¿Si desapareciesen las vacas?

Según el estudio Los lácteos en la dieta de los españoles, nueve de cada diez toman leche a diario. En total, 150 kilos de productos lácteos por persona al año. Estos datos le convierten en el líder indiscutible en la lista de alimentos consumidos en nuestro país. De esta manera, nadie discute que debemos tomar leche de vaca para crecer, amamantar, obtener calcio, etc.

Pero… ¿qué pasaría si todas las vacas del planeta desapareciesen de golpe? Si miramos a los pilares de la dietética clásica, donde los productos lácteos representan uno de los cuatro grandes grupos de alimentos que hay que tomar cada día, nosotros desapareceríamos detrás de ellas… ¿De veras? Obviamente, no. Los seres humanos no dependemos biológicamente de las vacas para nuestra supervivencia; considerando veraz este planteamiento, estaríamos asumiendo que somos parásitos de las vacas: ¿Exagerado no?

La realidad es que, si desapareciesen las vacas, la salud de la población mejoraría sensiblemente; disminuirían las alergias, el cáncer de mama, la endometriosis, la pubertad precoz, la diabetes infantil, la colitis ulcerosa, etc., por citar sólo algunas de las enfermedades más prevalentes en las generaciones jóvenes directamente relacionadas con el sobreconsumo de leche y derivados.

Conclusión: la leche de vaca no es un alimento para seres humanos y sí para ser mamada por los terneros después de nacer.

Descubre más de 160 artículos como este en mi libro “ALIMENTO PARA EL CUERPO Y EL ESPÍRITU”.

Disponible en edición física en nuestra Biotienda en el siguiente enlace:

http://tiny.cc/yw7daz

y en formato digital en Amazon:

http://tiny.cc/qx7daz

Comparte esta entrada!