¿Feliz Año Nuevo?

Cuando decimos ¡Feliz Año Nuevo!, muchas veces solo estamos usando una fórmula de cortesía, sin detenernos a pensar realmente qué significa la felicidad.

Igual que en la naturaleza cuando el año se hace viejo, las hojas caen, la savia de los árboles desciende y la vida se ralentiza, nosotros, como seres vivos que somos, también nos morimos un poco. Así los días más cortos del año que acaban de pasar nos invitan al recogimiento, a la introspección y a veces nos traen una disminución de la vitalidad y un debilitamiento en el estado de ánimo.

Cuando empieza un nuevo año, es un nuevo ciclo de renacimiento, de vida. En la naturaleza comienza de nuevo a ponerse en marcha el ascenso de la energía y así los días empiezan a alargar y el campo se empieza a mover. Pues bien, renazcamos nosotros también.

Tener un Feliz Año Nuevo implica saber qué representa para nosotros la felicidad. Yo os invito a que os hagáis la pregunta:

¿Qué es lo más importante para mí en la vida? ¿Cuál es mi motor? ¿Qué busco?

Las respuestas pueden ser variadas y van a implicar la consecución de una mayor o menor felicidad. Si nuestro propósito es poseer bienes materiales, tener algo que deseamos, nuestra felicidad se agota en cuanto los conseguimos. Ya lo tenemos y no hay meta que perseguir… Cuando lo que anhelabas ya lo tienes, no te produce más placer o satisfacción.

Ahora bien si tenemos aspiraciones de ser más nobles, más generosos, más compasivos, más serviciales… como esas cualidades son inconmensurables, no tenemos solo este año para crecer sin el resto de los años de vida y esa meta no tiene fin.

La felicidad sería un estado de gozo, de paz interior, de sentir como la vida nos mece, nos acuna… mientras trabajamos, cuando cocinamos, al hacer deporte o disfrutar de una película… mientras crecemos.

Para vivir en ese estado de plenitud es imprescindible gozar de buena salud.

Cuando decimos que el cuerpo es el templo del espíritu, es lo mismo que decir, el cuerpo es la “casa” donde vives tu. Si tus pulmones están llenos de nicotina, el hígado lleno de cafeína y los intestinos llenos de cadáveres en descomposición, ahí no hay quien viva.
Cuando tenemos el cuerpo contaminado, polucionado, tóxico, también nuestro espíritu se contamina, se ensucia y en nosotros nacen la codicia, la envidia, la ira… los sentimientos y pensamientos que nos generan infelicidad.

Por eso os invito a renovar el cuerpo después de estos días de celebración, a limpiar la “casa” para permitir que la nueva vida se aloje en nuestro interior y nos permita el disfrute de esta nueva etapa.

“Mens sana in corpore sano” es algo más que una frase célebre, representa la clave de la unión cuerpo-mente, nos remite a qué pensamos y sentimos en tanto en cuanto estamos encarnados en nuestro cuerpo físico. Cultivemos, alimentemos y mimemos  nuestro cuerpo y así nuestro espíritu, nuestro yo, estará feliz.

Comparte esta entrada!

    Protección de datos de carácter personal: con el envío del comentario, el usuario admite haber leído y aceptado la información en materia de protección de datos de carácter personal que se incluye en el aviso legal existente en esta página, al que se accede a través de pestaña bajo ese título, Aviso legal, situada en la parte inferior de la página de inicio de este blog, y donde se informa de los titulares del blog, de las finalidades para las que se utilizarán los datos personales comunicados, así como la dirección para el ejercicio de los derechos reconocidos en el artículo 5 de la LOPD. Los datos marcados con asterisco, son de obligado cumplimiento para aceptar la publicación del comentario. Si tales datos no fuesen facilitados, el comentario enviado será eliminado sin proceder a su publicación.
    3 comentarios en “¿Feliz Año Nuevo?

    Deja un comentario

    Protección de datos de carácter personal: con el envío del comentario, el usuario admite haber leído y aceptado la información en materia de protección de datos de carácter personal que se incluye en el aviso legal existente en esta página, al que se accede a través de pestaña bajo ese título, Aviso legal, situada en la parte inferior de la página de inicio de este blog, y donde se informa de los titulares del blog, de las finalidades para las que se utilizarán los datos personales comunicados, así como la dirección para el ejercicio de los derechos reconocidos en el artículo 5 de la LOPD. Los datos marcados con asterisco, son de obligado cumplimiento para aceptar la publicación del comentario. Si tales datos no fuesen facilitados, el comentario enviado será eliminado sin proceder a su publicación. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>