Descubriendo las verduras I

verduras

Aunque las verduras y frutas son siempre alimentos de acompañamiento, no está de más descubrir algunos aspectos desconocidos para la mayoría como su efecto desintegrador y su influencia en nuestro equilibrio, tanto físico, como mental. 

Se definen como verduras a todas aquellas partes de la planta que consumimos a excepción de las que contienen las semillas: nos referimos a las raíces, tallos, hojas, etc.

No obstante, el término verdura no se utiliza en botánica, al igual que hortaliza. En esta acepción se incluye cualquier planta que se críe en una huerta de regadío, a excepción de los árboles frutales y los cereales. La hortaliza es la planta completa y la verdura solo hace referencia a una parte de la planta.

Según la parte de la hortaliza que consumimos podemos clasificar las verduras en unos interesantes grupos:

  • Verduras de raíz: zanahorias, nabos, rábanos, chirivías, jengibre, loto, kuzu, etc.
  • Verduras redondas: col, coliflor, coles de Bruselas, brócoli, calabaza Hokkaido, etc.
  • Verduras de tallo: cebolla, apio, puerros, espárragos, etc.
  • Verduras de hoja: endivias, col china, acelgas, espinacas, borrajas, lechugas, etc.
  • Verduras de flor: alcachofas
  • Verduras de fruto: tomates, pepinos, pimientos, berenjenas, etc.

La sabiduría popular afirma que las verduras de raíz fortalecen, ayudan a tener los pies en la tierra. Del mismo modo, las verduras redondas centran al contribuir a la regulación de los niveles de glucosa sanguíneos, y sin embargo las de hoja relajan o aflojan. Este comportamiento es fácilmente observable tanto en el plano físico como en el comportamental.

Todo el mundo distingue el efecto de la zanahoria y del tomate sobre el tránsito intestinal. La primera tiene un efecto astringente, por lo que ayuda a cortar la diarrea y el segundo produce el efecto contrario gracias a su fuerte efecto laxante. Por otra parte, es fácilmente observable el efecto de las especias sobre la dispersión mental. La mayoría de las especias son el fruto de la planta como las pimientas, chiles, etc.

Mención a aparte merecen los tubérculos y las setas que deberían ser alimentos de consumo ocasional por su gran desequilibrio en la relación sodio potasio.

Los tubérculos son unos tallos engrosados de la planta que almacenan sustancias de reserva en forma de almidón. Los más conocidos son el ñame, las chufas, boniatos y patatas.

Las setas son la parte reproductiva de los hongos. A diferencia del resto de las plantas son heterótrofas, es decir, se alimentan de vegetales en descomposición ya que al no tener clorofila no realizan la fotosíntesis. Además  tienen clorofila y se reproducen por esporas. Las más conocidas son los champiñones, boletus, níscalos, shitakes, etc.

Continuará en el post: Descubriendo las verduras II

Comparte esta entrada!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *