Archivo de la etiqueta: Alimentos ecológicos

Los alimentos: estructura y función II

A continuación hacemos una breve descripción de los alimentos atendiendo a su aspecto funcional, es decir, si calientan o enfrían, si aceleran el metabolismo o lo inhiben, si contraen o dilatan, etcétera.

Continuación del post: Los alimentos: estructura y función I

Los alimentos se pueden clasificar según su función:

Alimentos Calentadores/Enfriadores

Un análisis de laboratorio no nos dice nada acerca del efecto calentador o enfriador de los alimentos, pero sí miles de años de experiencia en todos los pueblos y culturas del planeta. Todas las medicinas tradicionales tienen en cuenta estos aspectos a la hora de utilizar los alimentos con fines curativos. Debemos tener en cuenta que el frío es un agente causal en muchas patologías, tanto si es de origen externo, por ejemplo el que produce el clima, como interno, que es el que producen los alimentos enfriadores.

Son alimentos calentadores:

Todos los reconstituyentes, tónicos fuertes como las carnes rojas,  embutidos, salazones, quesos curados, empanadas, ahumados, caza, etc.

Del mismo modo, la sal y lo salado tienen igualmente efecto calentador; así como las formas de cocción que utilizan altas temperaturas como el horno, la parrilla, la brasa, etc.

Podemos tener problemas de exceso de calor aunque no tomemos demasiados alimentos animales si tenemos costumbre de comer todo muy sazonado y cocinado.

Un consumo excesivo de estos alimentos puede provocar demasiado calor en nuestro cuerpo.
SIGUE LEYENDO

Los alimentos: estructura y función I

Para utilizar los alimentos como agentes de curación contemplamos la estructura y la función de los mismos: hablamos de la composición química, que viene determinada por su origen (estructura), y de su comportamiento, que viene precisado por sus características bioenergéticas (función).

En el ámbito general hablamos de química y física, anatomía y fisiología, software y hardware, etc. Del mismo modo, en el caso de los alimentos nos referimos a estructura y función, ya que los alimentos están compuestos por materia (estructura)  que viene dada por su composición química, y energía (función), que es la que determina su comportamiento en nuestro medio interno.  Es lo que los orientales llaman el yin y el yang, perfectamente traducible a nuestro lenguaje occidental.

Tabla 1. Características de los alimentos

Para comprender el poder curativo de los alimentos debemos valorar no sólo los aspectos nutricionales, es decir, que sean naturales, integrales y biológicos. Es imprescindible además, contemplar sus aspectos funcionales como son si calientan o enfrían, si contraen o dilatan y si son balanceados en la relación sodio/potasio.

A continuación hacemos una breve descripción de los alimentos atendiendo a su origen, es decir, a su composición química. Esta clasificación nos permite saber si alcalinizan o acidifican, oxidan o reducen, desmineralizan o remineralizan, etc., aspectos todos ellos relacionados con la química y la materia.
SIGUE LEYENDO

Alimentos ecológicos, ¿moda o necesidad?

Muchos dicen que los alimentos ecológicos están de moda y que comer bio es ser actual, esnob, moderno… Sin embargo el aumento de consumo de alimentos biológicos en los últimos años responde a una necesidad de recuperación de la salud. Descubre las diferencias entre los alimentos cultivados con química y los de producción ecológica.

La información acerca de la diferencia de calidad entre los productos ecológicos y los de cultivo convencional es confusa muchas veces, y esta confusión está creada desde los intereses económicos de las empresas directamente implicadas en la producción de químicos agroalimentarios empleados tanto en la producción como en la elaboración de alimentos: hablamos de  abonos, pesticidas, herbicidas, antibióticos y hormonas.
SIGUE LEYENDO

El mijo

Es un grano conocido desde la antigüedad que crece de forma salvaje sin necesidad de ser cultivado, por eso pudo ser el sustento de los seres humanos antes de la aparición de la agricultura. Se ha cultivado hasta hace bien poco en toda Europa, particularmente en Francia y Alemania. En la actualidad el 90% del consumo mundial de este cereal se hace en los países en vías de desarrollo.


SIGUE LEYENDO