Archivos mensuales: septiembre 2019

Trastorno por déficit de atención

El TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) se manifiesta como una alteración en el sistema nervioso central que produce un aumento de la actividad, impulsividad y falta de atención. Afecta cada vez a más niños, comparando con las décadas precedentes, y constituye una de las causas más frecuentes de fracaso escolar y de problemas sociales en la edad infantil. El síndrome aparece en la infancia y puede persistir y manifestarse hasta la edad adulta.

Muchos investigadores científicos sostienen que la causa exacta todavía se desconoce, y sugieren que puede existir un componente genético o que los tóxicos medioambientales pudieran influir. En cualquier caso, a los padres no se les aporta ningún recurso para ayudar a sus hijos, salvo la medicación sintomática.

Está claro que la alimentación es un componente importante en niños con  hiperactividad. De hecho, en este desorden están implicados sobre todo el azúcar y los aditivos alimentarios. Muchos alimentos consumidos en el desayuno llevan hasta un 85 por ciento de azúcar en su composición.

El Dr. Benjamín Feingold concluyó en los años 70 que, si se eliminan los dulces y los aditivos de la dieta de los niños hiperactivos, su comportamiento se normaliza. Debemos enseñar a nuestros hijos a comer alimentos biológicos, sin química y sin azúcar, como alternativa a medicamentos fuertes y peligrosos.

Descubre más de 160 artículos como este en mi libro “ALIMENTO PARA EL CUERPO Y EL ESPÍRITU”.

Disponible en edición física en nuestra Biotienda en el siguiente enlace:

http://tiny.cc/yw7daz

y en formato digital en Amazon:

http://tiny.cc/qx7daz

La anemia y la memoria

La anemia generalmente se asocia con una carencia de hierro y un estado de debilidad general, por eso es común tomar suplementos que contengan este mineral.

Si analizamos el problema, en la mayoría de las personas que padecen anemia, no hay una deficiencia en el aporte, ya que el hierro está presente tanto en los alimentos de origen animal, como en los vegetales. Los niveles bajos de hierro en la sangre están condicionadas en la mayoría de los casos por una malabsorción intestinal.

El principal factor que determina la falta de fuerza digestiva, que es la responsable de una deficiente capacidad de absorción, es un consumo excesivo de alimentos yin-enfriadores. Esto se refleja en una expresión popular que dice: “¡ese no ha comido caliente en su vida, no tiene sangre!”

En relación a la memoria y otros aspectos del funcionamiento cerebral, diremos que aunque nuestro cerebro representa el 1,7 por ciento del cuerpo, acapara el 14 por ciento de la circulación sanguínea, consume el 23 por ciento del oxígeno total y utiliza el 24 por ciento de la glucosa que contiene la sangre.

Como la hemoglobina es el transportador de oxígeno, cuando tenemos anemia y el recuento de hematíes está bajo y la hemoglobina también, nuestra actividad cerebral disminuye, pudiendo tener problemas de memoria o de falta de capacidad de concentración.

Este aspecto, ignorado por muchos, nos advierte de que la anemia no solo produce debilidad, decaimiento o caída de cabello, sino daños mucho más importantes.

¿Porqué se produce el hipo?

El hipo es una contracción involuntaria, espasmódica e intermitente de los músculos intercostales y del diafragma. En la mayoría de los casos se produce por una irritación del nervio frénico y por una distensión del estómago.

La mayoría de las personas han comprobado, en algún momento, que el consumo de alcohol favorece el hipo, ya que el alcohol energéticamente es yin igual que los dulces, la leche, los refrescos, las frutas… En estos alimentos domina la energía ascendente, lo que favorece la irritación.

Si en nuestra alimentación predominan los alimentos yin, es más probable que se  desencadene el hipo. En los niños de menos de un año es muy común, ya que en la alimentación infantil predominan la leche y las frutas. Hecho que provoca la dilatación del estómago y la estimulación del nervio frénico.

Un remedio instantáneo para combatir el hipo consiste en masticar dos cucharaditas de gomasio bien insalivadas. El gomasio es un preparado compuesto por sésamo y sal marina que contiene energía descendente y calma la irritación.

En cualquier caso, si no se trata de un hipo puntual sino más bien recurrente, conviene eliminar los alimentos yin de la dieta e incluir los cereales y legumbres como base del menú.

Descubre más de 160 artículos como este en mi libro “ALIMENTO PARA EL CUERPO Y EL ESPÍRITU”.

Disponible en edición física en nuestra Biotienda en el siguiente enlace:

http://tiny.cc/yw7daz

y en formato digital en Amazon:

http://tiny.cc/qx7daz

Azúcar, dulce veneno

El azúcar llega a nuestras mesas como un granulado cristalino blanco que no existe en la naturaleza. Para obtenerlo, se utilizan hidróxido de calcio y formol, y a continuación se añade CO2: este último proceso es el que favorece la cristalización. El resultado es un polvo blanco, químicamente puro, que no pertenece a la categoría de los alimentos, sino a la de los “comestibles”. Entendemos por “comestibles” todas las sustancias susceptibles de ser comidas pero que no produce la madre naturaleza; llegan a nosotros mediante el procesamiento de la industria alimentaria.

Para poder metabolizar el azúcar refinado el organismo debe utilizar sus reservas de vitaminas del grupo B, además de calcio y magnesio: por eso decimos que es un gran desmineralizador. Como todos los alimentos refinados, sólo nos proporciona calorías vacías.

El azúcar es un comestible que, además, provoca otros efectos que desaconsejan su consumo como acidez de estómago y gran adicción. Esto último  sobreviene de la asimilación rápida por el organismo que, a la postre, puede desencadenar hipoglucemias reaccionales; es lo que se conoce como ansiedad por lo dulce.

Una alternativa saludable pasa por acostumbrar al paladar a los sabores dulces naturales de los alimentos. De igual modo, existen sustitutos saludables como las mieles de cereales de fermentación natural o el azúcar integral biológico.

Una alternativa saludable pasa por acostumbrar al paladar a los sabores dulces naturales de los alimentos. De igual modo, existen sustitutos saludables como las mieles de cereales de fermentación natural o el azúcar integral biológico.

Descubre más de 160 artículos como este en mi libro “ALIMENTO PARA EL CUERPO Y EL ESPÍRITU”.

Disponible en edición física en nuestra Biotienda en el siguiente enlace:

http://tiny.cc/yw7daz

y en formato digital en Amazon:

http://tiny.cc/qx7daz

Estudio Framinghan del corazón

En los años 50, el estudio de Framingham sobre las enfermedades cardiovasculares reveló que la forma de conocer el riesgo de infarto se podía medir mediante el cociente colesterol total/colesterol HDL. 

Lo ideal es que la tasa esté por debajo de 4,5. La mayoría de las personas que han sufrido un infarto tenían niveles de entre 4,6 y 5,7.

El Dr. Castelli director del estudio al que hacemos referencia, observó que los vegetarianos y los macrobióticos tenían corazones y sistemas circulatorios más saludables que los atletas bien entrenados. 

El estudio se hizo con atletas como prototipo de individuos sanos y presentaban una tasa de colesterol total/colesterol HDL de 3,4. Los estudios que se hicieron con los vegetarianos y los macrobióticos dieron valores claramente inferiores, por debajo de 2,5.

Investigaciones como ésta indican claramente la importancia de la elección de los alimentos predominantes en nuestra dieta. No son iguales las grasas de origen animal que las vegetales, ni se comportan del mismo modo los hidratos de carbono refinados que los integrales.

¿Son saludables los constipados?

La medicina moderna, más sintomática que causal, nos ha llevado a no distinguir un catarro común de una verdadera enfermedad. Por eso al menor síntoma de resfriado se nos recomienda tomar el correspondiente antitusígeno, antitérmico o antiinflamatorio que, en realidad, no nos ayudarán gran cosa.

El cuerpo humano es un sistema de flujo de entradas y de salidas. Las entradas están representadas por la comida, la bebida y el aire que respiramos, y las salidas por su eliminación correspondiente a través de los intestinos, los riñones y los pulmones. La eliminación de toxinas, además de ser imprescindible, es saludable. Todos conocemos la expresión popular “los mocos son salud”, refiriéndose a que las flemas que eliminamos no se quedan dentro.

Hay otra que dice: “el catarro con antibiótico dura una semana y sin antibiótico ocho días”, clara muestra de que el organismo sigue eliminando a pesar del medicamento supresor.

Si las descargas de moco son excesivas y vienen acompañadas de malestar, dolor y fiebre, debemos suprimir de la dieta los alimentos mucógenos por excelencia: los productos lácteos, las harinas y las grasas. En caso necesario, usaremos remedios biológicos que favorezcan la eliminación de toxinas, como expectorantes en vez de antitusígenos.

Descubre más de 160 artículos como este en mi libro “ALIMENTO PARA EL CUERPO Y EL ESPÍRITU”.

Disponible en edición física en nuestra Biotienda en el siguiente enlace:

http://tiny.cc/yw7daz

y en formato digital en Amazon:

http://tiny.cc/qx7daz

La piel y el cabello después del verano

A la vuelta de las vacaciones toca recoger los trajes de baño, ver las fotos, saborear los recuerdos y al mirarnos al espejo, a veces vemos nuestra piel muy castigada y el pelo mate, sin brillo y se nos cae en exceso. Esto puede ser una consecuencia de la sobreexposición al sol en la playa, en la montaña, al ir en barco, las horas en los aeropuertos y el avión… a esto se suma el efecto del alcohol en las fiestas populares, de las bebidas con cafeína, etcétera.

Una cosa es un bonito bronceado y otra bien distinta el agrietamiento y la excesiva sequedad de la piel tanto en el rostro como en el cuerpo; aunque en otros casos podemos tener la piel  permanentemente enrojecida y con picores; serían las dos manifestaciones extremas de desequilibrio cutáneo.
SIGUE LEYENDO