Consideraciones sobre la carne de cerdo II

Continuación del post:  “Consideraciones sobre la carne de cerdo I”

Queremos compartir todos los estudios que explican la relación entre el consumo de la carne de cerdo y determinadas enfermedades comunes.

La carne de cerdo y el cáncer

La carne de cerdo es muy rica en hormona del crecimiento. Esta hormona es la responsable del aumento del crecimiento en general y en casos de predisposición a padecimientos tumorales puede ayudar a que los tumores crezcan.

Este hecho se puso en evidencia en el período de la postguerra con pacientes de 60-70 años, que enfermaron rápidamente de cáncer, cuando junto con la existencia de una determinada predisposición, empezaron a consumir de forma cada vez más habitual pan con tocino ahumado para cenar. Lo mismo sucedía con animales de laboratorio a los que se les podían provocar experimentalmente tumores cancerosos si se les alimentaba con carne de cerdo.

El colesterol, además de los problemas mencionados antes, interviene de forma decisiva en la transformación de las células cancerosas. Los benzopirenos que aparecen durante el ahumado de la carne de cerdo son cancerígenos demostrados.

La hormona del crecimiento, los benzopirenos y el colesterol, son tres sustancias indeseables cuando queremos preservar nuestra salud.

La histamina

La histamina es responsable de favorecer la puesta en marcha de procesos inflamatorios y urticariantes como apendicitis, colecistopatías, flebitis, flujo vaginal, abscesos y flemones. Igualmente favorece las enfermedades cutáneas como eczemas, dermatitis, forunculosis, urticaria, neurodermitis y otras dermatosis. La carne de cerdo tiene un elevado contenido en histamina a diferencia del resto de las carnes. De modo que todas las personas que sufren de alergias, enfermedades cutáneas… mejoran sensiblemente si descartan la carne de cerdo de su dieta.

El virus de la gripe

Según estudios del Instituto de Investigación de enfermedades víricas de Londres, el virus de la gripe se almacena en los pulmones del cerdo y está presente prácticamente en todos los embutidos elaborados con su carne. Cuando comemos embutidos regularmente tenemos alta probabilidad de contaminarnos.

Recordemos que las epidemias de gripe que siguieron al término de la 1ª Guerra Mundial causaron más víctimas que la guerra en sí, especialmente en Alemania. Al pueblo alemán hambriento de las post-guerra le fue suministrado como alimento principal nada menos que carne de cerdo procedente de los Estados Unidos de América.

El Dr. Reckeweg tras largos años de ejercicio médico observó, que cuando unas enormes cantidades de conservas de carne procedentes del Canadá eran vendidas a la población alemana hacia el mes de Noviembre, o tras la matanza casera del cerdo en invierno, era seguro que hacia Enero-Febrero aparecían las primeras epidemias de gripe.

Debemos insistir una vez más en que para el mantenimineto y/o la recuperación de la salud, no es suficiente con tomar alimentos ecológicos. Una cosa son los productos químicos añadidos en la producción y en la elaboración de los derivados del cerdo y otra bien distinta, su composición.

Continúa en el post: “Consideraciones sobre la carne de cerdo III”

 

Comparte esta entrada!

    Protección de datos de carácter personal: con el envío del comentario, el usuario admite haber leído y aceptado la información en materia de protección de datos de carácter personal que se incluye en el aviso legal existente en esta página, al que se accede a través de pestaña bajo ese título, Aviso legal, situada en la parte inferior de la página de inicio de este blog, y donde se informa de los titulares del blog, de las finalidades para las que se utilizarán los datos personales comunicados, así como la dirección para el ejercicio de los derechos reconocidos en el artículo 5 de la LOPD. Los datos marcados con asterisco, son de obligado cumplimiento para aceptar la publicación del comentario. Si tales datos no fuesen facilitados, el comentario enviado será eliminado sin proceder a su publicación.
    6 comentarios en “Consideraciones sobre la carne de cerdo II

    1. Hola Elena,

      Me ha llamado la atencion tu cometario sobre las hormonas de crecimiento presentes en la carne de cerdo.

      Antes de nada aclararte que no tengo intereses de ningún tipo en el sector porcino, ni siquiera pretendo defender el consumo de esta carne, es mera curiosidad. Sinceramente me he alarmado al leerlo porque pensaba que era algo prohibido en españa.

      Buscando informacion sobre ello he encontrado este texto que corto y pego:
      “Para ello España, mediante la aproba- ción del Real Decreto 2178/2004, de 12 de noviembre, que prohíbe utilizar determina- das sustancias de efecto hormonal y tireos- tático y sustancias β-agonistas de uso en la cría de ganado, incorpora a nuestro ordena- miento jurídico la Directiva 2003/74/CE, al tiempo que se recogen, al derogarse el Real Decreto 1373/1997, de 29 de agosto, las dis- posiciones no modificadas de la menciona- da Directiva 96/22/CE, y se procede a actualizar la relación de normas conforme a las que se establecen las infracciones y san- ciones que resultan de aplicación, con la inclusión de la Ley 8/2003, de 24 de abril, de Sanidad Animal, y el Real Decreto 1749/1998, de 31 de julio, por el que se establecen las medidas de control aplicables a determinadas sustancias y sus residuos en los animales vivos y sus productos.”

      Extraído de:
      http://www.magrama.gob.es/es/agricultura/temas/condicionalidad/cap_hormonas_tcm7-139817.pdf

      ¿Cuál es tu opinión al respecto? ¿Se usan hormonas de crecimiento en
      españa? En caso de ser carne procedente de otro país (y por tanto con una regulacion distinta al respecto) debería indicarlo en la etiqueta.

      Y por otro lado, todo lo que mencionas en las consideraciones sobre la carne de cerdo (I y II), aplica también al ibérico de bellota?

      Muchas gracias de antemano por tu tiempo y por responder mis dudas.

      Saludos,
      Natalia.

    Deja un comentario

    Protección de datos de carácter personal: con el envío del comentario, el usuario admite haber leído y aceptado la información en materia de protección de datos de carácter personal que se incluye en el aviso legal existente en esta página, al que se accede a través de pestaña bajo ese título, Aviso legal, situada en la parte inferior de la página de inicio de este blog, y donde se informa de los titulares del blog, de las finalidades para las que se utilizarán los datos personales comunicados, así como la dirección para el ejercicio de los derechos reconocidos en el artículo 5 de la LOPD. Los datos marcados con asterisco, son de obligado cumplimiento para aceptar la publicación del comentario. Si tales datos no fuesen facilitados, el comentario enviado será eliminado sin proceder a su publicación. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>