Mezclar proteínas animales y vegetales

Las proteínas representan uno de los tres grandes grupos de nutrientes junto a los hidratos de carbono y las grasas. Son imprescindibles en nuestra dieta, ya que a partir de ellas sintetizamos, además de masa muscular, enzimas, hormonas y neurotransmisores, entre otras sustancias.

Dentro de los vegetales nos aportan proteínas todos los granos: legumbres, cereales, frutos secos, semillas y, adicionalmente, las algas.

Todos los alimentos de origen animal son fuente de proteínas: carnes, pescados, huevos y productos lácteos.

En occidente, como domina la visión dualista del universo, todo se contempla como dividido o separado: la maldad y la bondad, la virtud y el pecado, la izquierda y la derecha… y en la nutrición, el caso que nos ocupa, lo animal y lo vegetal.

La respuesta a la controversia proteica sobre la superioridad de las proteínas animales sobre las vegetales la encontramos en las tradiciones milenarias de la humanidad: en todos los casos, el principal aporte de proteínas ha sido la combinación de un cereal con una legumbre u otra semilla y una pequeña cantidad de alimento animal, cuando el clima o la condición de la persona lo requiere.

Por eso podemos combinar las proteínas animales y vegetales según nuestra conveniencia, dependiendo de nuestra fuerza digestiva y estado de salud.

Comparte esta entrada!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *