El guerrero pacífico: nuestro sistema inmune

The concept of business growth .

Hoy comparto una breve reflexión sobre la interpretación de la lucha y la determinación como cualidades para alcanzar la salud.

Los conflictos tanto entre las personas como entre los países se deberían solucionar de forma pacífica, por eso todas las guerras son una desgracia en la que no gana nadie.

Otra cosa son las cualidades guerreras constructivas que deberíamos cultivar en aras de un mundo mejor. Todos tenemos unas cualidades que nos ayudan a sentirnos vivos y a luchar por lo que creemos justo, cuando protegemos a nuestros hijos, luchamos por ellos… Tener cualidades guerreras es lo mismo que ser fuertes para afrontar las dificultades de la vida.

Todavía hoy la figura del samurái ejerce una fascinación como expresión de valentía y nobleza de carácter. Son de todos conocidas las siete virtudes del samurái: justicia, coraje, compasión, respeto, honestidad, honor y lealtad.

Las virtudes guerreras se basan más en la defensa que en el ataque y se cultivan también en las artes marciales que utilizan la autodisciplina y la fuerza mental como herramientas, no sólo en la lucha, sino en la vida diaria.

Como las leyes universales se aplican tanto al macrocosmos como al microcosmos, podemos intentar ver a nuestro sistema inmune como un guerrero pacífico que nos defiende de las agresiones externas como los microorganismos, los alérgenos, la contaminación, etc.

Comparte esta entrada!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *