Azúcar y delincuencia

Hace más de 20 años se hizo un estudio en el Centro de Detención de Tidewater (Virginia) de modificación de la dieta, para observar la influencia en el comportamiento antisocial. Se eliminó el azúcar en las comidas y en los bocadillos de los reclusos, se retiraron las máquinas de refrescos azucarados y se incluyeron alimentos naturales.

Después de tres meses, se observó que los reclusos que siguieron una dieta modificada, presentaban una incidencia un 45 por ciento menor en actos de indisciplina y en comportamiento antisocial, que el grupo de control. Al año siguiente, se hicieron estudios adicionales que demostraron, que después de suprimir el azúcar había una reducción del 82 por ciento en los asaltos, un 77 por ciento en los robos, un 65 por ciento de disminución en conducta desordenada y de un 55 por ciento en actos de indisciplina.

Los efectos del azúcar refinado van mucho más allá que el aumento de peso o el desarrollo de la caries dental. El azúcar como tal no existe en la naturaleza, es un «comestible refinado» que se obtiene mediante procesos industriales y que no debería estar presente en nuestra mesa.

Comparte esta entrada!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *