La leche de vaca, ¿alimento para seres humanos?

Vacas

Actualmente en el mundo industrializado se considera que la leche de vaca es un alimento imprescindible para los seres humanos en todas las etapas de la vida. Es algo que no se cuestiona en ningún caso y se plantea además que es insustituible, así lo afirman algunos spots televisivos.

Los seres humanos, como animales mamíferos, cuando nacemos necesitamos mamar leche de nuestra madre que es la que la naturaleza ha diseñado para nuestro correcto crecimiento y desarrollo. Así durante más de mil quinientas generaciones los humanos hemos sido amamantados por nuestras madres biológicas o en su defecto por las nodrizas, esas mujeres que producían suficiente leche para amamantar a sus hijos y a los de las que no producían suficiente leche.

Un poco de historia

Es con la revolución industrial, la mecanización de la agricultura y la industrialización en la producción de alimentos cuando acontece un hecho sin precedentes, se empiezan a producir leches de fórmula a partir de la leche de vaca, para alimentar a los bebés y se empieza a consumir regularmente leche de vaca por los adultos. Las vacas de antaño vivían una media de veinte años y producían entre 2000 y 2500 litros de leche al año, es decir unos 6 litros al día; actualmente gracias a la ingeniería genética o a la “mejora” de las razas, hay vacas que producen de media de 6000 a 8000 litros al años que son unos 20 litros al día y las “súper vacas” dan de 10000 a 12000 litros al año, es decir 30 litros al día. Las vacas lecheras actuales viven cuatro o cinco años y mueren cirróticas. La producción de leche no está ligada al parto y a la crianza del ternero como en todos los mamíferos, incluido el ser humano, sino a las hormonas sintéticas que se inyectan a las vacas lecheras cada catorce días y a la alimentación altamente concentrada donde aparecen las harinas cárnicas, a la suplementación con antibióticos. Todo este conjunto de factores es nefasto para la propia vaca y para los consumidores de su leche.

Tabla leche2

Estos hechos por si solos no habrían hecho posible el actual consumo de productos lácteos si no se hubiesen descubierto la pasteurización y la esterilización. Pensemos que hace sesenta años para consumir leche debíamos vivir en la proximidad de una vaca que estuviese criando ya que la leche es un alimento perecedero que necesita refrigeración y tratamiento para su conservación.

Si consideramos que la leche es un alimento para ser mamado, en una etapa de la vida en que por nuestro estado de desarrollo no toleramos otro alimento que la leche de nuestra especie, y que las leches de cada especie animal son altamente específicas, no deja de sorprendernos que en la actualidad la leche sea el alimento más consumido en el hogar, según datos del Ministerio de Agricultura, pesca y Alimentación con más 100 litros/persona/año. El resto de los productos lácteos supone otros 35 kg/persona/año. Estamos un poco por encima de la media europea pero bastante por debajo del consumo en Estados Unidos con 255 kilos/persona/año. Hay quienes afirman que hay una vaca por cada dos estadounidenses…

Cuando decíamos que las leches de cada especie son altamente específicas nos referimos a que cada mamífero nace en un estado de desarrollo y de maduración y los nutrientes de la leche de su madre están diseñados para completar ese desarrollo. Si valoramos la relación entre el contenido en proteínas de la leche de diferentes mamíferos y su longevidad vemos que cuanto mayor es el contenido en proteínas de la leche, más rápida es la velocidad de desarrollo y menor es la longevidad.

Tabla leche3

En la tabla vemos solo la diferente proporción de proteínas de las distintas leches, con el resto de los nutrientes ocurre lo mismo. Si comparamos a un bebé humano con un ternero observamos que al nacer pesa unos tres kilos frente a los treinta del ternero. Las personas tardamos unos catorce años en alcanzar la maduración sexual y un ternero tarda solo un año.

La esperanza de vida de los humanos está en 87 años y las de las vacas la hemos comentado al comienzo del artículo. El bebé cuando nace solo tiene el 23% del cerebro desarrollado y no camina, el ternero cuando nace ya se tiene en pié y solo debe hacer un gran desarrollo esquelético, la maduración de su cerebro no le lleva a los niveles de complejidad del cerebro humano… Por eso las leches de las mujeres y de las vacas son cualitativa y cuantitativamente diferentes y altamente específicas.

Todos los mamíferos cuando crecen pierden los enzimas que les permiten digerir la leche por la sencilla razón de que ya no la necesitan. Los humanos somos los únicos que seguimos consumiendo leche durante toda la vida en la actualidad, es decir prolongamos nuestra condición de lactantes durante toda la vida con el agravante de consumir leche de otra especie.

Los nutrientes de la leche

Cuando se empieza a desarrollar la ciencia de la nutrición, se considera que los alimentos son solo una suma ordenada de nutrientes y se compara la leche de vaca con la de mujer y se observa que es más rica en nutrientes, es decir, que tiene “más alimento”. Este hecho tiene tanto peso que hay un momento en el pasado reciente que todos recordamos, en el que se preconiza la alimentación infantil con biberón de leche de fórmula en vez de la lactancia materna porque los niños alimentados con leche de vaca “crecen más”. Actualmente la ciencia médica reconoce los beneficios de la lactancia materna pero insiste en el consumo diario de leche de vaca y derivados.

Tabla leche1

Observamos un contenido en proteínas mucho menor en la leche materna y un contenido en hidratos de carbono más alto que en la de vaca.

La leche humana es mucho más pobre en calcio que la de vaca, eso significa que los requerimientos de calcio de los humanos en esa etapa tan importante del crecimiento, son provistos por la leche materna, no necesitamos tanto calcio porque entre otras cosas no tenemos que desarrollar los cuernos. ¿Por qué entonces se toma como referencia de alimento rico en calcio a la leche de vaca?

La relación sodio/potasio y la relación calcio/fósforo son completamente diferentes en las dos leches y ese dato es esencial en el metabolismo humano y en el bovino.

La visión holística

La visión más amplia de los alimentos que no contempla solo su composición química, sino los aspectos energéticos, ambientales, de producción… nos habla de la leche como un alimento de naturaleza fría y húmeda, con fuerte energía ascendente y expansiva y estas características hacen que produzca serias alteraciones en nuestro medio interno.
En nuestra cultura se reconocen como agentes causales de las enfermedades los de origen externo como el frío y la humedad, pero no se contemplan estos aspectos cuando son de origen interno producidos por los alimentos, de modo que podemos coger resfriados de repetición aunque nos abriguemos adecuadamente, si nuestra alimentación incluye alimentos enfriadores.

La leche por su contenido en grasa es un almacén perfecto para concentrar los abonos químicos y pesticidas de la alimentación vacuna, igualmente las hormonas y antibióticos que se les dan a las vacas, pasan a la leche… esto nos da cuando la leche no es biológica una alimento altamente contaminado.

Para entender la dimensión de lo que estamos hablando, diremos que un tazón de leche contiene 38 miligramos de grasa y una loncha de bacon solo tiene 3 miligramos.
Muchos autores han llamado a la leche “la carne líquida”.

Thomas McKeown en su libro Los orígenes de las enfermedades humanas habla de que el factor más determinante en la aparición de las llamadas enfermedades de la civilización como son el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y el SIDA es el sobre consumo de grasas saturadas provenientes de los productos lácteos. Ahora puede entender el lector la moda de los semidesnatados, los desnatados y los cero grasa…

Si las vacas que producen más leche son las más desequilibradas  hormonalmente, es decir, las más enfermas, (es como si a las mujeres nos sometiesen a un tratamiento hormonal intensivo con la finalidad de producir leche ininterrumpidamente toda nuestra vida), debemos pensaren la cantidad de alteraciones hormonales que sufren las mujeres en la actualidad y entender la sabiduría de la frase de Anne Marie Colbin, cuando dice “En las mujeres, la leche no debe entrar en nuestro cuerpo, debe salir de él”.
No se trata de estar en contra de la leche sino de valorar los pros y los contras, de conocer el efecto de su consumo a corto y a largo plazo, de valorar la tolerancia individual y de elegir desde la libertada que nos da el conocimiento.

Los efectos negativos del consumo diario de leche y derivados son muchos y variados y van desde alteraciones hormonales, inmunitarias, alergias, enfermedades inflamatorias intestinales, problemas cardiovasculares, problemas osteo articulares, anemia, descalcificación, cáncer…

Para saber más sobre el tema ver los post: El mito del cacio Los efectos nocivos de la leche y derivados

Comparte esta entrada!

    Protección de datos de carácter personal: con el envío del comentario, el usuario admite haber leído y aceptado la información en materia de protección de datos de carácter personal que se incluye en el aviso legal existente en esta página, al que se accede a través de pestaña bajo ese título, Aviso legal, situada en la parte inferior de la página de inicio de este blog, y donde se informa de los titulares del blog, de las finalidades para las que se utilizarán los datos personales comunicados, así como la dirección para el ejercicio de los derechos reconocidos en el artículo 5 de la LOPD. Los datos marcados con asterisco, son de obligado cumplimiento para aceptar la publicación del comentario. Si tales datos no fuesen facilitados, el comentario enviado será eliminado sin proceder a su publicación.
    21 comentarios en “La leche de vaca, ¿alimento para seres humanos?

    1. Buenos días Elena,mi pareja y yo tratamos desde hace años de modificar nuestros habitos y con ello educar a nuestros hijos en una alimentación natural. En este proceso sustituimos los lacteos de vaca, nuestra hija pequeña nunca ha llegado a tomarlos, por bebidas de soja, arroz, avena, almendras…. Desde hace un tiempo nos habíamos planteado la conveniencia de la soja al leer algún artículo con información similar a la que tu ofreces. Mi duda es; ¿es conveniente dar a los niños lácteos de otros animales (oveja y/o cabra)?. Si no lo hacemos ¿deberíamos complementar su dieta de alguna manera para que tengan un correcto aporte de calcio?.
      Gracias

      1. Estimado Eduardo:
        En cuanto a si es conveniente dar a los niños leche de otros animales, la respuesta es NO, ya lo explico en el artículo, ya que las leches animales son altamente específicas para cada especie, están diseñadas para ser mamadas y son alimento imprescindible durante el periodo que las crías son lactantes, es decir cuando no tienen dientes. Es precisamente en esa primara etapa de la vida cuando la leche materna es imprescindible e insustituible.

        El tema del calcio también lo explico en el artículo, cuando comparo la leche materna con la de vaca. Si la leche de las mujeres, que es la adecuada para nuestros hijos, contiene tan solo 33 mg de calcio/ 100 gr, es porque no necesitamos los 118 mg/100 gr para hacer un desarrollo esquelético como el ternero que en un año pesa 400 kilos. El tema del calcio en la sociedad moderna es un mito, incomprensiblemente se toma como referencia de alimento rico en calcio a la leche de vaca, cuando sería la leche humana la referencia para las personas. Apuntar que el problema del calcio no es de aporte, sino de pérdida. Saber cosas elementales acerca del metabolismo del calcio es muy útil para entender esto que digo.

        Las bebidas vegetales no son leche ni sustitutos de la leche, son licuados vegetales que solo se parecen a la leche en el color. Son bebidas ligeras que hay que tomar con moderación y la tolerancia y/o adecuación es individual.

        Si eres un persona inquieta me atrevo a sugerirte un curso de formación y/o una consulta de asesoramiento nutricional, ya que ni el mejor libro sustituye a un profesor y nuestros hijos son el bien más preciado.
        Un saludo

          1. Hola Javier, mejor escribiré sobre las limitaciones del método científico y sobre que es lo que se considera científico/creíble por un sector de la población. También escribiré sobre el que la investigación pura no existe, porque está mediatizada por la empresa o el organismo que la financia, por eso precisamente yo desistí de mi empeño: de dicarme a la investigación. Ese era mi sieño cuando fuí a la universidad. El método científico se basa en la observación y la experimentación y todo lo que yo publico se comprueba sin dificultad. En los congresos médicos yo lo defino como la medicina basada en la evidencia. Te remito a la sección “Biografía” de mi blog. Un saludo.
            Nota: sobre el post hay una extensa relación de libros publicados.

    2. Hola Elena;

      Si por el motivo que sea, una madre no puede dar de mamar a su bebé (el caso más extremo sería por muerte de la madre, claro), la única opción viable, más allá de los bancos de leche materna, es la leche de fórmula.

      En ese sentido, me gustaría saber si las leches vegetales como las de avena o arroz, pueden ser otra opción.

      Si lo son, ¿Existe algún artículo serio al respecto?, ¿Algo que le pueda mostrar a su pediatra para convencerla de que no quiere dar leche de fórmula a su bebé?.

      Gracias.

      1. Hola José Miguel, en la alimentación convencional y en la pediatría oficial, la leche de fórmula es la única alternativa.
        Las bebidas vegetales no son adecuadas para los bebés.
        La opción como padre, no es confrontar sus opiniones con un pediatra oficial sino elegir un profesional alternativo que sin duda pautará las ayudas adecuadas a su bebé. La finalidad de mi blog, no es precisamente promocionar mi consulta, pero la alimentación infantil es uno de los aspectos en los que trabajo. Un saludo.

        1. Vaya, de modo que la leche de fórmula sigue siendo la única alternativa. He estado leyendo el libro “Embarazo macrobiótico y crianza” de Aveline Kushi en el que viene una receta para hacer leche de arroz apta para bebés y por eso preguntaba, por si tenías alguna referencia.

          Gracias.

          1. Hola José Miguel, en la respuesta anterior especifico claramente que es en la pediatría oficial donde la leche de fórmula es la única alternativa. Te remito a “Mi biografía” donde verás el porqué de mi recomendación del asesoramiento por un profesional sobre la alimentación infantil. Un saludo.

    3. Hola Elena, es un placer leer su blog.
      En mi embarazo estababa decidida a dar exclusivamente seno materno a mi bebé. Al nacer, con el bombardeo de comentarios y desvelos pensé desistir, pero el pediatra del bebé tiene el mismo enfoque que usted y me invitó a investigar sobre el tema. Ahora los resultados son notorios tanto para el desarrollo de mi hijo como para mi salud, pues padecía de sinusitis y alergias.
      Es triste que haya tan pocos pediatras nos orienten de manera correcta.
      ¡Muchas gracias por sus aportaciones!

    4. Hola Elena: Son bastante lógicos sus comentarios y la verdad es que de los supermercados más del 80% de los productos los tengo descartados, lacteos incluídos. Si nos fijamos la letra de la composición está impresa pequeña y con colores similares al del fondo del envase par que cueste leerla.
      En general la gente no mira nada y eso es preocupante por que las empresas están enriqueciéndose a costa de la salud de las personas. Los productos grasos almacenan las toxinas, el pescado, cuanto más grande más porquerías tiene y si es de criadero aún más.
      Va a llegar un día en que, si no ha llegado ya, tengamos que criar nuestros propios productos para no ingerir más toxinas. Todo está contaminado. Estoy harto de pasar por huertas en las que dia sí y día también están aplicando pesticidas, lodos de depuradoras, purines… Los animales los dopamos con dosis de sustancias químicas para sacar más peso a costa de nuestra salud, se les da antibióticos que van a causar en el futuro próximo serios problemas con enfermedades hasta ahora curables pues las bacterias se están volviendo resistentes a todo, la leche como muy bien dice usted recibe todas las porquerías que se le dan a las vacas…
      Aunque se me quitan las ganas de tomar productos lácteos, mi pregunta es si en quesos o yogures semidesnatados se puede confiar un poco más y si ësta manera de tomar calcio es más “sana”.
      Mi sugerencia es evitar comprar productos procesados, o cuanto menos procesados mejor. Por supuesto los zumos envasados, bebidas gaseosas con edulcorantes, preparados cárnicos o de pescado… ni mirarlos….
      Mejor no seguir por que si no nos vamos a poner en huelga de hambre.

      Gracias.

      1. Hola Marcelino, la exposición que hace se resume haciendo una distinción entre los “alimentos” y los “comestibles”. Es un buen punto de partida.
        En cuanto a la pregunta de si tomar alimentos desnatados como “menos malos” por el tema del calcio, le remito al post “El mito del calcio” donde decubrirá información útil a la hora de quedarse tranquilo si no toma ningún producto lácteo.
        Un saludo

        1. Hola Elena, muchas gracias por su respuesta.
          Me da la impresión de que esto de alimentarse es sencillo y complejo a la vez.
          Dicen que la dieta mediterránea es saludable pero ¿qué hay de cierto en esta afirmación?.
          No sé cómo llegué a esta página pero me alegro por la atención que presta a los usuarios y es un grato descubrimiento.
          La cuestión de si la leche es buena o mala ya la había debatido varias veces con conocidos pero siempre es bueno preguntar a una profesional como usted.
          A parte de agradecer de antemano su atención, no hace mucho leí un libro sobre el grupo sanguíneo y la alimentación. Yo soy “O” negativo y se supone que debo prescindir de algunos tipos de carne y de ciertos cereales. Me pregunto si esto está suficientemente contrastado. Me gustaría saber qué opina usted al respecto.

          Gracias de antemano.

          Marcelino.

          1. Hola Marcelino, me alegro de que mis escritos te sean útiles. Como tu dices el tema de la nutrición es complejo, sobre todo si no se comprenden los aspectos energéticos de los alimentos.
            Según mi experiencia la importancia del grupo sanguíneo en las recomendaciones nutricionales es secundaria respecto a ls influencias reguladoras principales de otros controles homeostáticos, como el carácter yin/yang de los alimentos. El tipo sanguíneo tiene que ver más con los alimentos que se deben evitar, que con los que se deben consumir para estar en salud.
            Un saludo

    5. Me pregunto si a día de hoy tenemos suficientes argumentos científicos de peso para catalogar el consumo de leche. Leo por aquí y leo por allá, porque pienso que es importante contrastar información de diferentes fuentes. Sin embargo más allá de discusiones, opiniones y estudios, puedo afirmar que al menos en mi caso, me sienta fatal, pero esto es algo que he comprobado en mi propio organismo y no puedo extenderlo al resto de los humanos.

      ¿Crees que es suficiente con ser tolerante a la lactosa para incluir la leche en la alimentación?

      ¿Qué opinión te merecen estos artículos?:

      http://elpais.com/elpais/2015/09/20/ciencia/1442747482_528167.html
      http://elpais.com/elpais/2015/06/24/buenavida/1435133903_111790.html

      1. Hola Manuel, como bien dices debes contrastar las fuentes de información a las que accedes, no es suficiente con leer por aquí y por allá. Muchas veces detrás de un escrito hay publicidad encubierta.
        Yo puedo afirmar después más de venticinco años de experiencia clínica que la leche de vaca no es un alimento para ser incluido en la alimentación diaria como se hace en la actualidad, pero no sólo por la indigestibilidad, sino por otros problemas mucho más graves que conlleva su consumo como alteraciones hormonales, inmunitarias, etc.
        Un saludo

        1. Hola Elena, te agradezco la respuesta. Si he llegado a tu foro no ha sido por casualidad. En mi caso concreto la leche de vaca ( que no la de cabra) y alimentos que la contienen en cualquiera de sus formas, me fué retirada por el alergólogo que me curó el asma que padecí hasta los 16 años. Ya con bastantes años más y sin ese padecimiento, he vuelto a tomar leche de vaca en alguna ocasión y siempre acabo con molestias intestinales y malestar general. Esto lo he probado muchas veces a lo largo de los años y ya es algo definitivo en mi caso.
          Lo que me preocupa es la dificultad que uno tiene para acceder a contenidos científicos donde los investigadores no estén pagados por alguna multinacional o donde se sacan conclusiones precipitadas a partir de estudios no contrastados sobre grupos reducidos de personas (sí, el publica o muere).
          Incluso para los que tenemos formación científica (en mi caso Química Orgánica) tenemos que mantenernos muy atentos a las fuentes. No quiero pensar el efecto de cortina de humo que muchas publicaciones en prensa no especializada y como no, en internet, pueden causar en las personas regulares preocupadas por su salud.
          En este sentido, me gustaría que siempre que te sea posible, hagas referencia a las publicaciones de donde obtienes datos significativos (ya sé que lo haces en ocasiones) porque para algunos de nosotros, sí es algo importante.

          1. Hola Manuel, la finalidad de las publicaciones tanto en el blog como en las redes sociales, es dar información general sobre temas de Nutrición y Salud.
            No pongo referencias bibliográficas más que en los trabajos más específicos como en los de la sección Publicaciones de mi web, pero tendré en cuenta tu sugerencia.
            Un saludo

    6. Hola Elena. Comentas que todos los derivados lácteos son dañinos pero el ghee, es decir la mantequilla clarificada no contiene lactosa ni proteínas lácteas, sólo contendría grasas que también mencionas que son perjudiciales, pero éstas contienen un 27% de grasa monoinsaturada y un 3% de aceite linoleico, entonces ¿sería el ghee una excepción si tan sólo se toma 1 cucharada sopera al día? Gracias.
      (Quise decir 1 c.t. rasa/día (cucharadita de te) tomada en durante una comida).

      1. Hola Jesús, lo que escribo no es tanto “esto es malo y esto es bueno” y menos cuando hablamos de nutrientes (grasas saturadas e insaturadas…). En el caso concreto de la leche de vaca, al ser un alimento altamente específico creado por la naturaleza para alimentar a los terneros, explico que no es un alimento para los seres humanos. Si quieres consumir productos lácteos, nunca sería a diaro sino de forma ocasional. Además deberían ser siempre de producción ecológica.
        Un saludo

    7. Buenos días Dra:
      Cuáles serían los perjuicios de tomar leche deslactosada o lactosa free, aún cuando se supone que es este componente el que produce los diferentes síntomas ya conocidos.
      Gracias, buen día.

    Deja un comentario

    Protección de datos de carácter personal: con el envío del comentario, el usuario admite haber leído y aceptado la información en materia de protección de datos de carácter personal que se incluye en el aviso legal existente en esta página, al que se accede a través de pestaña bajo ese título, Aviso legal, situada en la parte inferior de la página de inicio de este blog, y donde se informa de los titulares del blog, de las finalidades para las que se utilizarán los datos personales comunicados, así como la dirección para el ejercicio de los derechos reconocidos en el artículo 5 de la LOPD. Los datos marcados con asterisco, son de obligado cumplimiento para aceptar la publicación del comentario. Si tales datos no fuesen facilitados, el comentario enviado será eliminado sin proceder a su publicación. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>