Elena Corrales Nutrición y Salud

Centro de Medicina Biológica| Diagnóstico

No hay enfermedad sin causa, si queremos recuperar la salud, no es suficiente con eliminar los síntomas. Para conseguir la curación debemos ir al origen de la enfermedad. La organometría funcional es una evaluación del nivel de energía vital del paciente.

Con este método se obtiene información del estado funcional de los distintos órganos del cuerpo. Nos permite además, detectar sus alteraciones incluso antes de la aparición de los síntomas de la enfermedad. Tiene por tanto un alto valor preventivo.

A través de la organometría funcional podemos reconocer desequilibrios energéticos, tendencias irritativas o degenerativas de un órgano, tratar los bloqueos energéticos del organismo y las comunicaciones interorgánicas, entre otras muchas posibilidades.

El resultado de la medición nos permite aconsejar al paciente los alimentos compatibles con su campo electromagnético y en consecuencia ayudarle a regular su desequilibrio. Constituye, en definitiva, un complemento de sólidas bases para el conjunto de la medicina en general ya que nos permite localizar los órganos especialmente afectados, determinar las carencias de vitaminas y minerales y adecuar los remedios homeopáticos y biológicos que requiera cada paciente.