Cáncer infantil y medio ambiente

Cada año se diagnostican más de mil nuevos casos de cáncer infantil en España, según informa el Registro Nacional de Tumores Infantiles, sin incluir los que aparecen durante la adolescencia.

A pesar de los avances tanto en el diagnóstico precoz, como en los tratamientos y de que la supervivencia haya aumentado en un 50 por ciento, el cáncer infantil sigue siendo la principal causa de muerte por enfermedad en los niños hasta los 14 años dentro de los países desarrollados, de hecho en Europa mueren al año más de 3.000 niños.

Los avances científicos actuales permiten afirmar que los factores ambientales pueden ser determinantes en estas enfermedades. Hablamos de la exposición tanto en la vida intrauterina como en las primeras etapas de la vida a contaminantes químicos presentes los alimentos, el agua y el aire, como de la exposición a radiaciones ionizantes y campos electromagnéticos de baja frecuencia.

Existen numerosos estudios tanto a nivel europeo como español, que relacionan el aumento del cáncer infantil con la contaminación medioambiental, en los que no se concluyen formas de actuación concretas para los padres que tienen un niño con cáncer.

La elección tanto de los alimentos, como del agua que consumen nuestros hijos, depende de nosotros, no así la del aire que respiran en nuestras ciudades o de la contaminación electromagnética a la que están sometidos.

Una vez más la alimentación biológica y el agua libre de contaminantes químicos (filtrada u osmotizada) es la principal herramienta para la recuperación de la salud de nuestros pequeños.

Comparte esta entrada!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *