Ensalada de col

Hoy os presentamos una forma diferente de consumir la col, así nos podemos beneficiar de sus propiedades todo el año.

Ingredientes:

Escaldamos la col durante dos o tres minutos con agua hirviendo y un poco de sal marina. La escurrimos y dejamos que se enfríe

Mientras, ponemos en un suribachi (mortero dentado) las nueces y las trituramos lo más fino posible, añadimos el miso y el agua necesaria para obtener la textura de una salsa.

Cortamos la col en tiras muy finas, la disponemos en una ensaladera y vertemos la salsa por encima. ¡Buen provecho!

El síndrome post vacacional

Ya hace unos años que al final del verano los medios de comunicación dedican un tiempo a hablar del síndrome post vacacional: un estado de malestar, tanto psíquico como físico, que se produce por una falta de adaptación a la vida activa en el trabajo, a la vuelta de las vacaciones.

El síndrome post vacacional es más frecuente entre los jóvenes y los síntomas van desde cansancio, somnolencia, dolores musculares, falta de capacidad de concentración, hasta irritabilidad, nerviosismo, etcétera.

Oficialmente no está reconocido como una enfermedad, pero se sabe que las personas que lo padecen pueden tener una patología silente de base. Es decir, un estado de salud pleno tendría como manifestación, la adaptabilidad. Si además en las vacaciones hemos desconectado, descansado, disfrutado y hemos cargado las pilas, lo esperado sería volver al trabajo con energías renovadas y más vitalidad… más ganas, en una palabra.
SIGUE LEYENDO

Beber es un gran placer

El ser humano es el único animal que bebe cuando no tiene sed. Bebemos para socializar, para depurar… pero ¿cuánto y qué debemos beber?

Lo que nos mueve a beber debería ser calmar la sed, pero ¿realmente tenemos sed o hemos creado unos hábitos muchas veces no muy bien fundados respecto a las necesidades de líquidos?

Vivimos en una sociedad que bebe, y bebe mucho, yo diría demasiado. Hoy vamos a analizar el consumo de agua, refrescos y alcohol.

El agua

El agua es la base de la vida. En nuestro organismo es el elemento más importante ya que representa el 70 % de la composición corporal. Por eso, nuestra salud dependerá de las características del agua que consumamos, sin ninguna duda. La calidad y la pureza del agua condicionan las reacciones químicas del metabolismo.

Hay muchas personas, médicos incluidos, que recomiendan beber hasta dos litros de agua al día porque, según dicen, es muy buena para limpiar el cuerpo de toxinas, incluida la piel. Personalmente opinamos que este planteamiento es producto de una visión fragmentada de la vida y desconectada de lo que es la armonía en el cuerpo humano. Evidentemente el agua arrastra sustancias o partículas, pero aquí más que nunca debemos aplicar el criterio de que no es más limpio el que mucho limpia sino en que poco ensucia.
SIGUE LEYENDO

Té helado

Una bebida indicada para las calurosas tardes del verano, en la que el hielo aumenta el efecto refrescante.

Ingredientes:

  • Té kukicha
  • Medio limón
  • Una ciruela umeboshi
  • Agua filtrada o embotellada

Ponemos dos tazas de agua a hervir con una ciruela umeboshi entera y cuando alcanza el punto de ebullición añadimos el té kukicha. Mantenemos un fuego suave cinco minutos y lo dejamos reposar otros cinco minutos más. Colamos el té y lo reservamos.

En el momento de tomarlo le ponemos unas rodajas de limón ecológico y unos cubitos de hielo.

¡Recordamos como siempre que solo recomendamos alimentos ecológicos!

 

Achicoria con anís

El anís nos va a perfumar esta bebida y la malta de cebada le va a dar un gusto a caramelo. Se puede tomar tanto caliente como fría.

Ingredientes:

  • Una cucharada sopera de achicoria
  • Una cucharada sopera de malta de cebada
  • Agua filtrada o embotellada.
  • Dos frutos de anís estrellado

Ponemos a hervir dos tazas de agua con el anís estrellado y cuando alcanza el punto de ebullición añadimos la achicoria, dejamos hervir a fuego suave 5 minutos y lo colamos.
Añadimos la malta de cebada y ya está lista para tomar.

¡Los ingredientes en todos los casos serán ecológicos!

Los beneficios de tomar el sol

En la actualidad se asocia el cáncer de piel con tomar el sol, por eso muchas personas lo evitan, o usan unas cremas que actúan como una pantalla bloqueando la acción beneficiosa de los rayos solares. Para beneficiarnos de los baños de sol es suficiente con evitar exponernos en las horas centrales del día.

Ensalada de quinoa

Los granos se pueden consumir en forma de ensalada cuando el clima lo permite. Descubre esta sencilla receta.

Ingredientes:

Aliño:

Lavamos la quinoa en varias aguas y la escurrimos en un colador. La ponemos a cocer con dos de agua filtrada o embotellada y una pizca de sal marina; cuando comienza a hervir bajamos el fuego al mínimo y cocinamos tapado 20 minutos. Dejamos enfriar.

Mientras, escaldamos los ramilletes de brócoli unos minutos. Nos deben quedar “al dente” y de color verde brillante.

A continuación, cortamos los rabanitos en rodajas, les añadimos sal marina, los amasamos un poco y los dejamos macerar durante media hora. Justo antes de añadirlos a la ensalada los lavamos y los escurrimos bien.

Cortamos el tofu en daditos, hacemos un rallado grueso con la zanahoria y salteamos la mezcla durante unos minutos.

Para preparar el aliño, usamos un mortero en el que poder ligar bien los ingredientes. Tiene un sabor agridulce exquisito.

Por último, ponemos en la ensaladera la quinoa, los rabanitos y el brócoli, añadimos el tofu salteado con las zanahorias, mezclamos todo con el aliño y decoramos con las semillas de girasol ligeramente tostadas.

 

 

 

tadas.

Lo que revela el rostro

Cuando se dice que “la cara es el espejo del alma” o “que mala cara tiene fulanito”, estamos expresando que el exterior es un reflejo del interior y esa comprensión que es universal, nos la explica muy bien la visión energética del yin y el yang como veremos a continuación.

Los orientales definen lo yin como la energía de la tierra que es ascendente y vertical. Cuando se refieren a lo yang hablan de energía del cielo, descendente y horizontal.

Es precisamente esa comprensión yin-ascendente-vertical, yang-descendente-horizontal, la que nos permite observar en el rostro el tipo de energía dominante en cada uno de nosotros.

Cuando la cara está dominada por un movimiento vertical-yin, el marco facial es estrecho, la nariz larga, los ojos redondos, los labios son carnosos y la mandíbula es estrecha o ausente; las cejas son finas y caen hacia abajo en la parte exterior.

En estos individuos la expresión es pasiva y pueden ser personas introvertidas, reservadas. Esta tipología se produce por un sobreconsumo de alimentos yin: azúcar, dulces, bollos, galletas, lácteos, frutas… En estas personas pueden aparecer arrugas horizontales en la frente y bolsas en los párpados inferiores.

Si por el contrario el marco facial es ancho, la nariz aplastada, los ojos son pequeños y rasgados, los labios finos y la mandíbula es ancha estaríamos ante una dominancia de energía yang.

Son manifestaciones de una energía yang una mandíbula amplia, unas cejas que descienden en el centro y son gruesas, una nariz chata, y una actitud activa, optimista, positiva.

Se ve con frecuencia en individuos más sociales, activos y extrovertidos. Esta tipología aparece por un sobreconsumo de alimentos yang: carne, huevos, embutidos, jamón, mariscos… todos ellos de origen animal. En este tipo puede haber surcos marcados en el entrecejo que nos indican problemas en el hígado y la vesícula biliar.

La cara debe tener un modelado medio, donde no debe haber ni flacidez ni retracciones importantes en forma de surcos o arrugas. Cuanto más extremo es el modelado del rostro, la persona puede llegar a tener más problemas de salud.

  • El esquema del gráfico nos muestra a modo de resumen las correspondencias de las diferentes partes de la cara con el resto del cuerpo:
  • Las arrugas horizontales en la frente nos hablan de estado de los intestinos.
  • Las ojeras en los párpados inferiores son la expresión del estado de los riñones.
  • Los pómulos nos revelan el funcionamiento de los pulmones.
  • El entrecejo tiene que ver con el hígado y la vesícula biliar.
  • Las sienes con el bazo.
  • La punta de la nariz con una hendidura nos habla de un soplo en el corazón.
  • La zona de alrededor de la boca refleja el estado de los órganos sexuales.

Cualquiera de las partes de la cara de las que hablamos no debería presentar, ni manchas, ni arrugas, ni rojeces… es decir la piel debería estar limpia y sonrosada, bien oxigenada.

Entendemos a la vista de lo desarrollado hasta ahora que la armonía entre las distintas partes del cuerpo nos transmite una expresión de belleza en el rostro, que es sinónimo de salud.