Lo que ocultan los productos lácteos

glass-of-milk-wallpaper-3

¿Sabías que la grasa de la leche es igual de perjudicial que la de la bollería industrial?

Como la leche y los derivados lácteos son unos alimentos bendecidos en nuestra sociedad, se afirma en todos los ámbitos que las grasas saturadas que contienen no repercuten negativamente en la salud cardiovascular. Se nos hace creer que estos nutrientes, como están presentes de forma natural en la leche, son buenos.

Sin embargo, un estudio de 2015 reveló que los ácidos grasos trans de la leche son igual de perjudiciales que los presentes en el resto de alimentos.

Teniendo en cuenta que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en los países ricos y que le leche es el alimento más consumido en el hogar, es fácil corroborar los resultados del estudio.

Del mismo modo, existen estudios que muestran cómo la esperanza de vida de los hijos será inferior a la de los padres en los próximos años. No podemos ignorar la evidencia, por lo que es la hora de abandonar tópicos como los del aporte de calcio, el crecimiento, etc., y de acometer un profundo cambio en la alimentación de los más pequeños, dejando la leche para los terneros.

Comer cocinado en verano

Alex_Octagon_Picnic_Table_-_SEATALEX

Existe la idea generalizada de que en verano hay que comer alimentos crudos en cantidad porque aprieta el calor. Sin embargo, lo correcto sería decir que no hay que tomar los alimentos tan calientes como en el invierno, ya que no es lo mismo cocinado que caliente.

Cuando hace calor se tiene menos fuerza digestiva, por lo que es recomendable tomar alimentos más ligeros. Sin embargo, es en verano cuando se preparan más paellas y barbacoas en las que se disfruta cocinando al aire libre… siendo estos platos calentadores.

El fuego predigiere los alimentos, es decir, ayuda a nuestro aparato digestivo a procesar lo que comemos y así facilitar la absorción de los nutrientes. Por eso dependiendo de cómo sea nuestra condición, no sólo podemos comer alimentos cocinados en verano, sino que debemos dar preferencia a lo cocinado sobre lo crudo.

Las adaptaciones para comer en verano de forma equilibrada son:

  • Reducir la proporción de cereales y de alimento animal
  • Cocinar con menos sal ya que lo salado calienta el cuerpo
  • Aumentar la proporción de verduras y frutas
  • Reducir los tiempos de cocción
  • Tomar más alimentos al vapor y escaldados
  • Incluir algunos alimentos crudos

¡Feliz verano a todos!

Descubriendo las verduras III

verduras2

Hoy comparto información sobre dos familias de plantas comestibles muy diferentes entre sí. Unas muy populares, de consumo diario y menos saludables, y otras mucho más interesantes desde el punto de vista de la salud y poco consumidas por la mayoría.

Continuación en el post: Descubriendo las verduras II

Las Crucíferas, los súper alimentos

Son un conjunto de verduras poco frecuentes en nuestra mesa, en unos casos porque son consideradas alimento de pobres, y en otros por el olor característico que desprenden durante la cocción. Sin embargo son muy interesantes desde el punto de vista de la salud.

Las verduras de la familia de las Crucíferas (col, coliflor, nabo, rábano, coles de Bruselas, brócoli…) son ricas en sulforafanos, lo que les confiere propiedades anticancerígenas. Estos compuestos son responsables del fuerte olor a azufre que se produce durante su cocción.
SIGUE LEYENDO

Dextrógiro-levógiro, yin-yang

yin yang

Hoy quiero compartir algunas reflexiones acerca de la comprensión de algunos fenómenos, como las formas vivas y las inertes. Tanto desde la visión de la isomería óptica como de la visión energética de la Medicina Tradicional China. 

Existen numerosos compuestos químicos orgánicos con la misma fórmula molecular pero con propiedades físicas o químicas diferentes, son los llamados isómeros. Se distinguen por la diferente disposición espacial de sus átomos.

Las sustancias levógiras son las que desvían la luz polarizada hacia la izquierda (en sentido contrario al de las agujas del reloj), por ejemplo los aminoácidos.

Las sustancias dextrógiras, por su parte, desvían la luz polarizada hacia la derecha (en el sentido de las agujas del reloj), como los carbohidratos.

Por último, las sustancias racémicas, casi todas inorgánicas, son inertes, es decir, no desvían la luz que atraviesa un polarímetro.

No es casualidad que el DNA, molécula central de la vida, esté formado por una espiral dextrógira y una levógira que giran una sobre la otra como los dos cabos de una soga.

La visión energética de la Medicina Tradicional China afirma que la energía se manifiesta en dos formas antagónicas y complementarias: yang y yin. La energía yang gira en el sentido contrario a las agujas del reloj, o lo que es lo mismo es la manifestación del concepto levógiro. Contrariamente, la energía yin gira en el sentido de las agujas del reloj, expresión del concepto dextrógiro. De modo que podríamos decir que la doble espiral del DNA es la manifestación de la energía yin y yang.

Volviendo a la visión occidental, todos los seres vivos están compuestos por aminoácidos levógiros mayoritariamente, tanto las plantas como los animales. Cuando estos mueren, comienza la transformación de L-aminoácidos a D-aminoácidos hasta alcanzar la estabilidad. A este proceso se le llama racemización.

Las formas racémicas que son las que no desvían la luz ni a la derecha ni a la izquierda nos avisan de la muerte de la materia viva. Es otra forma de explicar que la energía yang domina la vida y nos ayuda a entender cómo debemos equilibrar nuestra alimentación.

 

Descubriendo las verduras II

verduras3

Hoy hablamos de la función de las verduras en el metabolismo y el drenaje. De este modo aprenderemos a elegir tanto la cantidad que consumimos como la proporción con el resto de alimentos del menú. 

Continuación del post: Descubriendo las verduras I

Alimentos constructores desintegradores

Definimos el metabolismo como el conjunto de reacciones químicas que se producen en nuestro organismo y que sustentan la vida.

Hablamos de anabolismo para referirnos a las reacciones en las que, a partir de los alimentos que consumimos, construimos nuevas células, hormonas, neurotransmisores, etc.

Contrariamente, el catabolismo agrupa a las reacciones de desintegración que favorecen la excreción y la eliminación de deshechos que se producen en nuestro organismo

Para gozar de una buena salud debe haber un equilibrio entre el anabolismo y el catabolismo y la proporción de alimentos que ingerimos es determinante en todos los casos.
SIGUE LEYENDO