Archivo de la etiqueta: te kukicha

Zumo de manzana con canela

Hoy os presentamos una deliciosa bebida estival preparada con ingredientes ecológicos.

Ingredientes:

Ponemos agua filtrada o embotellada a hervir y cuando esté a punto de ebullición añadimos una cucharadita de té por taza. Lo mantenemos a fuego mínimo diez minutos y lo colamos.

A continuación, ponemos dos boles de té en una cazuela junto con los tres boles de zumo de manzana y la canela.

Mantenemos el fuego suave durante un par de minutos y ya está listo para servir.

Si preferimos tomarlo frío haremos la preparación con antelación.

Té kukicha con kuzu y umeboshi

La combinación de estos tres productos preparados como indicamos a continuación es un remedio de gran ayuda para fortalecer tanto la función digestiva, como inmunitaria, así como para aumentar la resistencia y neutralizar la fatiga.

Ingredientes:

Para hacer el té kukicha ponemos agua filtrada o embotellada a hervir y cuando esté a punto de ebullición añadimos una cucharadita de té por taza. Lo mantenemos a fuego mínimo diez minutos, lo colamos y dejamos que se enfríe. Se puede preparar una cantidad abundante para varias tomas.

Cuando el té esté frío disolvemos una cucharadita de kuzu por taza. El resultado es un líquido de color lechoso. Es importante que el té esté frío, ya que al disolver el kuzu en caliente se forman grumos.

A continuación, añadimos a la mezcla una cucharadita de postre de puré de umeboshi. Lo desleímos con ayuda de un colador hasta que esté bien deshecho.

Ponemos la mezcla en un cazo y la calentamos removiendo hasta que cambie de color y llegue al punto de ebullición. El resultado tiene la consistencia de una sopa salada un poco espesa.

Ayuda para principiantes:

Como el sabor y la consistencia son un poco extraños, puedes ir haciendo variaciones hasta conseguir una mezcla agradable de tomar.

  • El kuzu hace que la consistencia sea más o menos espesa y no añade sabor.
  • El puré de umeboshi permite que la mezcla sea más o menos salada.
  • El té da como resultado un toque más amargo cuando se hace más cargado, y más suave si se hace más diluido.

Frecuencia de consumo:

Los adultos pueden tomar una o dos tazas al día dependiendo de su condición, pero en ningún caso el preparado debe sustituir a unos buenos hábitos alimenticios.

Para los niños:

Las proporciones de té y de kuzu son las mismas que para los adultos, pero por su alto contenido en sal, debemos dosificar la cantidad de puré de umeboshi.

En niñ@s menores de seis meses el remedio lo debe tomar la madre, en dosis de adulto, si está dando pecho.

En niñ@s menores de un año usar un cuarto de cucharadita de moka de puré de umeboshi.

En niñ@s menores de cuatro años usar media cucharadita de moka de puré de umeboshi.

En niñ@s de cuatro a seis años usar tres cuartos de cucharadita de moka de puré de umeboshi.

En niñ@s a partir de los seis años usar una cucharadita de moka de puré de umeboshi.

Los diferentes tipos de té

Todos los tés comerciales derivan de la misma planta, Camelia sinensis y sufren diferentes tipos de procesamiento lo que les da propiedades y sabores diferentes.

Vamos a describir los cuatro tipos de tés más recomendables desde el punto de vista del equilibrio nutricional.

Té de tres años: bancha y kukicha

Té bancha 

Proviene de la planta del té y es elaborado de acuerdo a la antiquísima tradición china y japonesa. Las hojas de este té permanecen en la planta durante tres años. Al recolectarlas finalizado este período se produce una pérdida de teína, conservando sólo el 0,5 por ciento, lo cual lo convierte en menos excitante que el té negro común. El té bancha se seca al sol, no como los tés comerciales que son tostados en hornos; cuando es ecológico no contiene aditivos ni colorantes.

Té kukicha 

Se elabora tostando las ramitas de la misma planta que contienen prácticamente cero por ciento de teína. De ese modo se obtiene un té  muy suave y con muchas propiedades. Ambos son conocidos como té de tres años, porque tanto las ramas como las hojas permanecen al menos tres años en la planta antes de su recolección.

Tienen propiedades comunes, pero el té kukicha al no tener prácticamente teína, pueden tomarlo incluso los niños y ancianos mientras que el té bancha es más aromático y al tener un puntito de teína puede ser algo más excitante, por lo que es más indicado para tomarlo por la mañana.

Ambos son tonificantes, aunque no excitantes, son muy ricos en minerales, particularmente en calcio y recomendables como bebida de uso regular.

Té verde: hojicha y sencha

Este té sufre una oxidación mínima durante su procesamiento. No está fermentado, a diferencia del té negro. Las hojas se recogen frescas, después se tuestan, se prensan, se enrollan, se trituran y se secan. Sería un té más joven comparado con el té de tres años. En este caso el contenido en teína le da un ligero toque excitante por lo que las personas sensibles deben moderar su consumo, así mismo no se lo daremos a los niños. Tiene propiedades antioxidantes pero hay que tomarlo con moderación.

Té hojicha  

Es una de las variedades más conocidas de té verde. Sus características peculiares vienen de que se tuesta al carbón. Es de origen japonés y es muy común tomarlo acompañando a los sushis.

Té sencha 

También se produce en Japón; se consigue exponiendo las hojas directamente al sol, evitando cualquier tipo de molienda. Este hecho le da un sabor característico y acompaña muy bien a las verduras.