Y si no tomo leche, ¿qué desayuno?

Esta pregunta es cada vez más frecuente en los ámbitos nutricionales ya que los efectos adversos de la leche son cada vez más conocidos y comprobados. Existen muchas alternativas saludables como explicamos a continuación.

Algunas corrientes nutricionales afirman que es saludable desayunar zumos y/o batidos de frutas. En nuestro caso no los recomendamos al tratarse de alimentos muy ricos en azúcares rápidos y altamente enfriadores. Es importante contemplar todos los alimentos no solo por su composición química, sino también por sus características bioenergéticas, y una de ellas es el concepto frío/calor. No olvidemos que somos animales de sangre caliente.

Hay un sinfín de bebidas vegetales que se pueden consumir en lugar de la leche de vaca, todas ellas más ligeras y nutricionalmente más sanas.  No se trata de sustituir la leche de vaca por una bebida vegetal, sino de tener diferentes opciones de bebidas saludables.

Quiero proponeros tres alternativas saludables frente a los típicos desayunos.

  1. Desayuno  tipo «café con leche y tostada»

Por encima de todos, el más común en nuestro país. Como alternativa al café con leche y tostadas proponemos un café de cereales o un té (kukicha, mú, verde) con unas rebanadas de pan integral de levadura madre o tortas de cereales, acompañadas de aceite de primera presión (oliva, sésamo, semillas) o crema de frutos secos (almendras, cacahuetes, tahín). Ocasionalmente podemos utilizar una confitura sin azúcar.

Debemos evitar el exceso de azúcares rápidos que, aunque nos aportan una energía instantánea, producen hipoglucemias a media mañana.

La malta de cebada: es el resultado de tostar y moler la cebada. Al igual que el café de cereales es una bebida tonificante pero no excitante. Debe ser siempre biológica y no llevar azúcar en su composición. Se prepara como el café de puchero. No recomendamos los preparados instantáneos para consumo regular.

El café de cereales: es el resultado de tostar y moler diferentes mezclas de cereales y legumbres, bellotas, achicoria, etcétera. Es un buen tónico del riñón y no tiene efecto estimulante. No recomendamos consumir los que llevan higos en su composición porque son menos equilibradores desde la relación sodio/potasio. Se prepara como el café de puchero. Del mismo modo que en el caso anterior no utilizaremos los preparados instantáneos cotidianamente.

2. Desayuno de cereales típico

Frente a los cereales azucarados de los supermercados, podemos tomar un muesli ya preparado o unos copos de avena a los que les añadiríamos algunos frutos secos y/o semillas, siempre utilizando ingredientes ecológicos de primera calidad. Como alternativa a la leche de vaca podemos elegir entre una gran variedad de bebidas vegetales.

Seremos moderados en el consumo de grasas, aunque sean vegetales y de buena calidad. Conviene destacar, de hecho, que nuestros requerimientos nutricionales, si tenemos un trabajo sedentario, son de siete veces más hidratos de carbono que grasas. En ningún caso mezclaremos los cereales con frutas ácidas crudas.

La bebida de arroz: en la actualidad es posible encontrar en el mercado una gran variedad de bebidas de arroz perfectamente adaptadas a nuestras necesidades. Destacan su agradable sabor y alta digestibilidad, resultan muy nutritivas y representan otra forma de tomar arroz.

La bebida de avena: como cualquier cereal, se presta a hacer licuados. Es más cremosa que la anterior, excelente para hacer una bechamel ligera. Por su elevado contenido en fibra es ideal para bajar el colesterol. Su alto valor energético, la hace muy indicada para los niños y deportistas.

La bebida de mijo: recomendable para la fragilidad del cabello y las uñas, ayuda además a controlar la ansiedad por el dulce. Es muy ligera y dulzona. Su consumo es muy aconsejable durante el embarazo.

La bebida de espelta: muy adecuada para el buen funcionamiento hepático; las propiedades de esta bebida son semejantes a las del grano del que procede, ideal asímismo para deportistas y personas sometidas a altos niveles de estrés.

La bebida de maíz: tiene más grasa que las anteriores, al igual del grano del que procede. Indicada para niños y personas con tendencia al estreñimiento. En este sentido, lejos de ser una bebida laxante estimula de una manera suave el tránsito intestinal. Cabe destacar, del mismo modo, su efecto relajante.

La bebida de trigo sarraceno: como el trigo sarraceno es un alimento calentador, la bebida está sobre todo indicada para armonizar el funcionamiento del riñón y tonificar el sistema óseo, al igual que para evitar la caída del cabello. Tiene un sabor aromático muy característico.

La bebida de quinoa: Tiene un elevado valor nutricional gracias a su riqueza en proteínas y está naturalmente desprovista de gluten. Es rica en minerales por lo que favorece tener los huesos más sanos y fuertes. Además ayuda a reducir el colesterol y los triglicéridos gracias a su contenido en ácidos grasos omega 3. Es por lo tanto otra opción saludable.La bebida de soja: se trata del más conocido de los derivados de la soja. Muchos la recomiendan como sustituto de la leche porque tiene menos calorías, menos grasa y ausencia de colesterol. No obstante, no es recomendable atiborrarse. Es un alimento altamente proteico y su exceso podría producir fatiga de los órganos internos. De la misma manera, su carácter enfriador favorece el hiperestrogenismo, debilita la vitalidad sexual y la disminuye la capacidad reproductora. Con esta información no pretendemos desaconsejar el consumo de la bebida de soja, simplemente contrarrestar la publicidad engañosa a la que nos someten las industrias lácteas que nos la presentan como la alternativa a la leche de vaca.

3. Desayuno comida

Las personas que se levantan temprano y realizan un trabajo físico importante acostumbran a desayunar alimentos contundentes y salados como huevos con jamón, etcétera.

Nosotros proponemos como alternativa una sopa de miso acompañada de  pan integral, un buen plato de cereales con verduras o restos de la noche anterior. Hablamos de platos como los que tomamos en la comida o en la cena.

No debemos tomar alimentos demasiado salados, porque al tener un efecto contractivo interferirán con el dinamismo y la movilidad que necesitamos para encarar el día.

Los desayunos salados resultan más recomendables cuando nuestra salud está comprometida, tanto si se padece una enfermedad crónica como si estamos solamente cansados o con estrés.

Lo ideal es alternar los diferentes tipos de desayuno y no encasillarnos en uno de ellos, tanto nutricionalmente como energéticamente.

Comparte esta entrada!

    Protección de datos de carácter personal: con el envío del comentario, el usuario admite haber leído y aceptado la información en materia de protección de datos de carácter personal que se incluye en el aviso legal existente en esta página, al que se accede a través de pestaña bajo ese título, Aviso legal, situada en la parte inferior de la página de inicio de este blog, y donde se informa de los titulares del blog, de las finalidades para las que se utilizarán los datos personales comunicados, así como la dirección para el ejercicio de los derechos reconocidos en el artículo 5 de la LOPD. Los datos marcados con asterisco, son de obligado cumplimiento para aceptar la publicación del comentario. Si tales datos no fuesen facilitados, el comentario enviado será eliminado sin proceder a su publicación.
    20 comentarios en “Y si no tomo leche, ¿qué desayuno?

    1. Hola Elena;
      Me gustaría saber si la malta de cebada se puede hacer artesanalmente simplemente tostando la cebada y molíendola. ¿Hace falta algún paso más?.
      Gracias de antemano.

    2. Hola José Miguel, yo simplemente lavaría bien el grano antes de tostarlo. Ahora a practicar y a ver como te sale. Un saludo.

    3. Hola Elena,
      El tema dasayuno me trae de cabeza porque me produce picos de glucemia y el resultado es una merma de energía cuando más la necesito. Empiezo con una rodaja de piña y un kiwi en ayunas y después leche de avena con copos de avena, semillas chía y lino molidas y algún fruto seco. He hecho mil pruebas aunque siempre con la fruta en ayunas, pero creo que los cereales tampoco son idóneos para mi por la mañana. Cúal sería tu recomendación?
      Gracias por tu atención.
      Saludos.

    4. Hola Lucía, todo lo que desayunas es fuertemente yin/desequilibrado energéticamente y por lo tanto favorece como tu dices las bajadas de azucar. Te recominedo profundices en las lecturas acerca del yin y el yang en los alimentos. Los cereales los tendrías que tomar en forma de crema y salados. Si con las recomendaciones que te doy no es suficiente, necesitas un asesoramiento personalizado, para regular tus hipoglucemias. Un saludo.

    5. Muchas gracias Elena,
      Efectivamente coincido en lo desequilibrado de mi desayuno pero es difícil encontrar dicho equilibrio.
      Hoy he incluido a primera hora un té kukicha con un poquito de puré umeboshi y veremos que tal.
      De todas formas, me gustaría mucho consultar contigo de forma personalizada porque para mi la alimentación es básica y aunque creía que lo hacía bien (flexivegetariana, ecológico…), está claro que a mi no me sirve.
      Vivo en Madrid y mi pregunta es si podría contactar contigo por teléfono o bien debo desplazarme a Navarra.
      Gracias por todo.

    6. Hola Lucía, te adjunto enlace para todo lo referente a la consulta. “Centro de Medidna Biológica Elena Corrales”. Un saludo.

    7. Hola José Mguel, el kéfir tanto el de leche como el de agua, son alimentos de naturaleza fría y húmeda, es decir fuertemente yin, de modo que no son para nada alimentos medicamento en la linea de mis escritos. Un saludo

    8. Hola Elena, para tratar la colitis ulcerosa de un amigo, aunque sé que debería cambiar los hábitos de alimentación, ¿qué recomiendas tomar en vez de kéfir? ¿miso, kuzu?
      Gracias.

    9. Hola Elena:
      Me gustaria preguntar si las bebidas vegetales son adecuadas para niños a partir de un año o tienen alguna contraindicacion.Si son adecuadas, ¿cuál es mas aconsejable?. Y si no lo son, ¿a partir de que edad se pueden introducir?

    10. Hola Gemma, las bebidas vegetales no las incluimos en la alimentación pediátrica, no son alimentos para bebés. En los niños más mayores y en los adultos nunca son un sustituto de la leche, sino una bebida de uso moderado, por eso puedes variar entre todas las que te ofrece el mercado, como haces con los cereales, las legumbres, etc.
      Un saludo

    11. Hola Elena:
      En relación a la consulta de Gemma, me gustaría saber si recomiendas dar leche o lácteos a bebés/niños una vez se haya abandonado la lactancia materna (digamos que entre los 6 meses y el año) y si lo recomiendas, hasta qué edad. Nosotros NO la tomamos, pero dudamos de qué hacer con nuestro bebé.
      Muchas gracias por adelantado.
      Saludos cordiales.

    12. Hola Naiara, no recomendamos bebidas vegetales hasta después de los dos años. La alimentación de los bebés la personalizamos al máximo, ya que depende de como ha sido la gesatación, la lactancia y la maduración de cada criatura.
      Un saludo

    13. Hola Modesta,
      gracias por compartir mi forma de entender la nutrición y la salud.
      Los higos son unas frutas muy azucaradas, con mucho potasio en relación al sodio, o lo que es lo mismo fuertemente yin. Los cereales por su parte son alimentos equilibradores y no es necesario añadirles nada.
      Un saludo,

    14. A mí la combinación cereales con alguna leche vegetal me sienta de maravilla. Me da toda la energía que necesito y encima me gusta. Que la motivación mañanera también hay que cuidarla.

    15. Hola Elena,
      Mi desayuno es café con bebida de soja y cereales (nueces,maiz tostado y muesli).
      Podrías indicarme si las bebidas de soja son de soja fermentada ya que según he estado leyendo la soja no fermentada tiene mas inconvenientes que beneficios por las lectinas…
      Al igual que el maiz, pero el maiz tostado es buena opción o también es perjudicial?
      Por otro lado, una buena alternativa a la bebida de soja podría ser la de quinoa o espelta?
      Muchas gracias de antemano Elena
      Un saludo
      y por ultimo

    16. Hola José,
      Gracias por confiar en mi manera de entender la nutrición y la salud.
      El tiempo y la experiencia me han ayudado a comprender que no hay un caso igual a otro. El entorno personal, laboral, genético y sobre todo los hábitos alimenticios de cada persona, condicionan la manera de enfocar su plan de recuperación de la salud basado en una dieta y un tratamiento personalizado en todos los casos. Confío en que comprendas mi prudencia a la hora de no poder ofrecerte una respuesta concreta: traicionaría mi método terapéutico.
      Te animo a que vivas la experiencia Elena Corrales en consulta.
      Puedes solicitarnos cita a través del mail consulta@elenacorrales.com o del número de teléfono (+34) 948 130 280.
      Puedes profundizar sobre los temas que me preguntas buscando las entradas sobre la soja o sobre el maíz en el blog.
      Un afectuoso saludo

    Los comentarios están cerrados.