El horno microondas

HORNO

No podemos terminar esta serie de post sobre las diferentes fuentes de calor sin hablar de la cocina de microondas. Según los últimos estudios realizados por institutos de consumo europeos independientes, los hornos de microondas pueden alterar la composición molecular de los alimentos. Por ejemplo, el ácido fólico, vitamina del grupo B, básica para la formación de la sangre e importante para la formación del sistema inmunitario y el crecimiento, desaparece en los alimentos tratados con microondas cinco veces más rápido que en los alimentos cocinados convencionalmente. La vitamina B2 disminuye mucho más rápido que con la cocción convencional; asimismo, existen pérdidas considerables en las vitaminas B1, B6 y en la C.

Por otra parte, se puede alterar la estructura proteínica de los alimentos. Cuando se pasteuriza la cerveza con un secador de microondas, aparece una nueva proteína en una concentración cinco veces superior a lo normal. Por otra parte, la mioglobina, sustancia pigmentaria natural de la carne, tiende a desaparecer con la técnica de microondas.

En cuanto a las grasas encontramos resultados ambivalentes, en unos casos no hay variaciones y en otros, como en las patatas, aparecen unas sustancias consideradas cancerígenas similares a los peróxidos. Las paredes celulares de coliflores y zanahorias aparecen completamente desagarradas, al contrario de lo que sucede con la cocina tradicional.

No entramos en la cuestión del sabor de los alimentos ni del ahorro de energía ni tiempo, ya que el análisis que nos interesa es el relativo a la salud.

El horno de microondas funciona mediante la emisión de ondas electromagnéticas. Aunque el efecto de los campos electromagnéticos sobre la salud humana se halla muy poco estudiado, es sabido que cualquier fuga de estas ondas supone una exposición miles de veces superior a la que estamos acostumbrados en la naturaleza. Sabemos con certeza que si los seres humanos se exponen a la acción de las microondas les ocurrirá algo parecido a lo que sucede con los alimentos: aumentará su temperatura; lo que da lugar a alteraciones leves en el metabolismo y a la aparición de nerviosismo crónico.

Una emisión de baja intensidad de ondas electromagnéticas es especialmente peligrosa si el órgano sobre el que incide es el cristalino del ojo, ya que puede producir cataratas. Es igualmente peligroso para aquellas personas que llevan marcapasos, ya que se puede provocar alteraciones en la frecuencia de estos aparatos cardíacos.

Por lo tanto, si tenemos uno de estos microondas en nuestro hogar, debemos ser cuidadosos en su uso y sobre todo comprobar que cierra perfectamente y que no tiene fugas. Al considerar la rapidez con la que calienta, tener en cuenta que “la velocidad mata”.

Escribiendo estas líneas me viene a la memoria el gran alarde publicitario que hizo uno de los mejores restaurantes de nuestro país, explicando que había modernizado la cocina poniendo todo tipo de aparatos eléctricos y de microondas para poder seguir ofreciendo un buen servicio a sus clientes y mantener la calidad de siempre pero estando al día… ¡sin comentario!

Igualmente invito a reflexionar a muchas parejas jóvenes que cocinan sólo en microondas, incluyendo el calentamiento de los biberones de sus hijos…

Comparte esta entrada!

    Protección de datos de carácter personal: con el envío del comentario, el usuario admite haber leído y aceptado la información en materia de protección de datos de carácter personal que se incluye en el aviso legal existente en esta página, al que se accede a través de pestaña bajo ese título, Aviso legal, situada en la parte inferior de la página de inicio de este blog, y donde se informa de los titulares del blog, de las finalidades para las que se utilizarán los datos personales comunicados, así como la dirección para el ejercicio de los derechos reconocidos en el artículo 5 de la LOPD. Los datos marcados con asterisco, son de obligado cumplimiento para aceptar la publicación del comentario. Si tales datos no fuesen facilitados, el comentario enviado será eliminado sin proceder a su publicación.
    2 comentarios en “El horno microondas

    1. Hola. Jesus Basulto, nutricionista prestigioso que avala todas las afirmaciones que dice en estudios cientificos serios y rigurosos. Julio Basulto considera que el microondas es plenamente inofensivo para el ser humano, y que no altera la composicion nutricional de los alimentos.
      ¿Qué tiene Ud. que decir al respecto? ¿Podria indicar las referencias a los estudios e informes a los que se refier en este articulo?
      Muchas gracias.

      1. Hola Miguel,
        adjunto con mucho gusto un enlace que contiene la informción que me pides. No obstante debes saber que la investigación pura no existe y que en unos casos se investiga a favor de que no cambie nada, apoyando el desarrollismo a cualquier precio y otras a favor de la salud de las personas. Del mismo modo, los medios de comunicación ensalzan o acallan los diferentes tipos de estudios. Mi postura está avalada por los más de treinta años de experiencia clínica contemplando la calidad de los alimentos, agua y formas de cocción, así como el tipo de fuego (fuente de calor). Un saludo,
        https://www.bibliotecapleyades.net/ciencia/ciencia_industryweapons208.htm

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *