Descubriendo las verduras II

verduras3

Hoy hablamos de la función de las verduras en el metabolismo y el drenaje. De este modo aprenderemos a elegir tanto la cantidad que consumimos como la proporción con el resto de alimentos del menú. 

Continuación del post: Descubriendo las verduras I

Alimentos constructores desintegradores

Definimos el metabolismo como el conjunto de reacciones químicas que se producen en nuestro organismo y que sustentan la vida.

Hablamos de anabolismo para referirnos a las reacciones en las que, a partir de los alimentos que consumimos, construimos nuevas células, hormonas, neurotransmisores, etc.

Contrariamente, el catabolismo agrupa a las reacciones de desintegración que favorecen la excreción y la eliminación de deshechos que se producen en nuestro organismo

Para gozar de una buena salud debe haber un equilibrio entre el anabolismo y el catabolismo y la proporción de alimentos que ingerimos es determinante en todos los casos.

Los alimentos que favorecen el anabolismo y consecuentemente la construcción de tejidos, síntesis de hormonas, etc., son ricos en proteínas: carne, pescado, huevos, productos lácteos.

Los que propician el catabolismo, es decir, el drenaje y la desintoxicación, son desintegradores y tienen un alto contenido en agua: frutas y verduras.

Los cereales, las legumbres y el agua, en este caso, serían alimentos neutros.

Los medios de comunicación nos recomiendan disminuir el consumo de alimentos altamente proteicos y nos instan a tomar frutas, ensaladas, verduras, zumos… sin límite. Tanto que existe la idea generalizada de que cuanta más verdura y fruta comen nuestros hijos mejor salud tendrán.

Sin embargo, comer exceso de verduras y frutas puede dar lugar a carencias e incluso desnutrición en casos graves. Contrariamente poner el acento en los alimentos constructores puede dar lugar a problemas de acumulación tanto de proteínas y grasas, como de residuos metabólicos.

Por eso las verduras y las frutas deben ser siempre alimentos de acompañamiento, nunca el plato principal.

Para entender de forma sencilla en qué proporción deberíamos comer, pensemos en una paella, en la que hay mucho arroz (alimento neutro), unas cuantas verduras (alimento desintegrador) y algún tropiezo (proteína, alimento constructor).

Continuará en el post: Descubriendo las verduras III

Comparte esta entrada!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *