Todas las entradas de: Elena

Libertad de vacunación II

vacunas

Hoy continuamos con la descripción de las enfermedades infantiles vacunables valorando su gravedad e incidencia así como el riesgo/beneficio de las vacunas en cada una de ellas. 

Continuación del post: La libertad de vacunación I

Rubeola

Es una enfermedad benigna tanto en las niñas como en los niños. Su sintomatología es la de un catarro pero con una manifestación cutánea en forma de puntos o manchas rojizas, así como inflamación de los ganglios linfáticos.

No se conocen complicaciones importantes en esta enfermedad eruptiva, y las que se producen pasan desapercibidas a menudo. Pero conlleva un riesgo real y cierto de malformaciones del embrión en mujeres embarazadas que contraen esta enfermedad durante el embarazo. Sería lógico por tanto tomar medidas tendentes a evitar las malformaciones. La vacunación, sin presentar efectos secundarios de importancia, puede ser eficaz en la mujer en edad de procrear que no tenga un nivel suficiente de anticuerpos, sin embargo no sería justificable su administración durante la infancia y menos aún a niños varones.
SIGUE LEYENDO

Limitaciones del método científico

cientifica

Hoy comparto con vosotros la importancia de la perspectiva a la hora de contemplar cualquier fenómeno, tanto en la en la salud humana como en el universo. Si queremos analizar la relación entre la alimentación y la salud por ejemplo, debemos ser capaces de ver a la vez el detalle y el contexto. Tan sólo esa forma de apreciación nos permite comprender la integridad biológica. 

Colbin, Campbell y Chen Junshi, directores del Estudio de Salud de China en 2005, ya constataron que la mayor parte de las enfermedades humanas son resultado de la exposición a numerosos factores, durante largos periodos de tiempo.
SIGUE LEYENDO

Las respuestas de Elena nº 15: frío excesivo

frio

Hoy comparto con vosotros la pregunta de Mari Luz, una paciente que acudió a mi consulta por un problema de tiroiditis autoinmune.

Hola Elena, todavía no me toca la revisión con el endocrino y no podemos por tanto valorar la evolución de la TSH, pero estoy muy contenta con el cambio de alimentación ya que otros aspectos de mi salud que son fácilmente comprobables han mejorado de forma sustancial. Por ejemplo, mi estreñimiento ha desaparecido y duermo profundamente, sin contar con que se ha esfumado la ansiedad con la comida que tenía antes… Pero, Elena, ¡estoy helada todo el día!

Teóricamente no como alimentos enfriadores, por eso no logro comprender por qué tengo tanto frío. ¿Me puedes orientar?
SIGUE LEYENDO

La psiconeuroendocrinoinmunología

¿La mente influye en la salud? Una vez más surge la eterna pregunta que nos hacemos todo@s: ¿Qué es primero, la mente o el cuerpo?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud como la capacidad plena de gozar y disfrutar de la vida. Si no tenemos capacidad para poder crear respuestas ante las situaciones que nos afectan tanto en el plano físico como el emocional, enfermamos.

Debemos saber neutralizar los efectos negativos de las situaciones exteriores. Los agentes externos van desde el frío y el calor extremos, la contaminación, el ruido… hasta la soledad, las agresiones, los insultos o el desamor, entre otros.

La Psiconeuroinmunología es el estudio de las interrelaciones mente-cuerpo y sus implicaciones en la salud de la persona. Trabaja desde una perspectiva interdisciplinar aglutinando diversas ramas relacionadas con la salud integral. Existen numerosos estudios científicos que muestran la relación bidireccional entre el sistema nervioso, el inmune y las emociones.

Cuando experimentamos una emoción, ésta se refleja en nuestra cara y lo mismo sucede cuando uno le planta cara al dolor: sentimos lo que se refleja en nuestra cara. De ahí la frase “la cara es el espejo del alma”.

Fruncir el ceño activa la secreción de hormonas del estrés que inhiben al sistema inmune y elevan la presión sanguínea. En esta situación se favorecen la depresión y los estados de ansiedad. Contrariamente, sonreír inhibe la secreción de hormonas del estrés y aumenta la producción de endorfinas y de linfocitos T; es decir sube las defensas.

¡Sonriamos a la vida!