Beber es un gran placer II

Continuación del post: “Beber es un gran placer I”

Otro gran grupo de bebedoras después de los que toman agua sin sed, es el de los adolescentes, grandes consumidores de refrescos. Los productos que se consumen actualmente no tienen nada que ver con la horchata, la zarzaparrilla o los zumos de frutas, jarabes de limón y otros elaborados artesanalmente por nuestros abuelos. Estas bebidas se tomaban casi exclusivamente en verano, lo cual es perfecto porque la función de los refrescos es esa, la de refrescar. Los productos actuales se consumen en todas las épocas del año y, lo que es más grave, fríos y con hielo.

Nos preguntamos: ¿realmente hemos perdido la noción del significado del calor y del frío como forma de armonizarnos con el ambiente? Si en invierno nos ponemos prendas de lana e impermeabilizadas para mantener el calor interno frente a las inclemencias meteorológicas, ¿cómo es que nos refrescamos con zumos, refrescos y bebidas de cola?

En la línea que hablamos del agua podemos decir que estas sustancias –los refrescos artificiales- son un cóctel a base de gas, azúcar y productos químicos. No sabemos si la actual legislación determina ó limita el máximo de azúcar en estos productos. Si observamos que hay marcas que se anuncian como “sin azúcar” y llevan como sustitutos productos mucho más tóxicos como algunos edulcorantes. Por lo que respecta al azúcar, se ha indicado repetidas veces que la ingestión continuada puede producir trastornos en el metabolismo, debido a una mala asimilación de los hidratos de carbono como resultado de la carencia de vitamina B1.

Sobre los ciclamatos y sacarinas, se ha escrito largo y tendido acerca de sus efectos cancerígenos, la quinina a la que muchas personas reaccionan alérgicamente, la cafeína que aunque en pequeñas dosis, activa el metabolismo y acelera el pulso y la respiración, más tarde provoca un descenso en la concentración y capacidad de acción del organismo. Tres latas al día de bebidas de cola equivalen a una gran taza de café, que ningún médico responsable recomendaría a los niños.

Otro gran grupo de sustancias que entran en la composición de los refrescos es el ácido fosfórico, que es nocivo para el correcto funcionamiento del sistema nervioso y especialmente el de los niños, los conservantes E-210 y E-211 que pueden originar urticaria y asma si se toman con los colorantes que suelen ir acompañados.

Es interesante por tanto “refrescarnos” cuando realmente hace calor y hacerlo con productos menos sospechosos y como decíamos antes, respetando nuestra sed.

El tercer grupo de bebedores es el de los que “potean” cada tarde de tasca en tasca. De los efectos del alcohol no vamos a hablar porque, desgraciadamente, las secuelas del alcoholismo las conocemos todos. Queremos hablar de algo que para algunos será nuevo y les podrá hacer comprender por qué a veces lo vinos no les sientan bien. Se trata de los conservantes derivados del azufre que usan en la elaboración de los vinos. La legislación de Centroeuropa es mucho menos permisiva en la adición de estas sustancias que los países del mediterráneo.

Los sulfitos permiten conservar el vino a largo plazo. Además del dióxido de azufre, los fabricantes suelen añadir ciertas cantidades de ácido sórbico que produce a veces graves alergias. Existe la posibilidad de que tras la ingestión de productos azufrados aparezcan síntomas de envenenamiento agudo, tales como vómitos, cefaleas y diarreas. Debido a los vómitos es muy difícil que acontezca la muerte por envenenamiento agudo por dióxido de azufre, pero mucho más peligroso es el envenenamiento crónico provocado por un consumo cotidiano. Las sales de azufre suprimen de nuestro organismo la vitamina B1, por lo que los bebedores de vino tienen un déficit crónico de la misma. Esto lleva a alteraciones funcionales del sistema nervioso, del estómago y los intestinos y del metabolismo basal.

Respecto a los límites de sulfitos tolerables, es curioso comprobar que para los vinos el límite  es cuatro veces más alto que en las mermeladas. Pensemos en la arbitrariedad con que se fijan estos valores.

Los que vivimos en las ciudades nos damos cuenta cómo cada día aumenta el número de bares y cómo crece progresivamente el consumo de alcohol y bebidas estimulantes. La concurrencia de los bares no es un simple fenómeno de la estadística social, sino uno de tantos indicios de la tremenda crisis que amenaza a la especie humana. La gente bebe sistemáticamente cuando está cansada o triste, bebe para calmar la ansiedad… para llenar su vacío interior.

Comparte esta entrada!

    Protección de datos de carácter personal: con el envío del comentario, el usuario admite haber leído y aceptado la información en materia de protección de datos de carácter personal que se incluye en el aviso legal existente en esta página, al que se accede a través de pestaña bajo ese título, Aviso legal, situada en la parte inferior de la página de inicio de este blog, y donde se informa de los titulares del blog, de las finalidades para las que se utilizarán los datos personales comunicados, así como la dirección para el ejercicio de los derechos reconocidos en el artículo 5 de la LOPD. Los datos marcados con asterisco, son de obligado cumplimiento para aceptar la publicación del comentario. Si tales datos no fuesen facilitados, el comentario enviado será eliminado sin proceder a su publicación.
    Un comentario en “Beber es un gran placer II

    1. ¡que gran verdad lo del vacio interior!.
      Y ¿a quien interesa que cada vez estemos todos mas vacios y despersonalizados?.
      ¿Hay una “mano negra”globalizada?.Gracias Elena.

    Deja un comentario

    Protección de datos de carácter personal: con el envío del comentario, el usuario admite haber leído y aceptado la información en materia de protección de datos de carácter personal que se incluye en el aviso legal existente en esta página, al que se accede a través de pestaña bajo ese título, Aviso legal, situada en la parte inferior de la página de inicio de este blog, y donde se informa de los titulares del blog, de las finalidades para las que se utilizarán los datos personales comunicados, así como la dirección para el ejercicio de los derechos reconocidos en el artículo 5 de la LOPD. Los datos marcados con asterisco, son de obligado cumplimiento para aceptar la publicación del comentario. Si tales datos no fuesen facilitados, el comentario enviado será eliminado sin proceder a su publicación. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>