La generosidad nos hace felices

Un día, una madre intentando educar a su hijo le dijo: mira hijo, tienes que ser generoso, ya que en la vida si das, recibes. El niño, que aún era pequeño respondió: eso es mentira mamá, ¡ayer le di un beso a la abuela y no me dio la paga!

La idea que pretendía transmitir la dedicada madre es que amar es dar, entregarse, compartir, cooperar… de modo que cuando das algo, la vida te devuelve satisfacción, felicidad y fortuna. Como veremos a continuación esa madre era sabia, o lo que es lo mismo, poseía el conocimiento. Estudios recientes ratifican lo que la madre quería transmitir a su hijo.

Tanto es así que una investigación de la Universidad de Pensilvania (USA) ha demostrado que las estrategias egoístas no conducen al éxito y, por lo tanto, a la satisfacción. La constatación se ha hecho tanto con personas como con animales y curiosamente los resultados han sido los mismos.

La generosidad es lo que da felicidad, mientras que la cooperación favorece el bienestar y nos permite evolucionar. El amor es la forma más elevada de entrega y al igual que la felicidad, no se puede comprar con dinero: es una cuestión de actitud.

El aceite, mucho más que una grasa saludable

La utilización del aceite en la cocina va mucho más allá que el aporte de grasas saludables. Nos permite elevar la temperatura de cocción por encima de los 100 0C a los que hierve al agua. De ese modo, podremos consumir las verduras estofadas en lugar de hervidas en las situaciones en que es necesario tonificar, calentar y fortalecer.

28. EL ACEITE, MUCHO MÁS QUE UNA GRASA COMESTIBLE

Sobreconsumo de proteínas animales y arteriosclerosis I

01_complete_proteins_arent_meat_what_AlexPro9500

Tomar proteínas animales en exceso supone mucho más que la elevación del ácido úrico en la sangre o la descalcificación. Hoy compartimos una investigación de los años 70 que ha pasado inadvertida para la mayoría y que os puede dejar perplejos.
SIGUE LEYENDO