Las respuestas de Elena nº 12: cambios de humor

39000041 - sad woman in the room

Hoy comparto con vosotros la pregunta que me formula Itziar, una paciente que vino a verme con un problema de candidiasis digestiva y vaginal.

Al empezar  la dieta sí que noté mucha mejoría y sé que tu dieta funciona a la perfección.

Mi problema es el siguiente.

Desde que hace un año llevo intentando equilibrarme con la comida, me han salido muchas arrugas y manchas en la cara. Y estos últimos meses también lo he notado. Cada vez los efectos secundarios  son más fuertes: estoy cada vez más cansada y  muy irritable. Cuando  empecé la dieta solo estuve una semana con la sensibilidad a flor de piel, pero ahora me puedo pegar tres semanas que no me aguanto ni yo. Los bajones o ataques de ansiedad son frecuentes e intensos. Cada vez que me cambio de pastillas, o vuelvo a tomarlas después de dejarlas, tiemblo.

La ansiedad no es tanto por lo que como sino por lo que sufro en mi vida a nivel emocional. Necesito compartir esta circunstancia para ver cómo me puedo ir equilibrando con la dieta mientras encuentro solución a mi vida personal.

Comía mucho dulce o yin, y también yang, porque absorbo la energía de la gente con facilidad; ahora, como me controla la comida, mis ataques emocionales son desproporcionados. Antes mi yang era mi familia, y también mi yin, pero desde ahora son parte de mi desequilibrio y mis desequilibrios han aumentado. Tengo desequilibrio en casi todos los ámbitos de mi vida. Siento que mientras no me equilibre emocionalmente voy a necesitar una dieta que me permita irme más al yin cuando lo necesite, y más al yang o consejos. Estoy un poco perdida. Cuando  me baja la regla parece que va a ser corta y normal.  Y de repente a los cinco días viene  a chorros. Ahora me pasa con el pelo.  De repente parece que no se cae nada y de repente lo pierdo de forma exagerada.

Cuando no seguía la dieta esto solo me pasaba en momentos puntuales. En momentos “normales” al sexto día me venía pero en forma de manchas marrones.

He comprendido que por la educación y lo que he vivido soy débil emocionalmente, aunque siempre lucho para mejorar… por lo que debo pelear por varios frentes. Ya que veo que los riñones no mejorarán más hasta que no arregle mi forma de afrontar  la vida.

Ya siento haber sido tan extensa, gracias por escucharme. Gracias a personas como tú el mundo es mucho mejor.

Buenos días Itziar,

Las pautas que explico en el cuaderno son las que, efectivamente, tienes que seguir. Con 30 años a mis espaldas y más de 20.000 pacientes tratados, te puedo decir con total certeza que el alimento es el medicamento más potente que he conocido. Mi éxito profesional viene precedido de experiencias de buenas prácticas que han forjado mi personalidad pero, sobre todo, mi propio método terapéutico. Sé que lo estás pasando mal, que sientes que no tienes fuerzas y que tu voluntad parece frágil como un avión de papel. Sin embargo, tienes que ser fuerte. La tenacidad y la perseverancia son las principales cualidades que te pueden ayudar a salir de la situación de inestabilidad emocional en la que te hallas inmersa.

Piensa en el alimento como medicamento. Tienes que ser fuerte. Visualiza la satisfacción y el gozo que sentiste cuando conseguiste dejar el azúcar. ¿Cómo te sentiste? ¿Lo recuerdas? Esa sensación de triunfo es la que tiene que servirte de acicate para conseguir tener fuerza de voluntad y, sobre todo, confianza en ti misma. Creértelo, sentirte poderosa y capacitada para controlar tus miedos y ansiedades es la clave para poder seguir la dieta.

Hay mucha ciencia detrás de las dietas. Años de experiencias, confidencias con pacientes, aliento amigo en los momentos en los que parece que es imposible seguir adelante…Tú tienes la llave. Ni puedo, debo, pero sobre todo quiero, decirte lo que crees necesitar escuchar. He estudiado tu historial médico, perfil bionutricional, la evolución de tu medición… Mi obligación es ponerme en tus zapatos y prescribirte la dieta que, en tu caso, nos ayude a ambas a superar tu candidiasis y tus desórdenes emocionales. Sí, estoy contigo en esto. Tus éxitos, frustraciones y anhelos son los míos. Confía en mí… Confía en ti. Fuerza amiga.

Un afectuoso saludo

Comparte esta entrada!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *