Archivo de la etiqueta: Azúcar

Azúcar y delincuencia

Hace más de 20 años se hizo un estudio en el Centro de Detención de Tidewater (Virginia) de modificación de la dieta, para observar la influencia en el comportamiento antisocial. Se eliminó el azúcar en las comidas y en los bocadillos de los reclusos, se retiraron las máquinas de refrescos azucarados y se incluyeron alimentos naturales.

Después de tres meses, se observó que los reclusos que siguieron una dieta modificada, presentaban una incidencia un 45 por ciento menor en actos de indisciplina y en comportamiento antisocial, que el grupo de control. Al año siguiente, se hicieron estudios adicionales que demostraron, que después de suprimir el azúcar había una reducción del 82 por ciento en los asaltos, un 77 por ciento en los robos, un 65 por ciento de disminución en conducta desordenada y de un 55 por ciento en actos de indisciplina.

Los efectos del azúcar refinado van mucho más allá que el aumento de peso o el desarrollo de la caries dental. El azúcar como tal no existe en la naturaleza, es un «comestible refinado» que se obtiene mediante procesos industriales y que no debería estar presente en nuestra mesa.

Ni azúcar, ni sustitutos

Muchas personas, después de haber leído acerca de los efectos perjudiciales del azúcar, quieren dejarlo y buscan sustitutos. Pero igual que cuando dejamos de tomar leche de vaca, no la sustituimos por otra, con el azúcar deberíamos hacer lo mismo.

La decisión muchas veces no es fácil ya que la industria alimentaria nos ofrece alternativas supuestamente saludables como:

  • edulcorantes químicos que no engordan
  • azúcares exóticos a los que se les atribuyen múltiples bondades
  • azúcares integrales que no tienen grandes diferencias con el blanco
  • panela que aunque es un alimento tradicional, sigue siendo azúcar
  • stevia que tiene efectos adversos que no se citan
  • alcoholes extraídos de la madera de abedul tolerados por los diabéticos
  • miel de abejas que puede producir reacciones alérgicas, etc.

Aunque algunos de los productos citados tengan más vitaminas y minerales que el azúcar blanco o sus azúcares sigan una ruta metabólica que no requiere insulina, no son alternativas para utilizar a diario en ningún caso.

Debemos reconocer el sabor natural de los alimentos sin necesidad de maquillarlos. La repostería casera, aunque la elaboremos con harina integral y grasas saludables, sigue siendo repostería, es decir un comestible que está muy lejos de las frutas y verduras de sabor naturalmente dulce.

Igual que la cafeína y el alcohol, los dulces los deberíamos dejar para ocasiones especiales en lugar de engañarnos buscando sustitutos.

La mejor estrategia para dejar el azúcar es enseñar al paladar a reconocer el sabor real de los alimentos.

Hábitos alimenticios actuales y sus repercusiones en la salud II

381504

Hoy continuamos describiendo algunos de los cambios más importantes acerca de la forma de comer en el último siglo, para comprender la magnitud de dicha evolución en la aparición de las enfermedades de la civilización.

Continuación del post: Hábitos alimenticios actuales y sus repercusiones en la salud I

Recordamos que somos una sociedad de exceso, consumimos todo tipo de bienes como nunca se ha hecho en la historia, y sobre todo alimentos. Sólo nos tenemos que comparar con las sociedades tradicionales o con los países denominados en vías de desarrollo. Continuamos describiendo los excesos alimenticios que comenzamos en el  post anterior.

Exceso de conservas y alimentos refinados

La mayoría de los alimentos procesados por la industria alimentaria están de una u otra forma desnaturalizados. Han perdido gran parte de sus vitaminas, minerales y energía vital, es decir, la capacidad de germinar, como en el caso de los granos, al transformarse en harina. Además, contienen aditivos cuya inocuidad no está demostrada. Aconsejamos por tanto, sustituir los alimentos refinados por los integrales, que además, son más sabrosos.
SIGUE LEYENDO

Hábitos alimenticios actuales y sus repercusiones en la salud I

hamburger-fast-food-french-fries-Favim.com-483020

A lo largo de los últimos 80 años hemos asistido a un cambio enorme en lo que se refiere a nuestra forma de comer. A la vez que han cambiado nuestros hábitos alimenticios, han aparecido más de 200 enfermedades nuevas, llamadas de la civilización,  que afectan de modo particular a los habitantes de los países desarrollados.

Los cereales, que han sido la base de la alimentación de todas las civilizaciones que nos han precedido, han desaparecido de nuestra mesa a excepción del trigo y del arroz. Las legumbres que siempre se tomaban combinadas con ellos, también han caído en desuso.

En la actualidad, el consumo de pan es cinco veces menor que hace un siglo y los cereales del pasado, que eran integrales, han sido sustituidos por los refinados.

Mientras se dejan de lado los alimentos tradicionales, se introducen a diario las frutas, productos lácteos y huevos. La cantidad de carne que se come se multiplica por cinco y el del azúcar por 15. Las conservas y los alimentos procesados pasan a ocupar un papel muy importante en nuestra alimentación.
SIGUE LEYENDO