Alimentos

Escribo sobre monografías de alimentos, abordando a la vez los aspectos nutricionales, de composición química, de la materia, de la estructura y además, de los aspectos bioenergéticos que son los que nos permiten entender su comportamiento en el cuerpo, su energía, su función. La visión materia-energía es una visión holística, integradora, imprescindible para un abordaje del poder curativo de los alimentos.

Y si no tomo leche, ¿qué desayuno?

Esta pregunta es cada vez más frecuente en los ámbitos nutricionales ya que los efectos adversos de la leche son cada vez más conocidos y comprobados. Existen muchas alternativas saludables como explicamos a continuación.

Algunas corrientes nutricionales afirman que es saludable desayunar zumos y/o batidos de frutas. En nuestro caso no los recomendamos al tratarse de alimentos muy ricos en azúcares rápidos y altamente enfriadores. Es importante contemplar todos los alimentos no solo por su composición química, sino también por sus características bioenergéticas, y una de ellas es el concepto frío/calor. No olvidemos que somos animales de sangre caliente.

Hay un sinfín de bebidas vegetales que se pueden consumir en lugar de la leche de vaca, todas ellas más ligeras y nutricionalmente más sanas.  No se trata de sustituir la leche de vaca por una bebida vegetal, sino de tener diferentes opciones de bebidas saludables.

Quiero proponeros tres alternativas saludables frente a los típicos desayunos.

  1. Desayuno  tipo «café con leche y tostada»

Por encima de todos, el más común en nuestro país. Como alternativa al café con leche y tostadas proponemos un café de cereales o un té (kukicha, mú, verde) con unas rebanadas de pan integral de levadura madre o tortas de cereales, acompañadas de aceite de primera presión (oliva, sésamo, semillas) o crema de frutos secos (almendras, cacahuetes, tahín). Ocasionalmente podemos utilizar una confitura sin azúcar.

Debemos evitar el exceso de azúcares rápidos que, aunque nos aportan una energía instantánea, producen hipoglucemias a media mañana.

La malta de cebada: es el resultado de tostar y moler la cebada. Al igual que el café de cereales es una bebida tonificante pero no excitante. Debe ser siempre biológica y no llevar azúcar en su composición. Se prepara como el café de puchero. No recomendamos los preparados instantáneos para consumo regular.

El café de cereales: es el resultado de tostar y moler diferentes mezclas de cereales y legumbres, bellotas, achicoria, etcétera. Es un buen tónico del riñón y no tiene efecto estimulante. No recomendamos consumir los que llevan higos en su composición porque son menos equilibradores desde la relación sodio/potasio. Se prepara como el café de puchero. Del mismo modo que en el caso anterior no utilizaremos los preparados instantáneos cotidianamente.

2. Desayuno de cereales típico

Frente a los cereales azucarados de los supermercados, podemos tomar un muesli ya preparado o unos copos de avena a los que les añadiríamos algunos frutos secos y/o semillas, siempre utilizando ingredientes ecológicos de primera calidad. Como alternativa a la leche de vaca podemos elegir entre una gran variedad de bebidas vegetales.

Seremos moderados en el consumo de grasas, aunque sean vegetales y de buena calidad. Conviene destacar, de hecho, que nuestros requerimientos nutricionales, si tenemos un trabajo sedentario, son de siete veces más hidratos de carbono que grasas. En ningún caso mezclaremos los cereales con frutas ácidas crudas.

La bebida de arroz: en la actualidad es posible encontrar en el mercado una gran variedad de bebidas de arroz perfectamente adaptadas a nuestras necesidades. Destacan su agradable sabor y alta digestibilidad, resultan muy nutritivas y representan otra forma de tomar arroz.

La bebida de avena: como cualquier cereal, se presta a hacer licuados. Es más cremosa que la anterior, excelente para hacer una bechamel ligera. Por su elevado contenido en fibra es ideal para bajar el colesterol. Su alto valor energético, la hace muy indicada para los niños y deportistas.

La bebida de mijo: recomendable para la fragilidad del cabello y las uñas, ayuda además a controlar la ansiedad por el dulce. Es muy ligera y dulzona. Su consumo es muy aconsejable durante el embarazo.

La bebida de espelta: muy adecuada para el buen funcionamiento hepático; las propiedades de esta bebida son semejantes a las del grano del que procede, ideal asímismo para deportistas y personas sometidas a altos niveles de estrés.

La bebida de maíz: tiene más grasa que las anteriores, al igual del grano del que procede. Indicada para niños y personas con tendencia al estreñimiento. En este sentido, lejos de ser una bebida laxante estimula de una manera suave el tránsito intestinal. Cabe destacar, del mismo modo, su efecto relajante.

La bebida de trigo sarraceno: como el trigo sarraceno es un alimento calentador, la bebida está sobre todo indicada para armonizar el funcionamiento del riñón y tonificar el sistema óseo, al igual que para evitar la caída del cabello. Tiene un sabor aromático muy característico.

La bebida de quinoa: Tiene un elevado valor nutricional gracias a su riqueza en proteínas y está naturalmente desprovista de gluten. Es rica en minerales por lo que favorece tener los huesos más sanos y fuertes. Además ayuda a reducir el colesterol y los triglicéridos gracias a su contenido en ácidos grasos omega 3. Es por lo tanto otra opción saludable.La bebida de soja: se trata del más conocido de los derivados de la soja. Muchos la recomiendan como sustituto de la leche porque tiene menos calorías, menos grasa y ausencia de colesterol. No obstante, no es recomendable atiborrarse. Es un alimento altamente proteico y su exceso podría producir fatiga de los órganos internos. De la misma manera, su carácter enfriador favorece el hiperestrogenismo, debilita la vitalidad sexual y la disminuye la capacidad reproductora. Con esta información no pretendemos desaconsejar el consumo de la bebida de soja, simplemente contrarrestar la publicidad engañosa a la que nos someten las industrias lácteas que nos la presentan como la alternativa a la leche de vaca.

3. Desayuno comida

Las personas que se levantan temprano y realizan un trabajo físico importante acostumbran a desayunar alimentos contundentes y salados como huevos con jamón, etcétera.

Nosotros proponemos como alternativa una sopa de miso acompañada de  pan integral, un buen plato de cereales con verduras o restos de la noche anterior. Hablamos de platos como los que tomamos en la comida o en la cena.

No debemos tomar alimentos demasiado salados, porque al tener un efecto contractivo interferirán con el dinamismo y la movilidad que necesitamos para encarar el día.

Los desayunos salados resultan más recomendables cuando nuestra salud está comprometida, tanto si se padece una enfermedad crónica como si estamos solamente cansados o con estrés.

Lo ideal es alternar los diferentes tipos de desayuno y no encasillarnos en uno de ellos, tanto nutricionalmente como energéticamente.

Los diferentes tipos de té

Todos los tés comerciales derivan de la misma planta, Camelia sinensis y sufren diferentes tipos de procesamiento lo que les da propiedades y sabores diferentes.

Vamos a describir los cuatro tipos de tés más recomendables desde el punto de vista del equilibrio nutricional.

Té de tres años: bancha y kukicha

Té bancha 

Proviene de la planta del té y es elaborado de acuerdo a la antiquísima tradición china y japonesa. Las hojas de este té permanecen en la planta durante tres años. Al recolectarlas finalizado este período se produce una pérdida de teína, conservando sólo el 0,5 por ciento, lo cual lo convierte en menos excitante que el té negro común. El té bancha se seca al sol, no como los tés comerciales que son tostados en hornos; cuando es ecológico no contiene aditivos ni colorantes.

Té kukicha 

Se elabora tostando las ramitas de la misma planta que contienen prácticamente cero por ciento de teína. De ese modo se obtiene un té  muy suave y con muchas propiedades. Ambos son conocidos como té de tres años, porque tanto las ramas como las hojas permanecen al menos tres años en la planta antes de su recolección.

Tienen propiedades comunes, pero el té kukicha al no tener prácticamente teína, pueden tomarlo incluso los niños y ancianos mientras que el té bancha es más aromático y al tener un puntito de teína puede ser algo más excitante, por lo que es más indicado para tomarlo por la mañana.

Ambos son tonificantes, aunque no excitantes, son muy ricos en minerales, particularmente en calcio y recomendables como bebida de uso regular.

Té verde: hojicha y sencha

Este té sufre una oxidación mínima durante su procesamiento. No está fermentado, a diferencia del té negro. Las hojas se recogen frescas, después se tuestan, se prensan, se enrollan, se trituran y se secan. Sería un té más joven comparado con el té de tres años. En este caso el contenido en teína le da un ligero toque excitante por lo que las personas sensibles deben moderar su consumo, así mismo no se lo daremos a los niños. Tiene propiedades antioxidantes pero hay que tomarlo con moderación.

Té hojicha  

Es una de las variedades más conocidas de té verde. Sus características peculiares vienen de que se tuesta al carbón. Es de origen japonés y es muy común tomarlo acompañando a los sushis.

Té sencha 

También se produce en Japón; se consigue exponiendo las hojas directamente al sol, evitando cualquier tipo de molienda. Este hecho le da un sabor característico y acompaña muy bien a las verduras.

¿Por qué consumir cereales integrales?

Hoy hacemos una breve descripción sobre los cereales integrales, unos alimentos poco conocidos para algunos, que son la alternativa a la alimentación desnaturalizada actual.

Los cereales integrales son el alimento mejor adaptado a los seres humanos. Esta familia botánica está al final de la escala evolutiva en el reino vegetal, lo mismo que el ser humano lo está dentro del reino animal, es decir: son plantas muy evolucionadas.

Es fácil entender que contienen un equilibrio nutricional que se adapta perfectamente a nuestras necesidades, de modo que deben ser la base de todos nuestros menús si queremos gozar de una salud óptima.

Representan la forma más natural de regular el tránsito intestinal gracias a su riqueza en fibra  ya que no tienen efecto irritante sobre la mucosa intestinal como ocurre con algunos laxantes.

Si estamos enfermos, usaremos sobre todo los cereales en forma de grano entero, ya que los copos, sémolas y harinas al estar parcialmente oxidados  nos aportan peor calidad de nutrientes.
SIGUE LEYENDO

La leche de vaca, ¿alimento para seres humanos? VII

Leche VII

Hoy concluimos esta serie de artículos haciendo una reflexión acerca de lo que representa la lactancia con leche maternizada más allá de los aspectos nutricionales

Continuación del post: La leche de vaca, ¿alimento para seres humanos? VI

La leche, los niños, la inteligencia y la identidad

El bebé cuando nace no ha desarrollado todavía su sistema inmune y es la leche materna la que le provee de anticuerpos y permite crear una flora intestinal saludable y acorde con la especie humana. La mejor forma de fortalecer la inmunidad infantil es amamantar, la leche materna sería “la mejor vacuna”.

La leche materna, alimenta además al espíritu, es decir favorece bebés con una estabilidad emocional muy importante y un mejor desarrollo psicomotor. Los niños amamantados por su madre desarrollan mayor cociente intelectual…
SIGUE LEYENDO

La leche de vaca, ¿alimento para seres humanos? VI

Leche VI

Hoy continuamos ampliando información útil acerca de los efectos nocivos de la leche y los derivados lácteos, centrándonos en las alteraciones osteoarticulares y la descalcificación.

Continuación del post: La leche de vaca, ¿alimento para seres humanos? V

Alteraciones osteoarticulares

Como la descalcificación es muy frecuente, existe la creencia de que tomamos poco calcio y, como consecuencia, la industria alimentaria tiende a enriquecer los alimentos sin ningún criterio razonable. Antes que nada debemos profundizar en si el problema reside realmente en un aporte escaso de calcio en la dieta, o en la pérdida de este preciado mineral como consecuencia de unos malos hábitos alimenticios.

Las deficiencias de calcio pueden ser debidas a carencias en la dieta, por lo que además de saber cuáles son los requerimientos diarios, debemos conocer el contenido en calcio de los alimentos.
SIGUE LEYENDO

La leche de vaca, ¿alimento para seres humanos? V

472711240

Hoy continuamos ampliando información útil acerca de los efectos nocivos de la leche y los derivados lácteos centrándonos en los aspectos inmunitarios y metabólicos principalmente.

Continuación del post: La leche de vaca, ¿alimento para seres humanos? IV

Alteraciones inmunitarias

El efecto inmunosupresor de las proteínas lácteas fue explicado por la doctora Charlotte Cunningham Rundles, en el Symposium “Nutrición, Infecciones y el Sistema Inmune” patrocinado por el Instituto de Nutrición Humana, Colegio de Médicos y Cirujanos de la Universidad de Columbia ya en 1.986.

Dos de las 25 proteínas antigénicas de la leche de vaca, la caseína y la gammaglobulina bovina, son altamente inmunogénicas, lo que quiere decir que plantean una fuerte demanda sobre el sistema inmunitario para producir grandes cantidades de anticuerpos y complementos. En condiciones ideales las proteínas de la leche no digeridas o no descompuestas y otros antígenos de alimentos son retenidos en el intestino y expulsados junto con la materia fecal.
SIGUE LEYENDO

La leche de vaca, ¿alimento para seres humanos? IV

Jersey-Cows-Header-1_0

Los efectos negativos del consumo diario de leche y derivados son muchos y variados y van desde alteraciones hormonales, inmunitarias, enfermedades inflamatorias intestinales, alergias, problemas cardiovasculares, alteraciones osteoarticulares, anemia, descalcificación, cáncer y un largo etcétera. Todas ellas son consecuencia directa del exceso de nutrientes que contiene.

Continuación del post: La leche de vaca, ¿alimento para seres humanos? III

Los efectos nocivos de la leche y derivados

Es imprescindible pensar en los pros y contras del consumo de leche a corto y largo plazo, valorar la tolerancia individual y poder elegir consumirla o no desde la libertad que nos da el conocimiento.

Como decíamos en apartado II del artículo, uno de los errores, de consecuencias nefastas en la salud humana, ha sido la introducción de la leche y los derivados lácteos en la alimentación humana.

En el libro “La conexión animal”, los doctores Agatha y Calvin Thrast afirman:

“Considerando que es un alimento de consumo diario, es extraño que se haya hecho tan poca investigación hasta la fecha. No obstante, incluso con la escasa cantidad de investigación que se ha llevado a cabo, se han identificado muchos problemas asociados a su consumo. La leche está implicada en la formación de cálculos renales, puede causar malabsorción intestinal, diarrea, e incluso malnutrición de niños mayores, especialmente dando lugar a una anemia por deficiencia de hierro. Hay pruebas suficientes de que los lácteos están asociados con el desarrollo del cáncer, problemas de la piel, anormalidades tanto óseas como musculares, obstrucción pulmonar, problemas inmunológicos y alteraciones en el funcionamiento del hígado”.
SIGUE LEYENDO

La leche de vaca, ¿alimento para seres humanos? III

blog-featured-dairy-20180810

A muchas personas le leche no les sienta bien, no la digieren adecuadamente y se les califica como intolerantes o alérgicos. Hoy explicamos las causas de la indigestibilidad de la leche y los productos lácteos.

Continuación del post: La leche de vaca, ¿alimento para seres humanos? II

La digestión de la leche

La mayoría de los alimentos que consumimos no pueden ser absorbidos tal cual, deben sufrir un proceso digestivo para descomponer los nutrientes que contienen con la ayuda de las enzimas digestivas. De ese modo:

  • Los hidratos de carbono se transforman en monosacáridos con ayuda de las amilasas
  • Las proteínas se convierten en aminoácidos a través de la acción de las proteasas
  • Las grasas se descomponen en glicerol y ácidos grasos mediante las lipasas

La lactosa

El único hidrato de carbono que contiene la leche es la lactosa, un disacárido compuesto por glucosa y galactosa. La leche de mujer contiene 71 gramos por litro y la de vaca tan sólo 48 gramos.

Este hidrato de carbono debe ser digerido para que podamos absorber correctamente los azúcares simples que contiene. Para hacerlo producimos una enzima llamada lactasa mientras somos bebés y en la primera infancia.

En torno a los tres años dejamos de producir esa sustancia de un modo natural puesto que ya no somos lactantes y, por lo tanto, no necesitamos consumir leche; la naturaleza lo ha diseñado así.

Perder la capacidad de producir lactasa, es algo tan natural como que se nos caigan los dientes de leche. En términos generales el 75 por ciento de la población mundial pierde la actividad enzimática en la infancia, aunque hay diferencias entre las distintas razas.
SIGUE LEYENDO

La leche de vaca, ¿alimento para seres humanos? II

milk-1

Hoy vamos a ver una comparativa entre la composición de la leche materna y la de vaca. Las diferencias son tanto cuantitativas como cualitativas; se trata de dos alimentos completamente diferentes.

Continuación del post: La leche de vaca, ¿alimento para seres humanos? I

Los nutrientes de la leche

Cuando se empieza a desarrollar la ciencia de la nutrición, se considera que los alimentos son tan sólo una suma ordenada de nutrientes y, al comparar la leche de vaca con la de mujer se observa que la primera es más rica nutricionalmente, es decir, que tiene más alimento.

Este hecho tiene tanto peso en la sociedad que hay un momento en el pasado reciente, que todos recordamos, en el que se preconizó la alimentación infantil con biberón de leche de fórmula en lugar de la lactancia materna, porque los niños alimentados con leche de vaca crecían más.

Personalmente yo recuerdo esa época donde algunas mujeres pudientes se ponían una inyección para que se les cortase la leche, y así no se les deformase el pecho con la lactancia.

Los efectos de semejante aberración se comprobaron de forma rápida, y en la actualidad la clase médica reconoce los beneficios de la lactancia materna y la recomienda como primera opción.

Pero la idea de que la leche de vaca es un alimento muy nutritivo pesa tanto que la medicina oficial sigue insistiendo en el consumo diario de leche de vaca y derivados. ¡Imaginemos lo que pasaría si descubren el contenido en proteínas de la leche de coneja que veíamos en la tabla 2 del post anterior!
SIGUE LEYENDO

La leche de vaca, ¿alimento para seres humanos? I

Close-Up Of Milk Against Blue Background

En el mundo industrializado actual se considera que la leche de vaca es un alimento imprescindible para los seres humanos en todas las etapas de la vida. Es algo que no se cuestiona en ningún caso y se plantea, además, que es insustituible. Así lo afirman algunos spots televisivos.

En la evolución de la vida ya algunos insectos como las abejas producen un alimento altamente específico: la miel. Está diseñada para asegurar la supervivencia de las larvas durante el desarrollo de las futuras abejas. Posteriormente, dentro del reino animal sólo los mamíferos han desarrollado un alimento con una alta especificidad biológica para alimentar sus crías: la leche.

La leche materna es un alimento que nos brinda la naturaleza para ser mamado; es completa, está disponible en todo momento, exenta de contaminación bacteriana y va cambiando su composición según va madurando el bebé.

La composición cualitativa y cuantitativa de la leche que produce cada mamífero es diferente y está adaptada a la especie para la que se ha diseñado como una llave a una cerradura.

Es tan importante que cada animal tome la leche que la naturaleza ha diseñado para él que en el caso de la  especie humana, tanto en las culturas indígenas como en las tradiciones de las antiguas civilizaciones, nunca se ha dado leche de otro animal a los niños. Aunque hubiese animales en proximidad, siempre se optaba por una nodriza que, además de amamantar a su propio hijo, criaba a la vez al de la madre seca.
SIGUE LEYENDO