La incontinencia urinaria no es cosa de la edad

La incontinencia urinaria no es una cuestión de edad. Puede aparecer antes de los 40 y no afecta solamente a las mujeres como nos hace creer la publicidad, aunque se produzca con más frecuencia que en los hombres.

En España afecta a 6.500.000 personas, luego no es una cuestión menor. Se manifiesta en una de cada tres mujeres frente a uno de cada cuatro varones, aunque el impacto emocional en ellos es mucho mayor.

En la actualidad afecta al 50 % de las mujeres mayores de 60 años, al 30 % de las de mediana edad y al 20 % de las jóvenes. En los hombres afecta al 25 % a partir de los 40 años y aumenta progresivamente con la edad.

Muchas veces ocurre al reír con fuerza, al estornudar, al practicar deporte, al bailar…

La medicina explica que la causa principal de este desorden es la debilidad de la musculatura de la parte baja del abdomen. Cuando falla ese conjunto de músculos llamado suelo pélvico los órganos que sostienen la vejiga y el resto de los órganos, se desplazan y pueden dar lugar a las temidas pérdidas. Consecuentemente las recomendaciones son fortalecer el suelo pélvico y aumentar el control sobre el esfínter.

Lo que no se contempla en ningún caso es el efecto nefasto que tienen algunos alimentos sobre la relajación de los esfínteres y el debilitamiento del suelo pélvico.

Un sobreconsumo de alimentos yin como azúcar, dulces, bollos galletas, productos lácteos, refrescos, zumos… favorece la laxitud de los músculos y la falta de control de esfínteres. Esta afirmación no está hecha a la ligera, está sustentada en más de 35 años de experiencia clínica contemplando la corrección de la alimentación en este tipo de desorden.

En la mayoría de los casos la vuelta a la normalidad es rápida y sencilla. Se trata de conocer el comportamiento de los alimentos más allá de su composición química y observar el resultado tras el cambio de alimentación.

Comparte esta entrada!