La conservación de los alimentos: la malta, el aceite, el vinagre y el alcohol

Continuación del post anterior

La malta

Cuando nos referimos a la malta hablamos de un endulzante natural, integral y biológico que se obtiene por fermentación de los cereales, que tiene la consistencia de la miel y que sustituiría al azúcar. Puede ser interesante para los que os gusta la repostería y queráis confitar algún alimento.

Los alimentos después de una preparación adecuada, si los cocinamos largo tiempo a fuego lento en malta de cereales se van a conservar perfectamente. Es la alternativa a las frutas escarchadas llenas de azúcar que todos conocemos.

El aceite

El aceite tiene la propiedad de formar una capa impermeable al aire y ese hecho nos permite el que se conserven ciertos alimentos con la condición de que no sean acuosos. El inconveniente es que estas conservas son aceitosas. Son las sardinillas, el bonito, el salmón, la melva y los tomates secos.

El vinagre

El vinagre es otro método de conservación tradicional, como en los boquerones, las cebollitas, los pepinillos… la finalidad es que la conserva no resulte demasiado ácida. Para eso va a ser esencial el tipo de vinagre que utilicemos. El que menos acidez tiene es el vinagre de umeboshi pero nos daría un sabor ácido/salado, a continuación está el vinagre de arroz, seguido por el de sidra, luego ya viene el vinagre de vino que es el más acido.

Además de preparar estos alimentos en casa, hoy tenemos en el mercado alimentos biológicos con ingredientes de calidad, que nos pueden servir de muestra para cuando comencemos a hacer pinitos en la cocina.

El alcohol

Para los días de fiesta podemos tener en conserva algunas frutas en alcohol. En mi casa eran tradicionales las guindas en aguardiente, en la línea de adaptar las costumbres tradicionales a algo más equilibrado, podemos usar sake que es un vino de arroz con una graduación de 8 grados, en vez de anís, aguardiente… Podemos preparar macedonias de frutas al sake en vez de al Grand Marnier. Otros ejemplos son el pacharán de Navarra o las bebidas tipo Benedictine de los monasterios donde se utiliza el alcohol para macerar diferentes tipos de plantas.

En la descripción que voy haciendo vamos de formas de conservación yang a intermedias y nos quedan las formas más yin.

Continuamos en el próximo post.

 

Comparte esta entrada!

    Deja un comentario

    Protección de datos de carácter personal: con el envío del comentario, el usuario admite haber leído y aceptado la información en materia de protección de datos de carácter personal que se incluye en el aviso legal existente en esta página, al que se accede a través de pestaña bajo ese título, Aviso legal, situada en la parte inferior de la página de inicio de este blog, y donde se informa de los titulares del blog, de las finalidades para las que se utilizarán los datos personales comunicados, así como la dirección para el ejercicio de los derechos reconocidos en el artículo 5 de la LOPD. Los datos marcados con asterisco, son de obligado cumplimiento para aceptar la publicación del comentario. Si tales datos no fuesen facilitados, el comentario enviado será eliminado sin proceder a su publicación. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>