Archivo de la etiqueta: Azúcar

Los efectos nocivos del azúcar V

Con este post terminamos la enumeración de los efectos nocivos del azúcar que es imprescindible conocer para aprender a cultivar la salud desde un cambio en la forma de alimentarse.

Continuación del post: Los efectos nocivos del azúcar IV

Azúcar y parálisis infantil

El doctor B. Sandler en su libro: «Alimentación especial para prevenir la parálisis infantil», explica que en tiempo de epidemia, los niños no deben tomar azúcar,  alimentos azucarados, ni harinas refinadas. En el libro, se refiere a la poliomielitis y otras enfermedades víricas.

Las consideraciones de Sandler deben ser aplicadas en cualquier momento, no sólo en tiempos riesgo de infección vírica. Además se sabe que la capacidad de fagocitosis de las bacterias, función llevada a cabo por los glóbulos blancos, está en proporción inversa al consumo de azúcar. Dicho de otra manera, el azúcar debilita al sistema inmunitario.

Azúcar y lesiones hepáticas, sobrepeso y más

Actualmente se sabe que el azúcar puede conducir a una condición de hígado graso semejante a la que produce el alcohol. También se ha comprobado que a igualdad de calorías tomar azúcar engorda más que tomar hidratos de carbono provenientes de los alimentos naturales, porque se absorbe más rápidamente. Así mismo el consumo de azúcar favorece el acné y otras alteraciones en el metabolismo de las grasas.
SIGUE LEYENDO

Los efectos nocivos del azúcar IV

La avidez por la glucosa de las células cancerosas y el crecimiento de los tumores se potencian mutuamente. De hecho, hoy se sabe que la glucosa favorece el crecimiento de las células tumorales in vitro, y que la retirada de este nutriente las mata.

Continuación del post: Los efectos nocivos del azúcar III

Azúcar y calcio

La afirmación de que los niños que consumen dulces tienen una tendencia a la debilidad corporal está realmente fundamentada. Con la sustracción de vitaminas del grupo B aparecen problemas de irritabilidad, falta de concentración e hipercinesia y con el déficit mineral que conlleva su consumo nos encontramos con un crecimiento de los huesos en longitud pero con menos densidad ósea.

Así nos hallamos con una generación de adolescentes «tipo espárrago», es decir: altos y frágiles, con problemas de espalda, tendencia a fracturas espontáneas, etcétera.

A esta conclusión llegó el director del Instituto Patológico de la Academia de Medicina de Osaka tras 10 años de estudio y experimentación.

Para ello estuvo alimentando a conejos jóvenes añadiéndoles a la dieta una mínima cantidad de azúcar. Al cabo de 146 días observó cambios en su sistema óseo en forma de fracturas espontáneas y doblamiento de los huesos que estaban tan debilitados que incluso se podían cortar con un cuchillo. Los huesos habían perdido una considerable cantidad de calcio siendo por otra parte mucho más alargados que de costumbre, lo que recordaba ciertamente al desmesurado crecimiento óseo de muchos de nuestros  adolescentes.

Comparando la cantidad de azúcar que se les suministraba a los conejos según su tamaño y peso, podríamos decir que con seis gramos de azúcar al día en niños de seis años y unos 20 kilos de peso ya observaríamos alteraciones óseas.
SIGUE LEYENDO

Los efectos nocivos del azúcar III

En el post de hoy continuamos desgranado más efectos nocivos del azúcar, algunos poco conocidos por la mayoría.

Continuación del post: Los efectos nocivos del azúcar II

Azúcar y caries

El dato que ofrecemos a continuación nos debe hacer reflexionar: en los países más industrializados el 97 por ciento de los niños menores de 10 años padece caries, este hecho no es una casualidad, sino el resultado directo de la forma de alimentación moderna.

En octubre de 1.998 en un estudio publicado en el número 6 del Boletín de Información Dental que editaba el Consejo General de Odontólogos y Estomatólogos de España, se aseguraba que: «el azúcar no era responsable de la caries, sino que ésta se debe a las bacterias que se desarrollan en la boca por falta de las medidas higiénicas adecuadas».

Informaciones como esta han llevado a muchas personas a pensar que, si te limpias los dientes, puedes tomar los dulces que quieras.

Afortunadamente, cada vez aparecen más informes médicos en la prensa diaria relacionando el consumo de azúcar con la aparición de caries dental. Es por ello que quizás este sea uno de los peligros más conocidos del azúcar.

Está demostrado que las comidas dulces a base de azúcar y harina blanca sobre todo, poseen una elevada capacidad de adherencia y fijación sobre la cubierta externa del diente, a diferencia de los hidratos de carbono existentes en los alimentos naturales.
SIGUE LEYENDO

Los efectos nocivos del azúcar II

Más allá de producir caries o de favorecer la obesidad, el azúcar está implicado en numerosos desórdenes de los que la arteriosclerosis y los trastornos mentales no son más que una muestra.

Continuación del post: Los efectos nocivos del azúcar I

Azúcar y trastornos mentales

Aunque es bien conocida la relación que existe entre las vitaminas del grupo B y de forma particular la vitamina B1 y el metabolismo del sistema nervioso, hoy queremos destacar el informe que publicó el investigador americano Dr. Wilder. Hizo un estudio con 1.500 pacientes en una institución para enfermos mentales. Se les suministró una dieta completa excepto la vitamina B1. A las pocas semanas aparecieron trastornos psíquicos que desaparecieron al volver a suministrar alimentos ricos en esta vitamina.

Él mismo resumió su informe advirtiendo de los peligros de una dieta pobre en esta vitamina y afirmando que las necesidades diarias de este nutriente no se cubren consumiendo cereales refinados como el pan blanco. Evidentemente, las necesidades de esta vitamina aumentan de forma proporcional a la ingesta de azúcar por lo que en nuestra sociedad la situación de agrava aún más.
SIGUE LEYENDO

Los efectos nocivos del azúcar I

Hoy comenzamos una serie de post en los que profundizamos en los efectos nocivos del azúcar: un polvo blanco que no existe en la naturaleza y cuyo consumo es alarmante.

En las últimas décadas la cantidad de azúcar que tomamos ha aumentado de forma importante. Este consumo no es sólo directo, sino formando parte de postres, refrescos, helados, conservas, etcétera.

En la información sin procesar de la mayoría de los españoles, (esa de he leído en alguna parte… o dicen que…) están frases como «el azúcar es imprescindible» o esa otra que popularizo Francisco Grande Cobián en un anuncio televisivo donde afirmaba que «el cerebro necesita azúcar».

Lo que en realidad necesitamos, y es imprescindible, es la glucosa. El deterioro de la salud en relación al consumo de azúcar es una muestra clara de la confusión existente entre glucosa, azúcar, almidón e hidratos de carbono, que es intencionada con toda seguridad.
SIGUE LEYENDO

Azúcar y delincuencia

Hace más de 20 años se hizo un estudio en el Centro de Detención de Tidewater (Virginia) de modificación de la dieta, para observar la influencia en el comportamiento antisocial. Se eliminó el azúcar en las comidas y en los bocadillos de los reclusos, se retiraron las máquinas de refrescos azucarados y se incluyeron alimentos naturales.

Después de tres meses, se observó que los reclusos que siguieron una dieta modificada, presentaban una incidencia un 45 por ciento menor en actos de indisciplina y en comportamiento antisocial, que el grupo de control. Al año siguiente, se hicieron estudios adicionales que demostraron, que después de suprimir el azúcar había una reducción del 82 por ciento en los asaltos, un 77 por ciento en los robos, un 65 por ciento de disminución en conducta desordenada y de un 55 por ciento en actos de indisciplina.

Los efectos del azúcar refinado van mucho más allá que el aumento de peso o el desarrollo de la caries dental. El azúcar como tal no existe en la naturaleza, es un «comestible refinado» que se obtiene mediante procesos industriales y que no debería estar presente en nuestra mesa.

Ni azúcar, ni sustitutos

Muchas personas, después de haber leído acerca de los efectos perjudiciales del azúcar, quieren dejarlo y buscan sustitutos. Pero igual que cuando dejamos de tomar leche de vaca, no la sustituimos por otra, con el azúcar deberíamos hacer lo mismo.

La decisión muchas veces no es fácil ya que la industria alimentaria nos ofrece alternativas supuestamente saludables como:

  • edulcorantes químicos que no engordan
  • azúcares exóticos a los que se les atribuyen múltiples bondades
  • azúcares integrales que no tienen grandes diferencias con el blanco
  • panela que aunque es un alimento tradicional, sigue siendo azúcar
  • stevia que tiene efectos adversos que no se citan
  • alcoholes extraídos de la madera de abedul tolerados por los diabéticos
  • miel de abejas que puede producir reacciones alérgicas, etc.

Aunque algunos de los productos citados tengan más vitaminas y minerales que el azúcar blanco o sus azúcares sigan una ruta metabólica que no requiere insulina, no son alternativas para utilizar a diario en ningún caso.

Debemos reconocer el sabor natural de los alimentos sin necesidad de maquillarlos. La repostería casera, aunque la elaboremos con harina integral y grasas saludables, sigue siendo repostería, es decir un comestible que está muy lejos de las frutas y verduras de sabor naturalmente dulce.

Igual que la cafeína y el alcohol, los dulces los deberíamos dejar para ocasiones especiales en lugar de engañarnos buscando sustitutos.

La mejor estrategia para dejar el azúcar es enseñar al paladar a reconocer el sabor real de los alimentos.

Hábitos alimenticios actuales y sus repercusiones en la salud II

381504

Hoy continuamos describiendo algunos de los cambios más importantes acerca de la forma de comer en el último siglo, para comprender la magnitud de dicha evolución en la aparición de las enfermedades de la civilización.

Continuación del post: Hábitos alimenticios actuales y sus repercusiones en la salud I

Recordamos que somos una sociedad de exceso, consumimos todo tipo de bienes como nunca se ha hecho en la historia, y sobre todo alimentos. Sólo nos tenemos que comparar con las sociedades tradicionales o con los países denominados en vías de desarrollo. Continuamos describiendo los excesos alimenticios que comenzamos en el  post anterior.

Exceso de conservas y alimentos refinados

La mayoría de los alimentos procesados por la industria alimentaria están de una u otra forma desnaturalizados. Han perdido gran parte de sus vitaminas, minerales y energía vital, es decir, la capacidad de germinar, como en el caso de los granos, al transformarse en harina. Además, contienen aditivos cuya inocuidad no está demostrada. Aconsejamos por tanto, sustituir los alimentos refinados por los integrales, que además, son más sabrosos.
SIGUE LEYENDO