Archivos mensuales: junio 2020

Cuando viajo, me mareo

Hoy comparto con vosotros un breve escrito que da respuesta al porqué de los mareos y los vómitos durante los viajes. Modificando nuestros hábitos alimenticios los viajes pueden dejar de ser una pesadilla.

Muchas personas tienen problemas en los viajes y llegan incluso a vomitar como consecuencia del mareo. Por eso nunca se ponen en marcha sin las pastillas para hacer más soportable el trayecto. Solo algunos conocen remedios infalibles como la raíz de jengibre, la ciruela umeboshi o el bocata de tortilla.

La comprensión del comportamiento energético de los alimentos, lo que algunos llaman el yin y el yang, es esencial para entender el origen de este desorden, así como el porqué del funcionamiento de los remedios antes citados.

Los alimentos yin tienen energía ascendente y expansiva, es decir, abren el cardias, lo que comúnmente se conoce como la boca del estómago: empujan su contenido hacia arriba y se suben a la cabeza del mismo modo que lo hace el alcohol. Nos referimos al azúcar y todo lo dulce, así como a los alimentos grasientos como la mantequilla y la nata. También son yin los zumos, helados y refrescos.

Cuando consumimos alimentos de este grupo antes de viajar, la probabilidad de sufrir mareo aumenta de forma notable. De la misma manera, ocurrirá lo mismo si los alimentos yin son predominantes en nuestra dieta cotidiana.

Los alimentos yang, por el contrario, tienen energía descendente y contractiva: son las carnes, pescados, huevos y, en general, todo lo salado. Un ejemplo de la energía descendente de los alimentos yang es el ataque de gota que se manifiesta en el dedo gordo del pie, cuando abusamos de la carne. Casos como éstos explican por qué funcionan remedios populares como la ciruela umeboshi, la raíz de jengibre, una buena tortilla o un bocadillo de jamón, etc.

Para poder disfrutar del viaje sin necesidad de medicamentos debemos aprender a reconocer el aspecto funcional de los alimentos: su comportamiento en el cuerpo.

Una vez más, no nos queda más remedio que rendir tributo a Hipócrates cuando decía: “que tu alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento”.

Ensalada de arroz integral

Hoy os proponemos otra forma de tomar el arroz en verano. El arroz largo es mucho más ligero que el redondo y por lo tanto más adecuado para la estación. La receta puede usarse como plato único ya que incluye cereal, verduras y proteínas.

Ingredientes:

  • un bol de arroz integral largo
  • 150 gramos de zanahoria rallada
  • zumo de limón
  • 100 gramos de seitán
  • un bol de apio en láminas finas
  • perejil fresco picado
  • dos o tres hojas de lechuga
  • sal marina
  • tamari
  • aceite de oliva virgen extra

Ponemos en un recipiente el seitán cortado en dados. Lo dejamos macerando con un poco de tamari mientras se cuece al arroz.

Rallamos las zanahorias y las ponemos a marinar con un poco de sal y una cucharada sopera de zumo de limón.
SIGUE LEYENDO

Ensalada mediterránea de garbanzos

Descubre una forma de tomar legumbres en verano. Los garbanzos son unos alimentos tan versátiles que se pueden tomar como potaje, en forma de paté o de ensalada como en la receta que compartimos hoy.

Ingredientes:

  • una taza de garbanzos
  • una tira de alga kombu de unos cinco centímetros
  • tres rebanadas de pan integral
  • medio pepino
  • media taza de aceitunas negras
  • cuatro hojas de lechuga
  • sal marina
  • agua filtrada o embotellada

Aliño:

  • una cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra
  • una cucharada sopera de zumo de limón
  • una cucharada sopera de tamari
  • un par de hojas de menta fresca
  • un poquito de perejil

Lavamos bien los garbanzos y los ponemos en remojo con agua filtrada o embotellada la noche anterior. Hacemos lo mismo con una tira de alga kombu rápida. Descartamos el agua del remojo de las legumbres y las ponemos en la olla a presión con agua filtrada o embotellada en cantidad suficiente, añadimos el alga troceada con su agua de remojo. Cuando la olla alcanza la presión, bajamos el fuego al mínimo mantenemos la cocción unos 45 minutos.
SIGUE LEYENDO

¿Si desapareciesen las vacas?

Según el estudio Los lácteos en la dieta de los españoles, nueve de cada diez toman leche a diario. En total, 150 kilos de productos lácteos por persona al año. Estos datos le convierten en el líder indiscutible en la lista de alimentos consumidos en nuestro país. De esta manera, nadie discute que debemos tomar leche de vaca para crecer, amamantar, obtener calcio, etc.

Pero… ¿qué pasaría si todas las vacas del planeta desapareciesen de golpe? Si miramos a los pilares de la dietética clásica, donde los productos lácteos representan uno de los cuatro grandes grupos de alimentos que hay que tomar cada día, nosotros desapareceríamos detrás de ellas… ¿De veras? Obviamente, no. Los seres humanos no dependemos biológicamente de las vacas para nuestra supervivencia; considerando veraz este planteamiento, estaríamos asumiendo que somos parásitos de las vacas: ¿Exagerado no?

La realidad es que, si desapareciesen las vacas, la salud de la población mejoraría sensiblemente; disminuirían las alergias, el cáncer de mama, la endometriosis, la pubertad precoz, la diabetes infantil, la colitis ulcerosa, etc., por citar sólo algunas de las enfermedades más prevalentes en las generaciones jóvenes directamente relacionadas con el sobreconsumo de leche y derivados.

Conclusión: la leche de vaca no es un alimento para seres humanos y sí para ser mamada por los terneros después de nacer.

Descubre más de 160 artículos como este en mi libro “ALIMENTO PARA EL CUERPO Y EL ESPÍRITU”.

Disponible en edición física en nuestra Biotienda en el siguiente enlace:

http://tiny.cc/yw7daz

y en formato digital en Amazon:

http://tiny.cc/qx7daz

El efecto placebo

El efecto placebo es la influencia beneficiosa de un tratamiento que no produce ninguna acción farmacológica. La explicación científica de este fenómeno es que hay una estimulación de determinadas partes del cerebro que influyen en la percepción de la salud y el bienestar. En lo que se refiere a medicamentos para el dolor, se observa que, cuando se toma un placebo, se liberan endorfinas.

En la actualidad los placebos se emplean, casi exclusivamente, en ensayos clínicos controlados. En la antigüedad, sin embargo, quien curaba era el médico a través del acto médico en sí y, por tanto, los placebos eran los elementos de la curación.

Del mismo modo, los médicos antiguos, hombres de conocimiento, cuando curaban, lo hacían porque ellos mismos eran el agente terapéutico. En definitiva, remedios placebo han existido en la Medicina China Antigua, en el Corpus Hipocrático, en la Farmacopea de Galeno, etc.

Paradójicamente, en ciertas especialidades de la medicina moderna, el efecto placebo tiene cada vez más importancia. Tanto es así que, en los cuadros depresivos, el consumo de placebos aumenta un siete por ciento cada diez años.

Una muestra elocuente, sin lugar a dudas, del poder de la mente sobre el cuerpo. Para las grandes farmacéuticas se ha convertido en una obsesión hacernos creer que lo único que cura son los medicamentos que ellas producen: por qué será…

Descubre más de 160 artículos como este en mi libro “ALIMENTO PARA EL CUERPO Y EL ESPÍRITU”.

Disponible en edición física en nuestra Biotienda en el siguiente enlace:

http://tiny.cc/yw7daz

y en formato digital en Amazon:

http://tiny.cc/qx7daz

 

Norimakis

Hoy compartimos una receta muy sencilla y ligera para aprender a comer arroz más allá de la paella.

Ingredientes:

  • Varias láminas de alga nori
  • Arroz integral
  • Chucrut
  • Picles de nabo
  • Berros escaldados
  • Una esterilla de bambú

Para la salsa

  • Aceite de sésamo
  • Vinagre de arroz
  • Tamari

Cocinamos el arroz según la receta tradicional y lo dejamos enfriar.

Extendemos la esterilla en la mesa.

Tostamos una lámina de nori en la llama y la disponemos con la parte brillante sobre la esterilla.

Añadimos el arroz previamente cocinado sobre el alga, con un grosor de un centímetro aproximadamente. A continuación ponemos los pickles y los berros escaldados sobre la capa de arroz.

Con la ayuda de la esterilla hacemos un rollito presionando bien y cuando ya casi hemos terminado de enrollar, humedecemos un poco el borde de la lámina de nori para que el rollito se quede pegado.

Podemos hacer diferentes versiones teniendo siempre el arroz como base y rellenando con salmón ahumado o boquerones si queremos incluir algo de proteína animal, etcétera.

Una vez hemos hecho los rollitos, los cortamos del tamaño de un bocado, teniendo la precaución de humedecer el cuchillo previamente, de modo que el corte la lámina de nori se produzca con facilidad.

Preparamos una salsa mezclando en un mortero un poco de aceite de sésamo, vinagre de arroz y tamari, la disponemos en un pequeño bol de modo que podamos untar lo makis en la salsa antes de llevárnoslos a la boca.