Archivos mensuales: abril 2018

La psiconeuroendocrinoinmunología

¿La mente influye en la salud? Una vez más surge la eterna pregunta que nos hacemos tod@s: ¿Qué es primero, la mente o el cuerpo?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud como la capacidad plena de gozar y disfrutar de la vida. Si no tenemos capacidad para poder crear respuestas ante las situaciones que nos afectan tanto en el plano físico como el emocional, enfermamos.

Debemos saber neutralizar los efectos negativos de las situaciones exteriores. Los agentes externos van desde el frío y el calor extremos, la contaminación, el ruido… hasta la soledad, las agresiones, los insultos o el desamor, entre otros.

La Psiconeuroinmunología es el estudio de las interrelaciones mente-cuerpo y sus implicaciones en la salud de la persona. Trabaja desde una perspectiva interdisciplinar aglutinando diversas ramas relacionadas con la salud integral. Existen numerosos estudios científicos que muestran la relación bidireccional entre el sistema nervioso, el inmune y las emociones.

Cuando experimentamos una emoción, ésta se refleja en nuestra cara y lo mismo sucede cuando uno le planta cara al dolor: sentimos lo que se refleja en nuestra cara. De ahí la frase “la cara es el espejo del alma”.

Fruncir el ceño activa la secreción de hormonas del estrés que inhiben al sistema inmune y elevan la presión sanguínea. En esta situación se favorecen la depresión y los estados de ansiedad. Contrariamente, sonreír inhibe la secreción de hormonas del estrés y aumenta la producción de endorfinas y de linfocitos T; es decir sube las defensas.

¡Sonriamos a la vida!

La libertad de vacunación I

shutterstock_186335381_vaccination

¡Vacunar o no vacunar, ésta es la cuestión!

Vacunar es una decisión personal e intransferible de los padres. Antes de decidir tenemos que valorar los riesgos reales de las enfermedades vacunables, la necesidad de la vacunación, sus beneficios personales y sociales, así como los riesgos que conlleva su aplicación y las alternativas posibles.

Vacunar es inocular elementos microbianos o virales de toxicidad atenuada, con el fin de provocar una enfermedad ligera y en principio benigna e inaparente, susceptible, por reacción defensiva del organismo, de proteger a éste contra un ataque ulterior de la enfermedad. En ese caso se habla de inmunización.

No vacunar a los niños trasciende el hecho físico en sí. Significa, ante todo, una responsabilidad que asumen los padres frente a sus hijos y la sociedad. Implica una actitud de toma de conciencia en lo relativo a los hábitos de vida, alimentación y entorno.

Por otro lado, vacunar supone también un ejercicio de responsabilidad por los problemas que pueden aflorar como consecuencia de la hiperestimulación del sistema inmune, todavía inmaduro, en etapas tan tempranas en los niños.
SIGUE LEYENDO

Harina blanca y vida corta

¿Sabías que cuanto más tiempo transcurre entre la molienda del trigo y el consumo de la harina, esta es más perjudicial para la salud?

A principios del siglo XIX, en pruebas de alimentación con animales, el científico francés M. Magendie descubrió que la harina blanca refinada no permite la expresión de la vida. Concluyó que “un perro alimentado por tiempo indefinido con pan blanco y agua, no vive más allá de los 50 días, mientras que un perro alimentado con pan tosco de cebada como el que comen los soldados, vive y mantiene la salud”.

En la misma línea, la doctora Kousmine en su libro ¡Salve su cuerpo! corrobora que “el grano de trigo triturado y transformado en harina deja de estar vivo. La harina blanca es un alimento muerto, se conserva bien, de hecho, los roedores no se alimentan de ella, el instinto les lleva a evitarla, no la tocan” Y continúa diciendo: “los ratones criados con harina molida hace más de 6 semanas se crían mal y tampoco es posible criar pollos con harina vieja. No ocurre lo mismo, sin embargo, si la harina es integral y recién en molida”.

Los ejércitos romanos de antaño salían de campaña llevando consigo trigo y mijo en grano, así como una muela por unidad de ejército, llamada cohorte. La molienda se efectuaba todos los días. Cada soldado recibía setecientos cincuenta gramos de cereales por día…

Es importante comprender que, al moler el grano, muchos compuestos vitales se oxidan y por lo tanto no favorecen la vida. De este modo, si además la refinamos el resultado acaba siendo un alimento muerto.

Las respuestas de Elena nº 14: desaparición del apetito sexual

Man-in-Pain-from-a-Cluster-Headache-1-768x512

Hoy comparto con vosotros la pregunta de Mikel, un paciente que acudió a mi consulta por un problema de psoriasis.

Hola Elena, desde que he cambiado mis hábitos alimenticios estoy experimentando muchos cambios positivos en todos los planos: me canso menos, hago mucho mejor la digestión, tengo menos estrés… pero mi deseo sexual se ha apagado por completo. ¿Es posible que lo que me está pasando lo produzca la nueva dieta? ¿Me puedes ayudar?
SIGUE LEYENDO