Archivo de la etiqueta: Infarto de miocardio

Estudio Framinghan del corazón

En los años 50, el estudio de Framingham sobre las enfermedades cardiovasculares reveló que la forma de conocer el riesgo de infarto se podía medir mediante el cociente colesterol total/colesterol HDL. 

Lo ideal es que la tasa esté por debajo de 4,5. La mayoría de las personas que han sufrido un infarto tenían niveles de entre 4,6 y 5,7.

El Dr. Castelli director del estudio al que hacemos referencia, observó que los vegetarianos y los macrobióticos tenían corazones y sistemas circulatorios más saludables que los atletas bien entrenados. 

El estudio se hizo con atletas como prototipo de individuos sanos y presentaban una tasa de colesterol total/colesterol HDL de 3,4. Los estudios que se hicieron con los vegetarianos y los macrobióticos dieron valores claramente inferiores, por debajo de 2,5.

Investigaciones como ésta indican claramente la importancia de la elección de los alimentos predominantes en nuestra dieta. No son iguales las grasas de origen animal que las vegetales, ni se comportan del mismo modo los hidratos de carbono refinados que los integrales.

Sobreconsumo de proteínas animales y arteriosclerosis II

iStock_000016957391Medium

Hoy continuamos con el apasionante trabajo de los doctores L. y T. Wendt, sobre el lugar de almacenamiento en nuestro organismo de las proteínas consumidas en exceso.

Continuación del post: Sobreconsumo de proteínas animales y arteriosclerosis I

Consecuencias del engrosamiento de la membrana basal de los capilares

Para que la glucosa pueda pasar a través de la membrana basal engrosada nuestro cuerpo produce un aumento de la presión de difusión de ésta en la sangre, lo que conduce a una elevación de los niveles de glucosa sanguíneos que no son resultado del aporte alimentario, sino del propio proceso de regulación.

Así pues, la causa de la diabetes en los adultos reside en una membrana basal engrosada y no en una falta absoluta o relativa de insulina, como sostiene la tesis en vigor de los médicos endocrinos.

La difusión del oxígeno a través de la membrana basal engrosada se ve retardada al igual que en el caso de la glucosa, hecho que se compensa mediante un aumento de la tensión en la luz capilar (la amplitud o grosor del vaso sanguíneo).

Esta situación provoca a su vez un aumento del número de hematíes y de hemoglobina. Así pues, podemos afirmar desde la comprobación científica del hecho en sí que la causa de la poliglobulia, policitemia y los elevados valores del hematocrito que presentan las personas sobrealimentadas es debida a un engrosamiento de la membrana basal.
SIGUE LEYENDO