Archivo de la etiqueta: Alimentación sana

Crema de vainilla con bebida de quinoa

Un postre sencillo, rápido de hacer, digestivo… Esta receta es una alternativa saludable a las natillas de leche azucaradas. ¡Experiméntala!

Ingredientes:

Ponemos la bebida de quinoa en una cazuela y antes de encender el fuego desleímos el kuzu, a continuación calentamos hasta que hierva, removiendo constantemente, de modo que aparece una consistencia cremosa. Apagamos el fuego y añadimos la vainilla.

Servimos la crema en copas individuales y añadimos un poco de malta de cebada como decoración en la superficie de la crema.

Bebida de arroz

Hoy compartimos la receta de una bebida vegetal muy apareciada por su delicado sabor. Es importante que la elaboremos con arroz integral ecológico en todos los casos.

Ingredientes:

Lavamos el arroz en varias aguas, lo escurrimos en un colador y lo dejamos  en remojo la noche anterior a la elaboración de la receta.

Al día siguiente ponemos al fuego una cazuela con cuatro partes de agua filtrada o embotellada, el arroz y la sal marina. Lo hervimos durante 10 minutos, añadimos cuatro tazas de agua y lo mantenemos al fuego otros 20 minutos. Cubrimos un colador grande con un paño de gasa y colamos el contenido. El filtrado resultante es la bebida de arroz.

Esta receta es válida para todas las bebidas de cereales, de mijo, quinoa, etcétera. Si la queremos enriquecer en calcio, añadiremos alga kombu a la cocción como hemos hecho en la receta de la bebida de avena.

Opcionalmente la podemos tomar con vainilla o con canela.

Las bebidas vegetales del mercado son mucho más yin/enfriadoras y menos digestibles ya que son licuados del cereal correspondiente crudo a los que se añade aceite vegetal y no se les añade sal.

Bebida de avena

Hoy os proponemos una sencilla receta para preparar la bebida de avena en casa. Es más digestible que los licuados de avena cruda que se comercializan como bebida de avena. Además está enriquecida por los minerales que aporta el alga y equilibrada en la relación sodio/potasio  gracias a la sal marina.

Ingredientes:

Lavamos bien la avena en varias aguas y la escurrimos en un colador. Utilizamos una olla a presión a la que añadimos los granos de avena con la sal, el alga kombu y siete boles de agua embotellada o filtrada.

Ponemos la olla a calentar y cuando alcanza el punto de presión dejamos cocer a fuego suave una hora y media. Pasamos la masa resultante por un colador en el que habremos intercalado un paño de gasa. El líquido tamizado es la bebida de avena, que ya está lista para tomar. El resto que ha quedado en el colador se puede aprovechar para otros usos como croquetas, hamburguesas, etcétera.

La bebida se puede consumir tal cual o aromatizar con un poco de canela en polvo. ¡Buen provecho!

Y si no tomo leche, ¿qué desayuno?

Esta pregunta es cada vez más frecuente en los ámbitos nutricionales ya que los efectos adversos de la leche son cada vez más conocidos y comprobados. Existen muchas alternativas saludables como explicamos a continuación.

Algunas corrientes nutricionales afirman que es saludable desayunar zumos y/o batidos de frutas. En nuestro caso no los recomendamos al tratarse de alimentos muy ricos en azúcares rápidos y altamente enfriadores. Es importante contemplar todos los alimentos no solo por su composición química, sino también por sus características bioenergéticas, y una de ellas es el concepto frío/calor. No olvidemos que somos animales de sangre caliente.

Hay un sinfín de bebidas vegetales que se pueden consumir en lugar de la leche de vaca, todas ellas más ligeras y nutricionalmente más sanas.  No se trata de sustituir la leche de vaca por una bebida vegetal, sino de tener diferentes opciones de bebidas saludables.

Quiero proponeros tres alternativas saludables frente a los típicos desayunos.

  1. Desayuno  tipo «café con leche y tostada»

Por encima de todos, el más común en nuestro país. Como alternativa al café con leche y tostadas proponemos un café de cereales o un té (kukicha, mú, verde) con unas rebanadas de pan integral de levadura madre o tortas de cereales, acompañadas de aceite de primera presión (oliva, sésamo, semillas) o crema de frutos secos (almendras, cacahuetes, tahín). Ocasionalmente podemos utilizar una confitura sin azúcar.

Debemos evitar el exceso de azúcares rápidos que, aunque nos aportan una energía instantánea, producen hipoglucemias a media mañana.

La malta de cebada: es el resultado de tostar y moler la cebada. Al igual que el café de cereales es una bebida tonificante pero no excitante. Debe ser siempre biológica y no llevar azúcar en su composición. Se prepara como el café de puchero. No recomendamos los preparados instantáneos para consumo regular.

El café de cereales: es el resultado de tostar y moler diferentes mezclas de cereales y legumbres, bellotas, achicoria, etcétera. Es un buen tónico del riñón y no tiene efecto estimulante. No recomendamos consumir los que llevan higos en su composición porque son menos equilibradores desde la relación sodio/potasio. Se prepara como el café de puchero. Del mismo modo que en el caso anterior no utilizaremos los preparados instantáneos cotidianamente.

2. Desayuno de cereales típico

Frente a los cereales azucarados de los supermercados, podemos tomar un muesli ya preparado o unos copos de avena a los que les añadiríamos algunos frutos secos y/o semillas, siempre utilizando ingredientes ecológicos de primera calidad. Como alternativa a la leche de vaca podemos elegir entre una gran variedad de bebidas vegetales.

Seremos moderados en el consumo de grasas, aunque sean vegetales y de buena calidad. Conviene destacar, de hecho, que nuestros requerimientos nutricionales, si tenemos un trabajo sedentario, son de siete veces más hidratos de carbono que grasas. En ningún caso mezclaremos los cereales con frutas ácidas crudas.

La bebida de arroz: en la actualidad es posible encontrar en el mercado una gran variedad de bebidas de arroz perfectamente adaptadas a nuestras necesidades. Destacan su agradable sabor y alta digestibilidad, resultan muy nutritivas y representan otra forma de tomar arroz.

La bebida de avena: como cualquier cereal, se presta a hacer licuados. Es más cremosa que la anterior, excelente para hacer una bechamel ligera. Por su elevado contenido en fibra es ideal para bajar el colesterol. Su alto valor energético, la hace muy indicada para los niños y deportistas.

La bebida de mijo: recomendable para la fragilidad del cabello y las uñas, ayuda además a controlar la ansiedad por el dulce. Es muy ligera y dulzona. Su consumo es muy aconsejable durante el embarazo.

La bebida de espelta: muy adecuada para el buen funcionamiento hepático; las propiedades de esta bebida son semejantes a las del grano del que procede, ideal asímismo para deportistas y personas sometidas a altos niveles de estrés.

La bebida de maíz: tiene más grasa que las anteriores, al igual del grano del que procede. Indicada para niños y personas con tendencia al estreñimiento. En este sentido, lejos de ser una bebida laxante estimula de una manera suave el tránsito intestinal. Cabe destacar, del mismo modo, su efecto relajante.

La bebida de trigo sarraceno: como el trigo sarraceno es un alimento calentador, la bebida está sobre todo indicada para armonizar el funcionamiento del riñón y tonificar el sistema óseo, al igual que para evitar la caída del cabello. Tiene un sabor aromático muy característico.

La bebida de quinoa: Tiene un elevado valor nutricional gracias a su riqueza en proteínas y está naturalmente desprovista de gluten. Es rica en minerales por lo que favorece tener los huesos más sanos y fuertes. Además ayuda a reducir el colesterol y los triglicéridos gracias a su contenido en ácidos grasos omega 3. Es por lo tanto otra opción saludable.La bebida de soja: se trata del más conocido de los derivados de la soja. Muchos la recomiendan como sustituto de la leche porque tiene menos calorías, menos grasa y ausencia de colesterol. No obstante, no es recomendable atiborrarse. Es un alimento altamente proteico y su exceso podría producir fatiga de los órganos internos. De la misma manera, su carácter enfriador favorece el hiperestrogenismo, debilita la vitalidad sexual y la disminuye la capacidad reproductora. Con esta información no pretendemos desaconsejar el consumo de la bebida de soja, simplemente contrarrestar la publicidad engañosa a la que nos someten las industrias lácteas que nos la presentan como la alternativa a la leche de vaca.

3. Desayuno comida

Las personas que se levantan temprano y realizan un trabajo físico importante acostumbran a desayunar alimentos contundentes y salados como huevos con jamón, etcétera.

Nosotros proponemos como alternativa una sopa de miso acompañada de  pan integral, un buen plato de cereales con verduras o restos de la noche anterior. Hablamos de platos como los que tomamos en la comida o en la cena.

No debemos tomar alimentos demasiado salados, porque al tener un efecto contractivo interferirán con el dinamismo y la movilidad que necesitamos para encarar el día.

Los desayunos salados resultan más recomendables cuando nuestra salud está comprometida, tanto si se padece una enfermedad crónica como si estamos solamente cansados o con estrés.

Lo ideal es alternar los diferentes tipos de desayuno y no encasillarnos en uno de ellos, tanto nutricionalmente como energéticamente.

Mijo en salsa verde

Hoy os presentamos otra forma de consumir el mijo, mucho menos conocido que el arroz pero muy interesante desde el punto de vista nutricional. Es ideal para fortalecer las uñas y el cabello. Vale la pena incluirlo en nuestros menús.
Ingredientes:

Lavamos el mijo en varias aguas y lo escurrimos en un colador. A continuación lavamos y troceamos muy menudita una cantidad generosa de cebolla y zanahoria. Salteamos las verduras con un poco de aceite de oliva virgen extra y sal marina en una cazuela. Mantenemos el fuego vivo durante unos minutos removiendo para que no se queme.

Una vez que la verdura se ha pochado un poco, añadimos el mijo, lo rehogamos y añadimos seis tazas de agua filtrada o embotellada. Lo dejamos cocer aproximadamente 25 minutos a fuego muy lento. Añadimos más agua y/o sal si es necesario.

Lo pasamos a un recipiente, previamente mojado en agua fría, porque este cereal tiene tendencia a «fraguar». Así es más fácil de manejar en su uso posterior, permitiendo cortarlo en lonchas, tacos, y poderlo recalentar. Opcionalmente podemos pasar la mezcla por un pasapurés para conseguir una textura homogénea.

Para la salsa verde:
Hervimos los guisantes con el laurel y los reservamos. A continuación salteamos las cebolletas con aceite y sal marina durante cinco minutos.

Ponemos en una cazuela, la menta y el perejil picaditos, añadimos los guisantes y las cebolletas y dejamos cocer diez minutos a fuego suave. Justo antes de retirar la mezcla del fuego añadimos el miso y lo pasamos todo por el pasapurés.

Desmoldamos el mijo y servimos la salsa como acompañamiento.

Arroz con maíz dulce

Hoy os proponemos una receta sencilla para ir experimentando con los cereales como alternativa a los menús tipo “lechuga y pechuga”. ¡Buen apetito!

Ingredientes:

Lavamos el arroz en varias aguas y lo escurrimos en un colador. Del mismo modo, lavamos el alga kombu bajo el grifo. Ponemos en remojo el arroz y el alga con 6 boles de agua filtrada o embotellada durante 3 horas.  Cortamos la cebolla en dados y la salteamos en la sartén dos minutos a fuego vivo.

Escurrimos el arroz, reservamos el agua de remojo y lo añadimos  a la sartén lo rehogamos, incorporamos el maíz, el alga y a continuación, el agua que habíamos reservado. Lo llevamos a ebullición y añadimos las aceitunas. Ponemos la tapa y cocemos a fuego suave una hora y media. Ya en la mesa, lo decoramos con el perejil picado.

¿Por qué consumir cereales integrales?

Hoy hacemos una breve descripción sobre los cereales integrales, unos alimentos poco conocidos para algunos, que son la alternativa a la alimentación desnaturalizada actual.

Los cereales integrales son el alimento mejor adaptado a los seres humanos. Esta familia botánica está al final de la escala evolutiva en el reino vegetal, lo mismo que el ser humano lo está dentro del reino animal, es decir: son plantas muy evolucionadas.

Es fácil entender que contienen un equilibrio nutricional que se adapta perfectamente a nuestras necesidades, de modo que deben ser la base de todos nuestros menús si queremos gozar de una salud óptima.

Representan la forma más natural de regular el tránsito intestinal gracias a su riqueza en fibra  ya que no tienen efecto irritante sobre la mucosa intestinal como ocurre con algunos laxantes.

Si estamos enfermos, usaremos sobre todo los cereales en forma de grano entero, ya que los copos, sémolas y harinas al estar parcialmente oxidados  nos aportan peor calidad de nutrientes.
SIGUE LEYENDO

Crema de arroz

La crema de arroz es una de las formas menos conocidas de consumir este precioso alimento. Se puede tomar como desayuno, en etapas de convalecencia, cuando hay debilidad digestiva, etc. Descubre lo deliciosa que está en el paladar.

Ingredientes:


SIGUE LEYENDO

Sopa de guisantes y apio

Hoy compartimos una receta de un potaje que además de sabroso es muy ligero, tanto que muchas personas contemplan los guisantes como verdura cuando en realidad son legumbres.

Ingredientes:


SIGUE LEYENDO

Lentejas con nueces

Hoy compartimos una sencilla receta en la que utilizamos las nueces como aporte de grasas saludables en sustitución del aceite, con las ventajas nutricionales que esto implica.

Ingredientes:


SIGUE LEYENDO