La introducción de alimentos sólidos en los bebés

Cuando nacemos  lo hacemos en un estado de desarrollo muy precario, de hecho nuestro sistema nervioso sólo se ha desarrollado en un 23% y nuestro a aparato digestivo es muy inmaduro y solamente tolera la leche materna.

La leche es el único alimento adecuado mientras somos lactantes. De hecho la leche es un alimento para ser mamado, mientras la cría de la especie que sea no tiene dientes. Lactante es el que mama y el que mama todavía no tiene dientes, solo hay succión, ni insalivación, ni masticación… la leche materna es el único alimento específico diseñado por la naturaleza  y por lo tanto altamente digestible para los niños.

Es la aparición de los dientes la que nos habla de la maduración de los órganos internos y consecuentemente de la tolerancia a alimentos que no sean la leche de mamá. El destete que siempre es progresivo, precisamente comienza con la aparición de los primeros dientes. El momento de la aparición de los primeros dientes es muy variable, hay niños que con cinco meses ya empiezan a “enseñar” los incisivos y otros con diez meses no dan ninguna muestra de  que los dientes vayan a aparecer. Unos niños tienen una velocidad de maduración de los órganos digestivos más rápida y otros más lenta, tener en cuenta este aspecto es esencial para entender cuando introducir los alimentos sólidos.

La aparición de los dientes

Vamos a distinguir tres etapas en la aparición de los dientes y en la introducción de alimentos sólidos:

  • Los primeros dientes en salir son los incisivos que sirven para morder o cortar. Esto nos habla de las verduras y/o las frutas.  Habitualmente esto acontece hacia los seis meses.
  • En segundo lugar aparecen los premolares (las muelitas de leche,) que sirven para moler y lo que se muele son los granos. Estaríamos en el momento de introducir los cereales y posteriormente las legumbres…  Suelen salir hacia los nueve meses.
  • En último lugar salen los caninos que son unas piezas que sirven para desgarrar la carne. Este tipo de dientes solo los tienen los animales carnívoros y los omnívoros como nosotros. La aparición de esas piezas nos da la pista de que ya podemos introducir el alimento animal. Normalmente salen cuando el bebé tiene un año.

Pero entonces, ¿qué pasa cuando al bebé con 4 meses ya hay que darle cereales sin gluten y a los 5 meses papilla de futas diariamente y a los 6 meses filete de ternera también todos los días?

Las recomendaciones pediátricas actuales se hacen en función de la edad, para alcanzar unos estándares de peso y talla. Pero, ¿es saludable hacer las cosas así?

Cuando introducimos muy tempranamente los alimentos sólidos, dañamos a veces de modo permanente la delicada pared intestinal del bebé y creamos lo que se ha dado en llamar el “síndrome del intestino agujereado”. Ya tenemos la condición que va a dar posteriormente las intolerancias alimenticias, las alergias, el síndrome del intestino irritable, la colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn…

Si las cámaras frigoríficas para conservar la fruta y las picadoras eléctricas no existían hasta hace dos generaciones, es decir si todos nuestros antepasados no ha comido carne cuando no tenían dientes, ni fruta cuando no estaba madura en los árboles… tendrían alguna secuela de las carencias sufridas durante esa etapa tan vulnerable. Pensemos ahora desde grandes sabios, grandes conquistadores, grandes científicos, grandes artistas, grandes místicos… ningún personaje histórico relevante tomó  frutas y carne antes de tener dientes.

Conclusión

Mi experiencia de muchos años de consejo nutricional en la etapa pediátrica me permite afirmar que la introducción de alimentos sólidos debería indicarse en función de la maduración digestiva en vez de en función de la edad.

Nota:

Justo mientras escribía este post se ha publicado una noticia desde la pediatría oficial reconociendo que es una barbaridad que los niños tomen carne a partir de los 6 meses, reconociendo que la sobrealimentación en etapas tan tempranas, lleva a la obesidad. ¡Algo es algo!

Comparte esta entrada!

    14 comentarios en “La introducción de alimentos sólidos en los bebés

    1. Me alegra saber que opinas lo.mismo que mi homeópata respecto a empezar la alimentacion complementarua cuando les salen los dientes! Tengo tres hijos y así lo he hecho con los tres gracias asu consejo.
      Una consulta: qué te parece introducir los cereales integrales?
      Muchas gracias, todo lo que escribes es muy interesante.

      1. Hola Beatriz, lo que escribo no es una opinión, es algo constatado después de muchos años de experiencia clínica, que muestra lo aberrantes que son las pautas pediátricas oficiales en la catualidad.
        Los cereales deben ser integrales y biológicos desde el principio, de nuevo no estoy dando una opinión, sino afirmando la conveniencia de hacerlo así desde mi experiencia como experta en nutrición. Un saludo.

      2. Hola, queria preguntarle a Beatriz quién es su homeopata…. estoy buscando un profesional homeopático…. Bestriz donde vivís? Me darías datos de tu homeopata? gracias…. Agustina

    2. Qué bien haría la sociedad en hacer la cosas por vía de la observación y práctica empírica en lugar de la estadística…. Así es como en la actualidad, primero nos hacen a todos iguales, y luego quieren que destaquemos. Que se pongan de acuerdo.

    3. Saludos , muy interesante tu escrito y totalmente acertado.
      Pensar que si se elaboraran las guías de alimentación para los bebés ,con esta lógica nos evitaríamos síndrome de sufrimiento de mucosas ,provocado por el daño nivel intestinal.
      Menos alergias, asma bronquial, etc.

    4. Hola Elena,
      !Muchas gracias!
      ¿Cuándo se considera que se pueden “salar” las verduras de los bebés? Mi niño (8 meses) rechaza los purés de verduras, y creo podrían ser de más agrado si les añadiese un poco de sal.
      Si no conviene, podría añadir alguna otra cosa que convirtiese los purés más “sabrosos”?
      ¡Gracias de nuevo!

    5. Hola Elena,
      ¡Muchas gracias!
      Mi bebé de 8 meses no acepta el puré de verduras. Le gustan mucho los sabores más intensos como el de naranja, mandarina, limón… ¿Se le puede añadir un poco de sal al puré? Creo que lo podría aceptar mejor…
      En caso de que no, podemos añadir algún condimento o algo que haga los purés más “sabrosos”?
      ¡Gracias de nuevo!

      1. Hola Naiara ignoro las recomendaciones que te ha dado tu pediatra respecto a la sal. Yo recomiendo la sal en los bebés solo que en menos cantidad que en los adultos, la sal se va incorporando progresivamente conforme crecen. No les pongas aceite a los purés y añade arroz integral en vez de patatas para espesar. ¡Experimenta sin miedo!

    6. Hola Elena, en un post anterior recomiendas no poner aceite a los purés. Me gustaria saber por qué razón. Tengo un bebé que va a cumplir 7 meses y estoy con muchas dudas respecto a cuándo introducir alimentos sólidos. He empezado a dar algún puré de calabaza y compota de manzana, pero con cautela. Tu artículo me parece interesante. Muchas gracias!

      1. Hola Amaia, yo creo que debes tener alguien que te asesore, la alimentación de un hijo es algo principal. El blog solo es para cuestiones generales pero nunca sustituye a una consulta personalizada. El aceite es fuertemente yin y la pediatría convencional lo aconseja tempranamente, en crudo y no introduce la sal hastá más adelante, mis recomendaciones basadas en la comprensión energética de los alimentos, son justamente lo contrario. Un saludo.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>