Las semillas oleaginosas: fuente de salud

Black Sesame Seeds

Cuando nos referimos a las semillas como alimento, hablamos de las oleaginosas, es decir, de las que se puede extraer aceite. Aunque los cereales, legumbres y frutos secos también sean semillas botánicamente hablando.

Existen muchas semillas comestibles, algunas muy conocidas y otras exóticas; las más interesantes, desde el punto de vista del equilibrio energético, son las que describimos en este post.

Cualquier semilla comestible es un alimento completo ya que contiene todos los nutrientes esenciales para la vida. Pensemos que, cuando las semillas se remojan, brotan y permiten el nacimiento de una nueva planta.

El sésamo

Es muy rico en grasas poliinsaturadas, fibra, minerales y vitaminas del grupo B. Los ácidos grasos que contiene ayudan a reducir el colesterol y a mejorar la memoria; así mismo, favorecen la producción de leche durante la lactancia. Su consumo está muy indicado tanto en casos de mareos como de acufenos.

Tiene un elevado contenido en calcio altamente asimilable – diez veces más que la leche de vaca -, por lo que recomendamos su consumo en todas las situaciones que requieren aportes de este mineral: crecimiento, osteoporosis, embarazo, fracturas óseas, etc.

Ayuda a prevenir la calvicie gracias a su efecto activador de la circulación y a su poder antioxidante. Las proteínas y el zinc que contiene nutren a los folículos pilosos. Es un gran aliado en la caída del cabello, además de por todo lo dicho, por su capacidad de reducir el estrés.

El girasol

Los aceites que están presentes en esta semilla tienen efecto antiinflamatorio, por lo que está indicado su consumo en todos los procesos que cursan con inflamación, ya sea de las mucosas, articulaciones, piel, etc.

Entre las vitaminas del grupo B que contiene, destaca la B1, esencial en el equilibrio del sistema nervioso. Por eso las semillas de girasol son de gran ayuda para mejorar el funcionamiento cerebral en desórdenes neurológicos como la enfermedad de Parkinson, la esclerosis múltiple, la enfermedad de Alzheimer, etc.

Su consumo permite que mejore la salud ocular gracias a su contenido en cisteína. Al igual que la anterior, es una semilla altamente remineralizante.

La calabaza

Sus semillas se han usado tradicionalmente para combatir las lombrices intestinales, para eliminar la retención de líquidos y para ayudar a expectorar. Podemos verlas como poderosos limpiadores que activan todas las funciones de eliminación: intestinal, renal y respiratoria.

Son un gran aliado en caso de prostatitis, artritis, síndrome premenstrual… ya que modulan la inflamación de cualquier órgano.

Sus grasas saludables ayudan a bajar el colesterol y a reducir la presión arterial.

Son excelentes para frenar el envejecimiento de la piel y para su correcta nutrición gracias a su poder antioxidante. De la misma manera son efectivas para combatir los casos de acné.

El lino

El aceite de lino está indicado en las enfermedades cardiovasculares por su contenido en ácidos grasos omega 3. Estas grasas son también de gran ayuda en los cánceres de mama y colon.

El equilibrio de los ácidos grasos omega 3 y omega 6 hace que el lino se comporte como el antiinflamatorio perfecto. Su consumo es recomendable en los casos de artritis, nefritis, cistitis, amigdalitis, faringitis, etc.

Es muy útil en el estreñimiento, diverticulitis e inflamación intestinal por los mucílagos y fibras que contiene.

Los lignanos presentes en la semilla – fitoestrógenos naturales que neutralizan otras hormonas de procedencia animal – van a ayudar en alteraciones hormonales como la endometriosis y otras.

Otras semillas

Como decíamos al comienzo existen otras muchas semillas que, aunque son ricas en grasas saludables, no son equilibradas desde el punto de vista energético. Precisamente por eso no es aconsejable su consumo. Las semillas de Chía son un ejemplo, en este caso.

La Chía (Salvia hispánica) es una planta originaria del sur de Méjico, Guatemala y Nicaragua y junto con el lino es una de las especies más ricas en ácidos grasos insaturados (34 por ciento). Tiene un altísimo contenido en fibra (40 por ciento), se alaba su riqueza en proteínas (20 por ciento), antioxidantes, calcio… Sus semillas se han utilizado tradicionalmente como alimento y fueron desplazadas por los cereales aportados por los españoles, hasta que prácticamente desapareció su cultivo.

Hoy la publicidad nos la presenta como un extraordinario alimento por su riqueza en nutrientes, pero no nos advierten sobre sus características energéticas: es una semilla fuertemente yin o, lo que es lo mismo, con una poderosa energía expansiva. Absorbe hasta 27 veces su peso en agua, esto le confiere un poderoso efecto saciante y nos puede producir efectos adversos como hinchazón dolorosa del estómago y el esófago, inflamación abdominal, gases, estreñimiento y diarrea.

Por otra parte las semillas no están indicadas en personas con presión arterial baja, ni en las que tienen divertículos, ya que su contenido en fibra es excesivo. Tampoco las deberían consumir si se toman anticoagulantes.

Los alimentos equilibradores no deben tener contraindicaciones o efectos adversos: no importa que no sean tan ricos en nutrientes.

Modo de incluir las semillas en la dieta

Siempre consumiremos semillas de procedencia ecológica. La mejor forma de tomarlas es ligeramente tostadas y molidas, con o sin sal marina añadida.

Una cucharadita al día es suficiente, independientemente de que usemos un sólo tipo de semilla o una mezcla de varias. Esta recomendación es absolutamente orientativa ya que el aporte de ácidos grasos depende del resto de alimentos que incluyamos en la dieta.

Comparte esta entrada!

    Protección de datos de carácter personal: con el envío del comentario, el usuario admite haber leído y aceptado la información en materia de protección de datos de carácter personal que se incluye en el aviso legal existente en esta página, al que se accede a través de pestaña bajo ese título, Aviso legal, situada en la parte inferior de la página de inicio de este blog, y donde se informa de los titulares del blog, de las finalidades para las que se utilizarán los datos personales comunicados, así como la dirección para el ejercicio de los derechos reconocidos en el artículo 5 de la LOPD. Los datos marcados con asterisco, son de obligado cumplimiento para aceptar la publicación del comentario. Si tales datos no fuesen facilitados, el comentario enviado será eliminado sin proceder a su publicación.
    30 comentarios en “Las semillas oleaginosas: fuente de salud

    1. Gracias Elena de nuevo! Que interesante este post. ¿Qué opinas de los llamados Superalimentos como las semillas de chía, la maca, las semillas de cáñamo…etc. Me gustaría saber tu opinión. Un saludo.

      1. Hola Ali, siempre que escribo sobre algo selecciono lo más equilibrado, que siempre es lo que no está de moda, o lo que no se anuncia como la panacea universal. Lo mismo en los endulzantes con la stevia, en los condimentos con el ajo… Recuerda que yo siempre separo “la paja del grano”. Los productos por los que me preguntas son fuertemente yin, es decir desequilibrados energéticamente. Un saludo.

    2. Hola Elena;
      Los aceites sacados de esas semillas entiendo que son igualmente saludables. ¿Los recomendarías más para cocinar con ellos o para condimentar?.

      Gracias.

      1. Hola Susana, no entiendo tu pregunta. En el post digo expresamente que se deben tomar ligeramente tostadas y me refiero a las semillas justo después de haber descrito todas, es decir al final del escrito y no hagao excepción. ¿Dónde está la duda? Además digo que en un próximo post explico la receta… La verdad es que me esfuerzo mucho en escribir lo más claro posible… Un saludo.

        1. Disculpame Elena, me expresé mal, en tu post queda claro que todas deben tostarse ligeramente, si excepción, mi pregunta sería, tengo entendido que las semillas de lino son extremadamente sensibles a la temperatura, que se enrancian con muchissima facilidad, esta información es erronea??Nuevamente mil disculpas, un saludo

          1. Hola Susana, todas las semillas contienen ácidos grasos insaturados, es decir sensibles al calor y a la oxidación, las de lino no son diferentes del resto. Eso quiere decir que se desnaturalizan por las altas temperaturas… por eso las tomamos ligeramente tostadas y cuando hablamos de aceites, solo usamos para freir el de oliva y el de sésamo, el resto los tomamos crudos o usamos las semillas. Recuerda que un fuego fuerte “quema” y un fuego suave cocina. Un saludo.

            1. Hola Elena, sé que me hago muy pesada con las semillas, ahí va la última pregunta… ¿para una mayor asimilacíón de las semillas de sésamo y sobre todo las de lino, aconsejas triturarlas? ya sea en el suribachi o en el molinillo. Un abrazo.

            2. Hola Susana, para una mejor asimilación de lo que sea, semillas, cereales… es imprescindible una correcta masticación. Si trituras las semillas las debes insalivar y masticar igualmente. Por eso unas veces se toman enteras y otras trituradas. Un saludo.

    3. Hola Elena, que Susana haya leído sin demasiado cuidado, ¡no es para ponerse asi! Vamos digo yo… Le contestas a su pregunta con educación o directamente no le contestas si no lo ves necesario, pero tanta bordería junta…
      ¡Ya sabes que te aprecio!
      Un abrazo.

      1. Hola Lydia, respeto tu comentario. Aunque no lo parezca, mi trabajo es difícil y pretendo hacerlo lo mejor posible, lamento que mi respuesta no haya sido educada según tu punto de vista. Un saludo.

    4. Agradezco que respetes mi comentario. Yo respeto absolutamente tu trabajo y como todos los que nos dedicamos a la salud (aunque sea en campos distintos) conocemos que es difícil expresarse siempre de manera clara, tener paciencia, ponerse en el lugar del otro, etc.
      Por todo ello y por el profundo respeto que tengo hacia tu trabajo creo que deberías disculparte con Susana.
      El consejo lo doy yo: Susana hija, lee con un poco más de cuidado los post de Elena para no multiplicar el trabajo que ello supone.

    5. Hola Elena,
      Muchas gracias Elena por la información que nos haces llegar, en este post y en todos y cada uno de los que redactas, me resultan muy útiles y beneficiosos.
      Quedo en espero del próximo post para leerlo con interés.
      Saludos,
      Javier

    6. Hola Elena,
      Tus post son muy claros y concisos siempre, pero quizás la ignorancia y la preocupación por no hacerlo del todo bien nos hace preguntar hasta la saciedad.
      Por ejemplo, yo sé que hay que tostar las semillas de lino e incluso los cereales pero no se muy bien con qué fin. Te importaría aclarar este punto?
      Mil gracias por tu estupenda labor.

      1. Hola Lucía, gracias por valorar mi trabajo. Precisamente publico para compartir y cuando queréis más, os toca preguntar y a mí responder. En tu caso: las semillas se tuestan ligeramente para aumentar la digestibilidad de las grasas, es un ejemplo de equilibrio yin (grasa) y yang (fuego), de comprensión de la alquimia de la cocina. Para que veas que esto va más allá de la macrobiótica y de las semillas de lino, los frutos secos como las almendras, las avellanas… se tuestan tradicionalmente, los cacachuetes también y las pipas del cine también. Quiero decir con esto, que la sabiduría popular tuesta las semillas y la visión energética nos explica el porqué, y lo que ya es lo más, es tostar y salar, que es lo que hacemos con el gomasio. (Piensa en las amendras tostadas y saladas). En ese caso aún se balancea más el yin del aceite con el yang del fuego y de la sal. Un saludo.

      1. Hola Sandy, las semillas se utilizan como condimento, no como plato de comida. Es decir se esparcen por encima de los platos de cereal, ligeramente tostadas y/o molidas y/o enteras. Te remito al gomasio como ejemplo. Un saludo.

    7. Hola Elena, en este post comentas que los aceites de semillas de girasol ayudan al buen funcionamiento cerebral en la enfermedad de parkinson, ¿podrías publicar algo sobre esta enfermedad? te lo agradeceria enormente. Un abrazo, Susana.

      1. Hola Catalina, las semillas de chía no son oleaginosas, por eso no están descritas en el artículo.
        Son simplemente una moda, yo no las incluyo en mis recomendaciones.
        Un saludo

    8. Hola Elena. Cuando dices “una cucharadita al día es suficiente”, ¿te refieres a una cucharadita de cada semilla al día o a una cucharadita de todas ellas mezcladas? Yo cuando comía pipas de girasol, ¡me comía una bolsa o más!
      Gracias y saludos.

      1. Hola Daniela,
        Gracias por tu aportación, tu comentario me ha ayudado a comprender que la explicación no era del todo clara, ya lo he rectificado. No obstante recuerda que, al igual que en la pregunta que me hiciste sobre la cantidad de aceite, para poder recomendar el consumo exacto de cualquier alimento es imprescindible conocer el resto de alimentos que se incluyen en el menú.
        Un saludo

    9. Gracias a ti. Sí, ya me he dado cuenta, porque si sólo conviene una cucharadita de semillas pero nos tomamos un pan con una cucharada de aceite de lino, por ejemplo, esa cucharada es como 4 de semillas (quizás). Si las semillas hay que tomarlas con moderación, me imagino los aceites… Tú lo dices en el artículo, pero claro, supongo que dependerá también de si se toma pescado, etc.
      Lo que me sorprende es que de gomasio dices que se puede tomar una cucharadita dos veces al día como condimento… Y el sésamo en semilla oleaginosa. En fin, que es todo bastante relativo, claro, o eso parece. Saludos.

    10. Hola Elena, como siempre te leo a diario siempre me surge alguna duda… Me gustaría saber cómo funcionan los ácidos grasos esenciales, si son algo que lo tomas y “actúa” o es algo que requiere de tiempo para ser efectivo en el organismo, que se almacena y luego actúa o cómo es. En fin, la pregunta tiene más relación con la biología que con la nutrición, pero si tienes a bien contestarme te lo agradeceré. Estoy aprendiendo mucho en tu blog. Gracias y saludos.

    Deja un comentario

    Protección de datos de carácter personal: con el envío del comentario, el usuario admite haber leído y aceptado la información en materia de protección de datos de carácter personal que se incluye en el aviso legal existente en esta página, al que se accede a través de pestaña bajo ese título, Aviso legal, situada en la parte inferior de la página de inicio de este blog, y donde se informa de los titulares del blog, de las finalidades para las que se utilizarán los datos personales comunicados, así como la dirección para el ejercicio de los derechos reconocidos en el artículo 5 de la LOPD. Los datos marcados con asterisco, son de obligado cumplimiento para aceptar la publicación del comentario. Si tales datos no fuesen facilitados, el comentario enviado será eliminado sin proceder a su publicación. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>