Las fases de la enfermedad en la Medicina Biológica II

La visión del doctor Reckeweg nos muestra cómo, cuándo se perturba el equilibrio interno el organismo pasa por diferentes fases con la finalidad de restablecer la salud. En las primeras etapas intenta eliminar las toxinas a través de mecanismos como la inflamación, dando lugar a los procesos agudos y, cuando estos fallan, las toxinas se almacenan dando lugar a las enfermedades crónicas.

Continuación del post: “Las fases de la enfermedad en la medicina Biológica I”

 Proseguimos describiendo de forma breve cómo la enfermedad debuta como aguda, luego se hace crónica para finalmente hacerse degenerativa.

Las fases humorales

Fase de excreción

No se la puede considerar una fase patológica puesto que representa al estado de eliminación fisiológica de los productos de desecho que produce el organismo para su correcto funcionamiento. Lo hace a través de los órganos y tejidos (orina, heces, sudoración, menstruación, CO2, ácido láctico, etc.).

Fase de reacción

Cuando la eliminación de toxinas es excesiva se produce una fase de reacción que puede cursar con fiebre, dolores moco, etc. Es la inflamación. En esta etapa nos encontramos con la mayoría de los desórdenes que terminan en “itis” (otitis, conjuntivitis, amigdalitis, cistitis, etc.).

Es muy importante respetar las eliminaciones y modularlas si son muy agudas, pero no suprimirlas. A modo de ejemplo, no es igual utilizar un remedio mucolítico que un expectorante; en el primer caso suprimimos el moco, y el segundo, favorecemos su eliminación. De modo que los medicamentos supresores van a provocar que el organismo neutralice las toxinas favoreciendo su deposición en los diversos órganos y tejidos.

Fase de deposición

Aquí nos encontramos con la expresión típica de los depósitos tóxicos orgánicos benignos: quistes, miomas, verrugas, pólipos, colesterol, bocio, depósitos de grasa, etc. ¿Por qué ocurre esto? Si a pesar del esfuerzo de nuestro organismo por eliminar las toxinas, e incluso si después de haber sufrido una fase de reacción, el cuerpo no es capaz de eliminarlas, lo que hará es depositar esos residuos de la forma menos dañina para nosotros en algún órgano o tejido.

Si cuando nos encontramos en una fase de reacción, en lugar de ayudar a nuestro organismo con una dieta depurativa y un tratamiento biológico, eliminamos los síntomas con medicamentos supresores, nosotros mismos favorecemos la fase de deposición y almacenamiento de toxinas.

A estas tres primeras etapas se las llama fases humorales, puesto que el daño que empieza a sufrir nuestro organismo está en los humores o líquidos corporales sin producir todavía alteraciones celulares o enzimáticas. La enfermedad en estas fases es de pronóstico favorable.

Si el cuerpo sigue sufriendo una carga tóxica de manera continuada, se va a producir daño celular, como explicamos a continuación.

Las fases celulares

Fase de impregnación

En esta etapa las toxinas no sólo se depositan, sino que se introducen en el interior de las células produciendo daños en los sistemas enzimáticos y las estructuras celulares. En esta fase se produce una alteración de las funciones de las membranas celulares. Podemos entender lo que decimos mediante un sencillo ejemplo: no es lo mismo tener una gastritis (irritación de la mucosa gástrica por un exceso de ácido) que una úlcera gástrica (lesión o herida de la mucosa estomacal).

Si continuamos sobrecargando al organismo de tóxicos, el daño cada vez es más profundo y se alteran los orgánulos celulares como las mitocondrias, es decir el metabolismo de la célula se empieza a modificar de modo importante.

Fase de degeneración

En esta etapa la destrucción o alteración de los orgánulos celulares a causa de la acumulación de toxinas es más profunda que en la fase anterior. El daño no solo afecta a las membranas celulares, sino a las funciones intracelulares. Aquí nos encontramos enfermedades como: cirrosis hepática, tuberculosis pulmonar, lupus, nefrosis, distrofia muscular, trastornos esquizoides, infarto de miocardio, etc.

Fase de neoplasia

Es la última etapa a la que llega nuestro organismo. Las toxinas se han acumulado hasta tal grado que aparece la formación de nuevos tejidos. Según Reckeweg el organismo intenta condensar en los carcinomas las toxinas que no ha podido eliminar para procurar sobrevivir a esta situación desesperada. Aquí entrarían todos los carcinomas, sarcomas, leucemias, etc. Los daños tóxicos ya afectan al núcleo de la célula y conciernen a la multiplicación celular.

A estas tres últimas fases la Homotoxicología las llama fases celulares. La razón es obvia. Las enfermedades que se manifiestan en estas etapas son de pronóstico dudoso. En la Homotoxicología se describe el corte biológico como división entre las fases humorales y las celulares.

Conclusión

Para hacer una auténtica prevención de las enfermedades crónicas, en lugar de actuar, de modo sintomático, con fármacos supresores en las manifestaciones agudas de la enfermedad, deberíamos modificar nuestros hábitos alimenticios y ayudarnos de remedios biológicos que favorezcan la detoxificación.

Comparte esta entrada!

    Protección de datos de carácter personal: con el envío del comentario, el usuario admite haber leído y aceptado la información en materia de protección de datos de carácter personal que se incluye en el aviso legal existente en esta página, al que se accede a través de pestaña bajo ese título, Aviso legal, situada en la parte inferior de la página de inicio de este blog, y donde se informa de los titulares del blog, de las finalidades para las que se utilizarán los datos personales comunicados, así como la dirección para el ejercicio de los derechos reconocidos en el artículo 5 de la LOPD. Los datos marcados con asterisco, son de obligado cumplimiento para aceptar la publicación del comentario. Si tales datos no fuesen facilitados, el comentario enviado será eliminado sin proceder a su publicación.
    4 comentarios en “Las fases de la enfermedad en la Medicina Biológica II

    1. Hola Elena, acabo de descubrir tu blog buscando información sobre tumores cerebrales, ya que a mi padre le han detectado uno.
      Después de leer los artículos de las fases de la enfermedad, entiendo que unos malos habitos puede llegar a producirlo, pero, a mi padre le hacen análisis y le sale todo bien, no ha sido fumador ni bebedor, y por lo que yo creo ha llevado siempre una alimentación bastante equilibrada. Lo que sí tiene son antecedentes familiares, su madre tuvo un tumor cerebral también.
      Lo que quiero preguntarte es, si, aparentemente él está bien según los resultados de los análisis, ¿eso quiere decir que la causa del tumor es genética? y, si es así, ¿se puede hacer algo a través de la alimentación?

    2. Hola Eduardo, gracias por confiar en mi manera de entender la nutrición y la salud.
      El tiempo y la experiencia me han ayudado a comprender que no hay un caso igual a otro. El entorno personal, laboral, genético y sobre todo los hábitos alimenticios de cada persona, condicionan la manera de enfocar su plan de recuperación de la salud basado en una dieta y un tratamiento concreto. Los análisis de sangre como has comprobado no detectan el cáncer, para eso hay que hacer otras pruebas como escaner, biopsia, etc.
      Te animo a que vivas junto con tu padre la experiencia Elena Corrales en consulta.

      Puedes solicitarnos cita a través del mail consulta@elenacorrales.com o del número de teléfono (+34) 948 130 280.

      Un afectuoso saludo
      Elena Corrales

    3. Buenos días, Elena. Tu blog se ha convertido ya para mí en algo así como un periódico. Todos los días me leo algo con el desayuno, 🙂
      Después de leer este interesante artículo, me preguntaba qué opinión en general tendrías tú sobre una persona que, habiendo recibido el diagnóstico de un cáncer, se negara a hacer quimioterapia al considerar que en la naturaleza y en la correcta alimentación debería estar la solución a su problema, y que si no es así, preferiría no curarse. Es decir, si confiara plenamente en la nutrición y el equilibrio yin-yang como el camino de la curación.
      Gracias siempre y saludos

    4. Hola Daniela,
      Sois muchos los fans y seguidores que, cada día, compartís conmigo vuestras dudas e inquietudes en torno a temas variados relacionados con la salud. Me encantaría poderos contestar a todos personalmente pero, para ello, ¡el día tendría que tener más horas!
      Como te dije en una anterior respuesta la finalidad de mis publicaciones en el blog es dar información general sobre temas de nutrición y salud. Los casos particulares se deben estudiar en la consulta ya que cada paciente es único y cada tipo de cáncer también.
      Un afectuoso saludo

    Los comentarios están cerrados.