La sobrasada, ¿un súper alimento?

Recientemente he podido leer una información aludiendo a que la sobrasada puede ser un súper alimento. Cuidado con este tipo de publicaciones, no nos dejemos engañar. Vayamos al fundamento y no nos quedemos en la capa superficial, que no nos “vendan” gato por liebre o, en este caso, comestible por alimento.

Siento la necesidad de alertaros de que estamos ante un ejemplo claro de publicidad encubierta disfrazada de información veraz. Lamentablemente, cada vez proliferan más este tipo de prácticas respaldadas desde evidentes intereses comerciales.

El artículo afirma que:
Es un alimento rico en vitamina B3, así que ayuda a combatir la artritis y favorece el buen funcionamiento del sistema circulatorio Su alto contenido en vitamina B1 hace que la sobrasada se convierta en un alimento que disminuye la depresión y el estrés.

La sobrasada tiene el sodio suficiente para ayudar a administrar la energía del cuerpo, a través del apoyo del metabolismo de los alimentos. Y tiene efecto “subida de ánimo”, ideal para contrarrestar el desgaste de jornadas de trabajo o deporte.

Los biólogos expertos de la marca explican que la sobrasada también es rica en ácido oleico (más del 20% sobre producto), llamado también Omega 9. Entre los beneficios del ácido oleico están la reducción del colesterol “malo” ya que disminuye las lipoproteínas de baja densidad y ayuda aumentar las lipoproteínas de alta densidad (colesterol bueno).

Leyendo esto, uno puede sacar la conclusión de que comer sobrasada es saludable… ¡nada más lejos de la realidad!

Una cosa es alabar las cualidades gustativas de un alimento tradicional y otra intentar confundir aún más a las personas desinformadas que quieren cultivar la salud.

  • La sobrasada es un embutido crudo curado, elaborado a partir de carnes seleccionadas del cerdo, condimentadas con sal, pimentón y pimienta negra. Se embute en tripa y presenta una lenta maduración.
  • Un kilo de sobrasada contiene entre 300/600 gramos de carne magra y 400/700 gramos de tocino. 20/30 gramos de sal y 60 gramos de pimentón.

Aunque sea un alimento tradicional, en la actualidad se elabora industrialmente y además de estar compuesto por carne de cerdo, contiene una elevada cantidad de grasa y demasiada sal, sin hablar del pimentón que es un condimento en polvo de color rojo y sabor característico obtenido a partir del secado y molido de determinadas variedades de pimientos rojos.
Me parece vergonzoso que se nos pretenda “vender” una carne procesada como un “súper alimento”.

El párrafo de los biólogos expertos de la marca… me hace recordar una frase que me enseñó mi padre que dice: “El que al santo reza, del santo come”.

Una vez más debemos reflexionar que todo aquello que es saludable, no se publicita, como es el caso del arroz integral o las lentejas…
¡Salud para todos!

http://www.expansion.com/…/07/13/5967b69f468aeb095f8b4621.h…

 

Comparte esta entrada!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>