La hernia de hiato

Hablamos de hernia de hiato cuando una porción del estómago sobresale o se desliza por encima del diafragma que es la capa muscular que separa el tórax del abdomen. El estómago asciende por el hiato. El cardias que es un esfínter que impide que el contenido del estómago pase al esófago, no funciona correctamente y como consecuencia el contenido del estómago fuertemente ácido puede irritar la delicada mucosa esofágica.

Es un desequilibrio que afecta al 20% de la población y es más frecuente a partir de los 50 años, pero dependiendo del grado de protusión del estómago y de la afectación del esfínter esofágico, puede ser completamente asintomática. Cuando  la  alteración es importante  puede producir, ardor con molestias en la boca del estómago, dolor en el pecho que nos puede hacer pensar en el pulmón o en el corazón y dificultad al tragar. Una complicación que puede acompañar a la hernia es el reflujo gastroesofágico. Si el ácido del estómago irrita de manera constante la mucosa esofágica puede llegar a producir cambios en la estructura de la pared  y provocar el llamado Esófago de Barret.

Las causas

Se desconoce la causa de este tipo de hernias, se piensa en un debilitamiento del tejido de soporte y que pueden influir la genética, el estrés, el tabaquismo, la obesidad, levantar objetos pesados, toser… solo algunos hablan de la comida de un modo general. Como siempre múltiples factores sin relación entre ellos y que cuando dejas de fumar y ya no toses, has bajado peso y no levantas objetos pesados… sigues teniendo ardor y dolor.

Tratamiento

Siempre es sintomático y farmacológico, generalmente responden bien los protectores de la mucosa, así como los inhibidores de la producción de ácido. También se recomienda dormir con la cabecera de la cama levantada.

La visión de la Medicina Energética

¿Se os ha ocurrido pensar que si la afección es digestiva,  lo que comemos quizás tengan algo que ver? Los alimentos que definimos energéticamente como yin, tienen energía ascendente y expansiva como hemos explicado muchas veces. Pero además favorecen la irritación y la inflamación. Nos referimos al azúcar, dulces, bollos, galletas, miel, café, chocolate, té, refrescos, alcohol… Cuando el consumo de estos alimentos es excesivo, el tejido de soporte se debilita y permite el deslizamiento del estómago hacia arriba y hacia fuera, el cardias se relaja y permite que el contenido del estómago ascienda: es la hernia de hiato.
La corrección de los hábitos alimenticios desequilibrados es definitiva en la curación de la enfermedad.

Post relacionados: “¿Qué es eso del yin y el yang I?”“Té kukicha con kuzu y umeboshi”

Comparte esta entrada!

    6 comentarios en “La hernia de hiato

    1. Hola Elena, siendo el té un alimento yin, (es decir tiene energía ascendente y expansiva y además favorece la irritación y la inflamación).¿Es compatible el té kukicha con las personas que padecen hernia de hiato? ¿Cómo es posible?

      1. Hola Marian, cuando decimos el té no nos referimos cualquier té o a todos los tés. El té kukicha no tiene teína y no es una bebida yin como los otros tés que son estimulantes. Los aspectos de la energética de la alimentación son mucho más complejos de lo que puede parecer a primera vista. En el blog no se pueden trabajar más que aspectos generales de los temas de salud, otra cosa son los cursos de formación, las publicaciones que hagamos en el futuro y/o las consultas presenciales. Te remito al post “Yin y yang en los alimentos I” y siguientes. Un saludo.

    2. Hola Elena:
      He descubierto que el té kukicha me alivia la acidez y/o reflujo de forma radical y hoy creo que me he pasado bebiendo té (he bebido mucho), porque a la noche me ha entrado un mareo. ¿Es posible que me haya pasado y me haya sentado mal? ¿Cuánto puede beberse?

      Entre el té sólo y combinado con el umebosi-kuzu, facilmente me habré bebido más de un litro largo… No se.

      1. Hola Mireia, sólo te diré que “la cantidad cambia la calidad”, es decir que una sustancia en una dosis hace un efecto, pero en más dosis puede hacer el efecto contrario. Usa el sentido común. Se trata de que cambies tus hábitos alimenticios más que de atiborrarte de té. Un saludo.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>