Drenaje y desintoxicación en la historia

Desde que existe la medicina como concepto, la desintoxicación y el drenaje han sido métodos ampliamente practicados en todo el mundo. Así en occidente de la mano de Hipócrates se ha conservado el concepto de patología humoral durante más de 2000 años.

Hipócrates, además de la “dieta”  que consistía en unos hábitos de vida saludables en relación con el entorno, practicaba sangrías, purgas y otros métodos de eliminación. Postuló que el organismo, además de ser capaz de enfermar, es también capaz de poner en marcha los mecanismos de la curación.

En la Medicina Tradicional China también se contemplaban los bloqueos de la sangre y de la energía y mediante la acupuntura se tonificaba a los órganos con agujas de oro y se sedaba con agujas de plata.

En la Medicina Hindú o Ayurveda, se describe la enfermedad como el desequilibrio entre las tres energías biológicas, Vata, Pitta y Kapha y los cinco elementos, éter, aire, fuego, agua y tierra.

En la Medicina Tibetana se postula que el sufrimiento es una parte de nuestro ser y que se origina  a través de nuestra actitud interna.

La Homeopatía y la Medicina Naturista también contemplan las alteraciones energéticas y los bloqueos.

Estos aspectos energéticos también se han llamado humorales a lo largo de la historia.

Cambio de paradigma

Este concepto fue reemplazado a mediados del siglo XIX por la teoría celular de Virchow, donde las enfermedades cuando se producen hay una alteración celular. Pero muchos médicos de la época se preguntaban qué es lo que ocurre antes de la alteración celular. Pischinger descubrió el medio extracelular, la matriz donde viven las células, el medio interno. El desarrollo de sus ideas permitió crear un nexo de unión entre la patología humoral de Hipócrates y la patología celular de Virchow. Fue el médico alemán Dr. Hans Heinrich Reckeweg quién creó la Homotoxicología.

Según Reckeweg la enfermedad representa la lucha del organismo contra las toxinas, por eso la medicina sintomática no resuelve la enfermedad, porque mantiene el estado de intoxicación. En cualquier aproximación biológica estará indicada la desintoxicación, la eliminación, la depuración…

La Macrobiótica como aproximación moderna desde la visión oriental tiene puntos totalmente confluyentes con la Homotoxicología, solo que la primera hace el abordaje desde la visión energética del yin y el yang y la segunda lo hace desde la visión del funcionamiento químico del medio interno. Una prioriza la física, es decir, la energía y la otra la química, es decir la materia. Pero como somos materia y energía, ambos métodos se pueden y se deben combinar en la recuperación de la salud. La Medicina Biológica es la medicina del futuro.

Comparte esta entrada!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *