la dieta, es decir nunca debe pasar sed, repito en ningún caso he recomendado a lo largo de mi vida profesional no beber si se tiene sed.

      Por lo tanto, llego a la conclusión de que tomar agua de botella de baja mineralización, vegetales y frutas ecológicas, eliminar los productos industrializados, consumir pescado que no sea de criadero,… enfín, no es suficiente para evitar el agua
      Insisto de nuevo en que no se trata de evitar el agua, sino de hacer un uso desde el sentido común. Espero haber aclarado que tan malo sería beber en exceso como no beber en caso de tener sed.

      Para finalizar, solo comentarle que los temas personales es mejor que los trate usted por la vía de la consulta. Un saludo.

    2. Hola de nuevo, Elena!
      Siento profundamente que no se hay entendido la intencionalidad de mi comentario que no era otra nada más que buscar solución a un problema de sangre en la orina que vengo arrastrando desde octubre del año pasado. Lo consulté con usted y la pauta fuë-: azukis con calabaza y beber el caldo. Además de tomar ergycramberryl. Pero el problema sigue ahí y parece que nadie sabe darme una solución. Yo no tengo conomientos para saber de dónde me pueden venir los cristales de oxalato cálcico. Es evidente que algo estoy haciendo mal en mi dieta y seguiré intentando buscar una solución.
      Es usted una mujer a la que admiro por toda la sabiduría que tiene y soy su seguidora número uno y lo seguiré siendo. Usted me alejo de la solución que me daba la medicina alopática de un tratamiento de quimioterapia inmunosupresiva cada seis meses y por ello le estaré eternamente agradecida. GRACIAS por todo lo que me ha enseñado y por ponerme en el buen camino.

      1. Estimada Miryam como ya le ha comentado mi asistente esta mañana, los temas de la consulta no los tratamos ni a través de los comentarios de facebook, ni de los del blog. Además de las explicaciones de esta mañana, el lunes recibirá mas información sobre su problema. Nunca he dudado de su intencionalidad, de hecho siento un gran aprecio por usted y estoy aquí siempre para ayudar. Un afectuoso saludo.

    3. Hola Elena estoy entusiasmada con todo lo que estoy aprendiendo, un millón de gracias.
      Hace poco que descubrí este blog y todavía no he podido leer ni la mitad. Tengo un pozo en el jardín y nunca lo utilizo para beber pues creo que el agua tiene exceso de cal, en esta época está seco como todos los años pero en mayo casi siempre hay muy buen caudal. Supongo que si lo mido con una tira de Ph no debería de pasar de 6,5 para poder beber y cocinar. Por otra parte creo que las aguas subterráneas cerca de la ciudad no son muy aconsejables para el uso doméstico. Agradecería una orientación.
      Gracias por todo Elena.

      1. Hola Isabel, gracias por confiar en mi manera de entender la nutrición y la salud.
        Para resolver tus dudas debes acudir al servicio de aguas más próximo a tu domicilio y pedir que te hagan un estudio sobre la potabilidad del agua del pozo.
        Un afectuoso saludo
        Elena Corrales

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>