Vacaciones sin contratiempos II

vacacionessincontratiempos2

Continuación del post: “Vacaciones sin contratiempos I”

Las alteraciones del tránsito intestinal son el contratiempo más temido por todos, nos pueden condicionar absolutamente el viaje, por ello es sabio tomar algunas precauciones.

La diarrea del viajero

Ocurre con mucha frecuencia cuando viajamos a países lejanos. La razón está en que nuestro sistema inmune no está adaptado a los gérmenes que son habituales en ese ecosistema: el agua, los alimentos y el ambiente. Es por ello que muchas veces las vacaciones se pueden convertir en una pesadilla.

En el caso de viajar a países exóticos, recomendamos no tomar alimentos que pueden estar contaminados por permanecer en puestos callejeros… evitar los alimentos crudos y no beber agua del grifo como requisitos imprescindibles.

Por supuesto si el lugar al que viajamos nos lo permite, llevaremos siempre con nosotros el mejor aliado de los viajes: el pack té kukicha, kuzu y umeboshi. De no ser posible, tenemos una opción no tan completa pero más práctica que son las pastillas de umeboshi.
Es común en casos de diarrea utilizar una mezcla que se conoce como sales de rehidratación oral. Su distribución ha sido promocionada por la OMS principalmente en los países donde las infraestructuras higiénicas y sanitarias son deficientes.

Contienen básicamente sal, azúcar, bicarbonato y citratos y ya vienen preparadas para disolverlas en un litro de agua.

Nuestra propuesta es utilizar algo más natural con ventajas indudables sobre los polvos químicos.

Ingredientes para un litro de agua:

Ponemos agua filtrada o embotellada a hervir y cuando llega a la ebullición, añadimos tres cucharadas soperas rasas de té kukicha. Bajamos el fuego al mínimo y mantenemos la cocción diez minutos. Dejamos reposar y filtramos.

Disolvemos en el té, que puede estar templado o frío, la malta de arroz y la pasta de umeboshi.

Las ventajas de este preparado casero son:

  • El té es altamente remineralizante y nos provee de minerales orgánicos fácilmente asimilables
  • La malta de arroz, además de aportarnos glucosa, contiene minerales, vitaminas y lactobacilos porque es un preparado fermentado, luego va a ayudar a regenerar la flora intestinal
  • La pasta de umeboshi, además de sal marina nos provee de citratos, desintoxica el hígado y sube las defensas…

Como veis, es bien diferente tomar un coctel químico con sales inorgánicas que un preparado que se podría tomar como una bebida refrescante y a la vez regeneradora.

Continúa en el post: “Vacaciones sin contratiempos III”

Comparte esta entrada!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>