Recetas

Publico recetas con la finalidad de transmitir el poder de transformación de la cocina. El uso del agua, el fuego y la sal, así como los tipos de corte de las verduras y la combinación de los distintos tipos de alimentos, nos permiten transmutar los ingredientes de partida; no sólo desde el punto de vista gustativo y sensorial, sino desde el punto de vista energético. Esto nos permite aumentar la vitalidad, la resistencia, recuperarnos de la enfermedad y mucho más. La cocina energética no sólo nutre, además vitaliza; es un auténtico taller de alquimia.

Bolas onigiri

El onigiri es un plato tradicional que se remonta al Japón del siglo XI. El registro más común es que los samuráis llevaban bolas onigiri como “bocadillo” a las batallas.

Esto se debe principalmente al hecho de que las bolas onigiri se pueden conservar durante un largo período de tiempo por lo que no es necesario comerlas de inmediato, como ocurre con muchos alimentos cocinados. En otras palabras, son un gran recurso.

Son un excelente aporte de hidratos de carbono de absorción lenta, que nos los proporciona el arroz integral, así como de proteínas vitaminas y minerales, que nos aporta el alga nori. A esto le sumamos el efecto inmunoestimulante y antifatiga de la ciruela umeboshi.

La combinación de sus ingredientes junto a la forma de preparación hace de este preparado un gran recurso para aumentar la resistencia, tanto física como mental.

Ingredientes:

Modo de preparación:

Lavamos el arroz integral en varias aguas y lo escurrimos en un colador. Una vez limpio, lo ponemos en una olla a presión con dos partes y media de agua filtrada o embotellada por cada parte de arroz, añadimos un poco de sal marina. Cuando la olla alcanza el punto de presión se baja el fuego, se mantiene bajo durante 45 minutos y lo dejamos reposar 15 minutos más.

El arroz debe quedar un poco pastoso porque se maneja mucho mejor para hacer las bolas.

Esperamos a que el arroz se enfríe un poco y cuando está todavía templado, nos mojamos las manos y vamos dando forma a una bola apretando bien; el tamaño es el que cabe entre las manos. Podemos hacer media docena.

A continuación, con el mango de una cucharilla, hacemos un pequeño orificio en cada bola para introducir una pequeña cantidad de puré de umeboshi (como de una avellana más o menos). Volvemos a dar forma a las bolas apretando bien con las manos húmedas.

Cuando ya tenemos rellenadas las 6 bolas, tostamos ligeramente a la llama varias láminas de alga nori y las cortamos en cuatro partes. Nos humedecemos las manos y colocamos un trozo del alga en la palma de la mano, ponemos encima la bola y cubrimos la bola con otro trozo de alga. Apretamos bien con las manos para conseguir que el alga se adhiera al arroz.

El resultado son unas bolas negras muy fáciles de transportar y de conservar, son un recurso que, como decíamos antes, proporciona mucha resistencia ya que el puré de umeboshi, además de actuar como conservante, alcaliniza el medio interno y es por tanto un gran defatigante.

Nota:

En YouTube hay muchos tutoriales de cómo hacer las bolas onigiri, elegir exclusivamente el que muestre la forma de preparación e ingredientes que describo en la receta.

Desayuno para deportistas

Esta receta es un ejemplo de cómo utilizar los tres cereales más importantes en la práctica deportiva.

Ingredientes:

Modo de preparación:

Lavamos el mijo en varias aguas y lo escurrimos en un colador. Podemos secarlo con un paño de cocina si lo deseamos. Hacemos lo mismo con el resto de los cereales.

A continuación, los tostamos por separado en una sartén en seco hasta que desprendan un agradable olor y adquieran un color ligeramente dorado.

Ponemos a cocer una parte de la mezcla de los cereales con cuatro partes de agua filtrada o embotellada en una olla a presión.

Añadimos sal marina, tapamos la olla y cuando alcanza el punto de presión bajamos el fuego al mínimo, intercalamos una placa difusora y mantenemos la cocción a fuego lento durante dos horas.  Dejamos reposar quince minutos.

A continuación, pasamos la mezcla por un pasapurés con el paso más grueso o más fino, según el gusto.

Aderezamos con una cucharadita de gomasio por ración justo antes de tomarlo.

Nota:

Se puede preparar la crema para varios días, se conserva bien en el frigorífico.

Ensalada de algas hiziki con endivias

Hoy os ofrecemos un plato ligero, enriquecido con algas y otros ingredientes saludables.

Ingredientes:

 Para el aliño:

Lavamos las algas en abundante agua y las escurrimos en un colador. Las ponemos en remojo con agua filtrada o embotellada al menos una hora. A continuación, las hervimos a fuego medio hasta que se evapore el agua del remojo. Así preservamos todo el contenido mineral.

Mientras se enfrían, pelamos y rallamos las zanahorias, las amasamos con un poco de sal y las ponemos en una prensa de verduras una media hora.  Por último, lavamos las endivias y separamos las hojas.

Preparamos el aliño en un mortero mezclando bien el aceite, el vinagre, la malta y el jengibre.

Disponemos las endivias en una fuente redonda, ponemos sobre cada hoja una pequeña cantidad de zanahoria rallada y encima un poco de alga hiziki hervida.

Añadimos el aliño por encima cinco minutos antes de servir.

Dieta normalizadora del intestino

Es época de vacaciones y en muchas ocasiones nuestro viaje se complica por una alteración del tránsito intestinal. Hoy os ofrecemos un recurso al alcance de cualquiera para una pronta recuperación de una diarrea estival.

Dependiendo de la gravedad de la diarrea comenzaremos por hacer la dieta al pie de la letra o elegiremos los diferentes menús según nuestras preferencias.

La duración de la dieta estará en función de la necesidad de cada uno, en cuanto los síntomas remitan podremos retomar la dieta normal.
SIGUE LEYENDO

Pastel de mijo alimonado

Hoy os presentamos una pastel sin leche, harina ni azúcar.

Ingredientes:

  • Un bol de mijo
  • ¾ de bol de cuscús
  • ¾ de bol de pasas sultanas
  • ½ bol de almendras
  • ¾ de bol de malta de cebada
  • Una cucharita de café de vainilla en polvo
  • Aceite de girasol de primera presión
  • El zumo de dos limones ecológicos y la ralladura de su piel
  • Sal marina
  • Agua filtrada o embotellada

Lavamos bien el mijo y lo ponemos a hervir con tres boles de agua filtrada o embotellada y una pizca de sal marina. Cuando alcance el punto de ebullición, bajamos el fuego al mínimo y lo mantenemos 20 minutos con tapa, para que se quede blandito.

Una vez cocido, añadimos la malta de cebada y lo dejamos en el fuego 5 minutos más.

Mientras, ponemos en otra cazuela un bol de agua y una pizca de sal marina y cuando comience a hervir añadimos el cuscús, ponemos el fuego al mínimo y lo mantenemos 5 minutos. A continuación, añadimos el zumo de limón con la ralladura y la vainilla.

Picamos las almendras, untamos el molde con aceite de girasol y calentamos el horno. Mezclamos el mijo con el cuscús y las almendras y añadimos las pasas bien lavadas. Rellenamos el molde con la mezcla y horneamos a fuego medio 45 minutos. Dejamos enfriar y lo desmoldamos. El resultado es como un budín que puede servirse caliente, templado o frío.

Zumo de manzana con canela

Hoy os presentamos una deliciosa bebida estival preparada con ingredientes ecológicos.

Ingredientes:

Ponemos agua filtrada o embotellada a hervir y cuando esté a punto de ebullición añadimos una cucharadita de té por taza. Lo mantenemos a fuego mínimo diez minutos y lo colamos.

A continuación, ponemos dos boles de té en una cazuela junto con los tres boles de zumo de manzana y la canela.

Mantenemos el fuego suave durante un par de minutos y ya está listo para servir.

Si preferimos tomarlo frío haremos la preparación con antelación.

Croquetas de garbanzos

Una forma de comer legumbres un poco más laboriosa que los garbanzos de siempre, pero más divertida. Útil sobre todo si tenemos niños o en personas que necesitan dar variedad a sus platos.

Ingredientes:

Lavamos bien los garbanzos y los ponemos en remojo con agua filtrada o embotellada la noche anterior. Descartamos el agua del remojo, los enjuagamos y los cocinamos en la olla a presión con agua filtrada o embotellada y sin sal.

Cuando la olla alcanza el punto de presión, bajamos el fuego al mínimo y mantenemos la cocción unos 40 minutos.  Una vez cocidos retiramos el caldo para su uso posterior como fondo de sopa, o para hervir unas verduras, etc.

Mientras se cuecen los garbanzos, cortamos la cebolla en dados muy pequeños y la saltemos en una sartén con un poco de aceite y sal marina.

Trituramos los garbanzos aplastándolos con un tenedor de forma que nos quede una pasta. Los añadimos al sofrito de la cebolla junto con una pequeña cantidad de copos de avena para que la masa sea más manejable. Sazonamos con un poco de tamari y mantenemos el fuego bajo unos cinco minutos. Dejamos enfriar un poco la masa.

Damos forma a las croquetas y las pasamos por las semillas de sésamo a modo de «pan rallado». Las podemos freír en abundante aceite y al sacarlas de la sartén las colocaremos sobre un papel absorbente, o meterlas al horno a gratinar, según el gusto.

En ambos casos las tomaremos calientes con unas gotitas de tamari por encima y acompañadas de algunas verduras escaldadas o unas zanahorias ralladas con unas hojitas de endivias.

Salteado de seitán al estilo chino

El seitán es una forma tradicional de consumir proteínas vegetales. Se obtiene a partir del trigo. Estamos ante un sustituto de la carne. ¡Prueba la receta!

Ingredientes:

  • Dos puerros
  • Una zanahoria
  • Media taza de judías verdes cocidas
  • Media taza de maíz en grano cocido
  • Un puñado de germinados de soja
  • Un paquete de seitán
  • Dos cucharadas soperas de semillas de sésamo tostadas
  • Aceite de sésamo
  • Sal marina
  • Una cucharadita de tamari
  • Una cucharada sopera de jugo de jengibre fresco

Cortamos los puerros en aros, los sazonamos con un poco de sal marina y los salteamos durante tres minutos.

Cortamos la zanahoria en rodajas, la sazonamos y la añadimos a la sartén manteniendo el salteado otros seis minutos.

Incorporamos las judías verdes, el maíz, los germinados y el seitán cortado en tiras finas.

Rehogamos todo cuatro o cinco minutos más y a continuación, añadimos el tamari y el jugo de jengibre. Decoramos con las semillas de sésamo tostado y está listo para servir.

Nota:

Para obtener el jugo de jengibre fresco es muy útil un rallador de porcelana.

 

Té kukicha con kuzu y umeboshi

La combinación de estos tres productos preparados como indicamos a continuación es un remedio de gran ayuda para fortalecer tanto la función digestiva, como inmunitaria, así como para aumentar la resistencia y neutralizar la fatiga.

Ingredientes:

Para hacer el té kukicha ponemos agua filtrada o embotellada a hervir y cuando esté a punto de ebullición añadimos una cucharadita de té por taza. Lo mantenemos a fuego mínimo diez minutos, lo colamos y dejamos que se enfríe. Se puede preparar una cantidad abundante para varias tomas.

Cuando el té esté frío disolvemos una cucharadita de kuzu por taza. El resultado es un líquido de color lechoso. Es importante que el té esté frío, ya que al disolver el kuzu en caliente se forman grumos.

A continuación, añadimos a la mezcla una cucharadita de postre de puré de umeboshi. Lo desleímos con ayuda de un colador hasta que esté bien deshecho.

Ponemos la mezcla en un cazo y la calentamos removiendo hasta que cambie de color y llegue al punto de ebullición. El resultado tiene la consistencia de una sopa salada un poco espesa.

Ayuda para principiantes:

Como el sabor y la consistencia son un poco extraños, puedes ir haciendo variaciones hasta conseguir una mezcla agradable de tomar.

  • El kuzu hace que la consistencia sea más o menos espesa y no añade sabor.
  • El puré de umeboshi permite que la mezcla sea más o menos salada.
  • El té da como resultado un toque más amargo cuando se hace más cargado, y más suave si se hace más diluido.

Frecuencia de consumo:

Los adultos pueden tomar una o dos tazas al día dependiendo de su condición, pero en ningún caso el preparado debe sustituir a unos buenos hábitos alimenticios.

Para los niños:

Las proporciones de té y de kuzu son las mismas que para los adultos, pero por su alto contenido en sal, debemos dosificar la cantidad de puré de umeboshi.

En niñ@s menores de seis meses el remedio lo debe tomar la madre, en dosis de adulto, si está dando pecho.

En niñ@s menores de un año usar un cuarto de cucharadita de moka de puré de umeboshi.

En niñ@s menores de cuatro años usar media cucharadita de moka de puré de umeboshi.

En niñ@s de cuatro a seis años usar tres cuartos de cucharadita de moka de puré de umeboshi.

En niñ@s a partir de los seis años usar una cucharadita de moka de puré de umeboshi.

Tarta de ciruelas pasas

Hoy compartimos una receta para aquellos amantes de los dulces que quieren cuidar su salud. Un pastel sin leche, harina ni azúcar.

Ingredientes:

Tostamos la sémola de maíz en una sartén y la dejamos enfriar en una fuente. A continuación, cortamos las ciruelas en dos y les quitamos los huesos.

Llevamos a ebullición el zumo de manzana con la sal y añadimos la polenta removiendo para evitar los grumos. Dejamos reposar entre 5 y 10 minutos.

Aceitamos ligeramente el fondo y los bordes de una sartén. Disponemos las ciruelas en la sartén como para una tarta, a continuación, añadimos las almendras machacadas y la mitad de la malta de cebada

Una vez hemos cubierto el fondo de la sartén vamos echando la sémola aplastándola bien y la ponemos a fuego muy bajo durante 45 minutos. Podemos intercalar un difusor para evitar que se nos queme.

Apagamos el fuego y la dejamos reposar durante 10 o 15 minutos antes de desmoldar y darle la vuelta en un plato (como se hace con la tortilla).

Dejamos enfriar antes de servir.

Se debe preparar de víspera para obtener la consistencia adecuada. En el momento de tomarla añadimos por encima la miel de cebada restante a modo de cobertura