La alimentación en otoño

winter-food

Lo mismo que con la llegada de los primeros fríos cambiamos nuestro vestuario, guardando la ropa ligera y sacando del armario las prendas de abrigo, es el momento de hacer algunos sencillos cambios en nuestra forma de comer para estar en consonancia con la estación.

Una vez dejado atrás el verano como época de vacación, de distensión, de descanso, donde la comida tiene menos relevancia ya que el calor disminuye la necesidad de tomar alimentos, entramos en el otoño y al igual que nos abrigamos más y que comenzamos un tipo de actividades que requieren horarios, organización… debemos contemplar unos ajustes en nuestros hábitos alimenticios con la finalidad de estar en armonía con el entorno, ya que a fin de cuentas, eso es la salud.

El otoño es la época del año donde la energía se recoge, se concentra y se almacena; donde se elimina todo lo sobrante. Así los árboles pierden sus hojas y muchos de nosotros hacemos eliminaciones importantes en forma de catarros y resfriados.

Por otra parte, cuando se acerca el final del año, es el momento de dar prioridad a lo esencial, de crear fuerza y estructura a través del ejercicio y la disciplina interna de manera que aumentemos la resistencia frente a la enfermedad.

Me resfrío con facilidad

Si durante el verano hemos abusado de alimentos enfriadores, como frutas y ensaladas, además de refrescos, helados, cervezas… habremos creado una condición de frío interno. En esta situación, la llegada de las bajas temperaturas con el otoño va a producir una resonancia con nuestro frío interior y nos va a provocar los resfriados. 

Los órganos más activos en esta época del año son los pulmones y el intestino grueso. Los catarros producen mucosidad y flema, lo que hace que tengamos dificultad para respirar y la consabida congestión. Esta situación, al permitir menos oxigenación cerebral, nos lleva a tener pensamientos más confusos y a sufrir estados depresivos.

La adaptación al otoño

En nuestro entorno, el otoño es la estación seca comparativamente con la primavera que es la estación de las lluvias. En esta época del año debemos tomar alimentos más secos o lo que es lo mismo, menos hidratados, así como reducir la ingesta de líquidos. Igualmente es conveniente aumentar un poco la cantidad de sal y/o de condimentos salados ya que la sal (en pequeñas cantidades), además de secar, calienta el cuerpo. Este preciado condimento también ayuda a eliminar las mucosidades.

Una forma adicional de tonificar y calentar a los pulmones y al intestino es añadir un poco de zumo de jengibre, o unos rabanitos rallados a nuestros paltos, porque el toque de sabor picante suave activa la energía de estos órganos.

Los alimentos del otoño

A continuación hacemos una relación de los alimentos armonizadores del pulmón y el intestino grueso que nos van a permitir adaptarnos con éxito a la nueva estación. Podemos aumentar la frecuencia de consumo de todos ellos es esta éopoca del año.

El cereal más indicado es el arroz integral. La legumbre que mejor armoniza la energía de los pulmones y el intestino grueso son las lentejas,  las verduras acompañantes son las de raíz como los nabos, zanahorias, chirivías, salsifíes… y entre las algas, las hiziki son las más adecuadas.

En esta época puede ser conveniente consumir algo de alimento animal si es necesario. Es el momento de saborear unas castañas asadas y de hacer compotas de frutas, y manzanas al horno.

Las cocciones deberán más largas, como los estofados, y podemos tomar algunos fritos ocasionalmente. También es el momento de usar el horno y las cocciones a presión.

Con estas pautas generales vamos a conseguir estar en sintonía con el ambiente que nos rodea y disfrutar de la salud como sensación de bienestar.

Post relacionado: “La llegada del frío”.

Comparte esta entrada!

    6 comentarios en “La alimentación en otoño

    1. Muchas gracias por toda la informacion que nos da. Esta forma de alimentacion es muy interesante(no es la palabra, pero no se como describirla, es muy muy buena). Y seguro que como yo habra muchas personas que no sabemos que en cada estacion hay unos alimentos adecuados,forma de comer y elaborarlos diferente. Gracias Elena.

      1. Hola Maribel, me alegro de que mis escritos te sirvan para cultivar la salud. Compartir mis conocimientos y mi experiencia me produce satisfacción, por eso seguiré aportando “recetas” de conocimento esencial, de recursos al alcance de cualquiera… para encontrar o mantener el equilibrio. Un saludo.

    2. Hola Elena, soy Jaime, muchas gracias por toda tu sabiduría sobre nutrición vital, tengo muchas ganas de tener tu libro en las manos, mucha suerte con él. Un abrazo.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>