La vacunación infantil I

Vacunar a un niño de corta edad es un acto en el que se ha de contar con la libre elección de los padres, puesto que les corresponde a ellos principalmente la responsabilidad sobre la salud de sus hijos. Deberían indicarse claramente las contraindicaciones y efectos secundarios de las vacunas para poder decidir con conocimiento de causa, como se hace con los medicamentos.

Se aplican excesivas vacunas a una edad en la que el Sistema Inmune no ha madurado y esa hiperestimulación puede originar diversos trastornos. Nuestro criterio se inclina más a potenciar los mecanismos de autorregulación de la inmunidad natural que a desarrollar nuevas vacunas para cada enfermedad.

Si te preguntasen antes…

Hoy te voy a pinchar de 7 vacunas a la vez (Difteria, Tétanos, Tosferina, Poliomielitis, Haemofilus B, Hepatitis B y Meningitis C) y vuelve ocho semanas más tarde que te pondremos 7 vacunas más de golpe, igual que al cabo de diez y seis semanas que tendrás que repetir lo mismo; si tienes fiebre no pasa nada, es normal. De aquí a quince meses, nos gustaría protegerte con la triple vírica (Rubeola, Sarampión y Paperas) para volver a repetirlo dentro de cuatro años. Luego, a los diez y ocho meses otro pinchazo de recordatorio de las 7 primeras vacunas. ¡En tres años recibirás 22 pinchazos!

¿Son obligatorias las vacunas?

Según la legislación vigente las vacunas son voluntarias excepto en situaciones excepcionales. Solo en caso de una situación epidémica y durante un periodo de tiempo concreto podría aplicarse obligatoriamente la vacuna si corriera peligro la vida de los ciudadanos.
No se puede exigir por tanto, ningún tipo de inmunización a un niño para frecuentar un establecimiento escolar, sin embargo los padres que no vacunan a sus hijos sufren todo tipo de presiones sobre todo en las escuelas infantiles.
Desde los años 50 han disminuido considerablemente la morbilidad y mortalidad por enfermedades infecciosas, debido entre otras cosas a una mejora en las condiciones de vida en lo que a higiene se refiere. Por el contrario han aumentado de modo significativo las enfermedades degenerativas provocadas por iatrogenia (intoxicación y envenenamiento medicamentosos). Por eso nos debemos cuestionar el actual calendario vacunal.

Campañas de vacunación masiva

Siguiendo las recomendaciones de la OMS en los años 60 se inició un programa de vacunación sistemática contra la difteria, el tétanos, la tosferina y la polio y en los 80 contra el sarampión, las paperas y la rubeola. En las campañas de vacunación, raramente se habla de los riesgos asociados a las vacunas, ni en la actualidad, ni en el pasado.
¿Es ventajoso vacunarse de estas enfermedades?
Las 7 enfermedades enumeradas podrían clasificarse en dos grupos, las que generan complicaciones graves como la poliomielitis, el tétanos y la difteria y las que no originan complicaciones como el sarampión, las paperas, la rubeola y la tosferina. El que aparezcan o no complicaciones depende de la alimentación que se le de al niño y de su vitalidad así como los factores socioeconómicos, climatológicos y geográficos.

Continuará en el post: “La vacunación infantil II”

Comparte esta entrada!

    8 comentarios en “La vacunación infantil I

    1. Me ha encantado leer algo sobre el tema de las vacunas,mi bebé tiene un año y no ha sido vacunado nunca,después de leer mucho e informarme todo lo que he podido, pienso que lo mejor es no vacunar, animo a muchos padres y madres a que se informen antes de pincharle algo a su hijo simplemente porque lo ha dicho su pediatra.

    2. Es muy difícil ir contra corriente hoy en día.
      Todo el mundo opina que si no vacunas a tu hijo, eres un criminal por poner en situación de riesgo a todo aquel que se cruce contigo. Hay otros, sin embargo, que te dicen que esas enfermedades, si se pasan de mayor son mucho peor que cuando niño.
      El mayor problema es que la pareja tiene que estar de acuerdo en hacerlo o no, porque es una decisión muy difícil y radical hoy en día.

      1. Hola José Miguel, precisamente porque es un tema controvertido es por lo que pretendo dar una información honesta sobre el tema. La semana próxima va la segunda parte. Un saludo.

    3. Hola Elena,
      Gracias por el artículo. Comparto lo que expresas en él, sobre todo que es una decisión de los padres que necesita ser respetada.
      Me gustaría hacerte una pregunta, ya que yo estoy a punto de vacunar a mi hijo de dos años y medio por primera vez.
      Le vamos a vacunar del tétanos porque pensamos que sí existe riesgo de enfermedad y nos parece un modo de prevención.
      No le vamos a incluir difteria.
      Me gustaría conocer tu opinión.
      ¿El sistema inmune está ya lo suficientemente desarrollado como para tomar bien esta vacuna?
      ¿Es necesario añadir algo más según tu opinión?
      A mí personalmente se me revuelve un poco el estómago cuando pienso en inyectarle la vacuna.
      Es un niño muy sano que no ha necesitado ir al médico en estos dos años y medio, este otoño ha empezado con pequeños catarros y tos, debido al comienzo del cole y a las dificultades emocionales de sus padres. Lo demás, siempre sano…
      Te agradezco la respuesta.

      1. Hola Cristina, las publicaciones en un blog, son siempre generales e informativas, pero nunca sustituyen a un consejo personalizado. Supongo que si no habéis vacunado a vuestro hijo hasta ahora, es porque tenéis algunas ideas claras y algún profesional que os ha aconsejado y/o guiado en la crianza del niño.
        Yo no te conozco, ni se como ha sido tu embarazo, ni absolutamente nada sobre los dos primeros años de la vida de tu hijo. Lo que comentas son unas generalidades que no me permiten decirte con rotundidad que el niño ya está preparado para recibir vacunas. Aunque yo no vacuné a mi hijo en su momento y no recominedo la vacunación sistemática y por protocolo, cuando aconsejo lo hago desde el conocimiento y/o seguimiento del niño y de sus padres. Lo que me pides no es ni ético ni profesional. Hay una red de médicos no vacunalistas que asesoran de forma gratuita sobre consultas como la que me planteas. Te remito a la web donde te informarán. Un saludo. http://www.vacunacionlibre.org

      2. Hola, yo estoy asociada a la Liga para la Libertad de Vacunación y mi hija de dos años y medio no está vacunada, después de informarme muchísimo.
        Yo tenía idea de ponerle la vacuna del tétanos, ya que vivimos en el campo y después de leerme el libro al que hace referencia Elena, decidí no ponérsela. Cito una frase del libro: “Es como intentar acabar con toda la población de leones usando tiburones… imposible porque jamás se encontrarán”.
        La neurotoxina que segrega el bacilo del tétanos vive en ausencia de oxígeno, no viaja a través de la sangre ya que esta contiene oxígeno, sino que viaja a través del sistema nervioso y los anticuerpos van por la sangre… luego los anticuerpos que se producen tras la administración de la vacuna, jamás se encontrarán con la toxina.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>