Archivo de la etiqueta: Recetas

Ensalada de quinoa

Los granos se pueden consumir en forma de ensalada cuando el clima lo permite. Descubre esta sencilla receta.

Ingredientes:

Aliño:

Lavamos la quinoa en varias aguas y la escurrimos en un colador. La ponemos a cocer con dos de agua filtrada o embotellada y una pizca de sal marina; cuando comienza a hervir bajamos el fuego al mínimo y cocinamos tapado 20 minutos. Dejamos enfriar.

Mientras, escaldamos los ramilletes de brócoli unos minutos. Nos deben quedar “al dente” y de color verde brillante.

A continuación, cortamos los rabanitos en rodajas, les añadimos sal marina, los amasamos un poco y los dejamos macerar durante media hora. Justo antes de añadirlos a la ensalada los lavamos y los escurrimos bien.

Cortamos el tofu en daditos, hacemos un rallado grueso con la zanahoria y salteamos la mezcla durante unos minutos.

Para preparar el aliño, usamos un mortero en el que poder ligar bien los ingredientes. Tiene un sabor agridulce exquisito.

Por último, ponemos en la ensaladera la quinoa, los rabanitos y el brócoli, añadimos el tofu salteado con las zanahorias, mezclamos todo con el aliño y decoramos con las semillas de girasol ligeramente tostadas.

 

 

 

tadas.

Pastel de Trigo Sarraceno

Hoy compartimos un plato calentador adecuado para la estación en la que acabamos de entrar que nos va a ayudar a prevenir desde los enfriamientos hasta los dolores musculoesqueléticos asociados al frío.

Ingredientes:

Lavamos las algas y las escurrimos en un colador, a continuación, las ponemos en remojo con agua filtrada o embotellada durante 15 minutos. Cuando las vayamos a utilizar, reservamos el agua del remojo para otro uso.

Lavamos el trigo sarraceno. Lo ponemos a cocer tapado, con dos tazas de agua filtrada o embotellada, un poco de sal marina y las tres rodajas de jengibre durante 20 minutos.

Mientras se cuece, picamos la col lombarda y la escaldamos unos siete minutos. A continuación, rehogamos la cebolla con las algas arame en una sartén y añadimos la lombarda escaldada.

Cuando el trigo está cocido, retiramos el jengibre y si el salteado ya está en su punto, lo mezclamos todo. Pincelamos un molde con aceite y ponemos el pastel al horno suave durante 40 minutos… y ¡a comer!

 

Ensalada de algas arame con tempeh

Hoy os proponemos una ensalada hervida que además de ser más digestible que las de verduras crudas, incluye algas marinas y un derivado de la soja muy interesante: el tempeh.

Ingredientes:

  • Un bloque de tempeh
  • Dos cucharadas de algas arame secas
  • Cuatro zanahorias
  • Un manojo de rabanitos
  • Sal marina
  • Dos cucharadas soperas de tamari

Para el aliño:

  • Tres cucharadas soperas de mostaza natural
  • Tres cucharadas soperas de agua filtrada o embotellada

Cortamos el tempeh en cuadraditos y lo reservamos. Lavamos las algas y las ponemos en remojo durante10 minutos con agua filtrada o embotellada.

A continuación ponemos en una cazuela el tempeh y las algas con su agua de remojo. Hervimos durante 20 minutos a fuego suave, añadimos el tamari y mantenemos la cocción diez minutos más. Dejamos que se enfríen y retiramos el agua.

Mientras cortamos la zanahoria en tiras finas y la escaldamos durante dos o tres minutos en agua hirviendo a la que habremos añadido sal marina. Retiramos el agua de la cocción y las dejamos enfriar.

Cortamos los rabanitos en rodajas y procedemos como con las zanahorias sólo que en este caso mantenemos el fuego 30 segundos.

Una vez tengamos todos los ingredientes cocinados y fríos, los mezclamos en una ensaladera y preparamos el aliño diluyendo la mostaza con el agua en un mortero dentado (suribachi).

El aliño se vierte sobre la ensalada cinco minutos antes de servirla de modo que se liguen bien los sabores.

Ensalada de trigo sarraceno con salsa de tahín

trigo sarraceno

Con la llegada de la primavera podemos variar las formas de consumir los alimentos utilizando cocciones más ligeras e introduciendo las ensaladas, como la de la receta de hoy.

Ingredientes:

Lavamos el trigo sarraceno en varias aguas y lo cocinamos con agua filtrada o embotellada y una pizca de sal marina durante 20 minutos, tapado y a fuego lento.

Mientras, cortamos el tofu en dados y lo salteamos en una sartén con el aceite de sésamo y un poco de sal marina un par de minutos. A continuación añadimos un poco de tamari y mantenemos el fuego unos minutos más, hasta que el tofu quede ligeramente dorado.

Si el maíz es fresco, lo hervimos el maíz unos minutos y si es en conserva lo utilizamos directamente.
En una ensaladera ponemos las zanahorias ralladas, la lechuga troceada, el maíz, el trigo sarraceno y el tofu. Lo mezclamos todo bien.

Agregamos la salsa hecha con la mezcla del tahín y el limón y lo mezclamos bien para que el aliño se reparta uniformemente. Decoramos con las semillas de sésamo y el perejil picado.

Verduras lactofermentadas

Hoy compartimos una forma muy sencilla de preparar las verduras que nos permite beneficiarnos del enriquecimiento en nutrientes que nos aporta la fermentación.

Ingredientes:

Pelamos la zanahoria, la lavamos y la cortamos en rodajas finas. Hacemos unos ramilletes pequeños con la coliflor y la lavamos también.

A continuación rellenamos un bote de cristal de medio litro con las verduras mezcladas.

Disolvemos una cucharadita de vinagre de umeboshi en un vaso de agua y con ella rellenamos el espacio que queda entre las verduras en el bote.

Cubrimos la boca del bote con una gasa y lo dejamos reposar una semana en un lugar oscuro para que fermente. Tendremos la precaución de colocar el bote sobre un plato porque en el proceso de fermentación es posible que se derrame algo de líquido.

Pasados esos días podemos cerrar el bote con su tapa para permitir su conservación.

La fermentación es una forma de predigestión de los alimentos en la que aumentan de forma considerable el contenido en vitaminas y enzimas. Es una forma casera, sencilla de consumir alimentos vivos.

Algas Hiziki estofadas

Hoy compartimos una deliciosa receta para aprender a utilizar las verduras del mar: una fuente excelente de minerales altamente asimilables. ¡Atrévete!

Ingredientes:

Lavamos las algas en varias aguas, las escurrimos en un colador y las ponemos en remojo la noche anterior con agua filtrada o embotellada. Al día siguiente, cortamos una cebolla en aros, pincelamos una sartén con un poco de aceite de sésamo y salteamos la cebolla a fuego vivo unos minutos.

A continuación añadimos las algas escurridas y seguimos salteando la mezcla unos dos o tres minutos. Añadimos el agua del remojo de las algas, bajamos el fuego y mantenemos la cocción hasta que se evapore el líquido.

Antes de retirar del fuego sazonamos con unas gotas de tamari. En cada comida tomaremos una cucharada sopera, como guarnición.

Esta receta se puede preparar para varios días, ya que las algas se conservan muy bien el el frigorífico.

Porridge de avena

Es un desayuno tradicional británico que cada día gana más adeptos. Hoy ofrecemos una versión más austera, salada, altamente fortalecedora e indicada para los fríos días de invierno.

Ingredientes:

Ponemos a cocer los copos de avena con agua filtrada o embotellada y una pizca de sal marina. Debe haber agua suficiente para no se peguen ya que espesan con facilidad.

Usamos el fuego bajo y removemos continuamente para favorecer una cocción homogénea.

Pasados ocho o diez minutos, añadimos una cucharada rasa de almendras tostadas y trituradas y mantenemos otros cinco minutos la cocción. Sazonamos con una cucharadita de tamari y una vez servido en el bol espolvoreamos un poco de tekka, para reforzar el plato.

Sopa de verduras con alga dulse

Hoy compartimos una deliciosa sopa invernal, excelente para entrar en calor y tonificar a nuestro aparato digestivo para mejorar la digestión.

Ingredientes:

Lavamos y troceamos finamente la cebolla y la zanahoria. Ponemos agua filtrada o embotellada a hervir y cuando alcanza el punto de ebullición añadimos las verduras y la sal marina. Mantenemos la cocción 20 minutos a fuego medio.

A continuación retiramos la sopa del fuego y añadimos una cucharadita de miso de cebada no pasteurizado por cada ración de sopa. Para evitar los grumos es muy útil un colador de miso.

Antes de servirla ponemos en el plato una cucharada de copos de alga dulse para cada persona. Para decorar podemos utilizar unos tacos de pepino.

¡Buen provecho!

Trigo Sarraceno con arroz y verduras

Hoy compartimos una receta de invierno que puede ser considerada plato único ya que contiene los tres grupos de alimentos imprescindibles para un menú completo: cereales, legumbres y verduras.

Ingredientes:

Lavamos cada cereal en varias aguas y lo escurrimos en un colador. Tostamos cada uno por separado en una sartén en seco removiendo con una cuchara de madera, hasta que desprenda un agradable olor y tome un suave color dorado. Para conseguir el efecto deseado, debemos poner en la sartén cada vez una pequeña cantidad de cereal, la que cubre el fondo, de ese modo conseguimos que el tueste sea uniforme.
SIGUE LEYENDO

Sopa de soja verde con cebolla fresca

Hoy os proponemos un plato con una legumbre ligera y por lo tanto muy digestiva. Se trata de la judía mungo, conocida como soja verde, aunque en realidad tiene el mismo parentesco con la soja que el resto de las legumbres, como garbanzos, lentejas, guisantes o habas. Por eso la pueden tomar todos aquellos que por una u otra razón no consumen soja.

Ingredientes:

Lavamos bien la soja y la ponemos en remojo con agua filtrada o embotellada la noche anterior. Hacemos lo mismo con un trozo de alga dulse.

Al día siguiente descartamos el agua del remojo de las legumbres, las ponemos en una cazuela con agua filtrada o embotellada en cantidad suficiente y añadimos el alga troceada con su agua de remojo.

Cuando comienzan a hervir bajamos el fuego al mínimo y mantenemos la cocción unos 20 minutos. Mientras, lavamos y troceamos las cebolletas. Las salteamos con un poco de aceite de oliva virgen extra y sal marina en una sartén.

Destapamos la cazuela y añadimos el sofrito de las verduras junto con la sal marina. Mantenemos la cocción con tapa durante cinco minutos más. Justo antes de retirar del fuego, añadimos una cucharadita de tamari por cada ración que hayamos cocinado.