Las fases de la enfermedad en la Medicina Biológica I

Hoy compartimos una visión comprensiva del desarrollo progresivo de la enfermedad, más allá de darle un nombre y una prescripción de remedios sintomáticos, sean farmacológicos o quirúrgicos.

Según el Dr. Hans-Heinrich Reckeweg (1.905-1.985),  heredero de la visión holística del Dr. W. Hufeland (1.762-1.836), la enfermedad no es sino el intento del organismo de defenderse de las toxinas tanto externas como internas. Para ello utiliza los mecanismos de excreción, reacción y deposición. Son los que se conocen como las fases humorales de la enfermedad en la Medicina Biológica y las enfermedades de ajusta en la Macrobiótica.

Cuando la enfermedad avanza observamos daños estructurales a nivel celular: tanto a nivel de la membrana, de los orgánulos celulares, como del propio núcleo de la célula. Las diferentes manifestaciones son el resultado de los daños tóxicos que el organismo intenta compensar con el fin de restablecer en lo posible el equilibrio interno. Se manifiestan como impregnación, degeneración y neoplasia. Son las llamadas fases celulares en la medicina Biológica y las verdaderas enfermedades en la Macrobiótica.

Para profundizar en este abordaje, debemos considerar el organismo humano como un sistema de flujo controlado cibernéticamente. Las sustancias tóxicas que ingresan en el sistema activan sus mecanismos de defensa con la finalidad de restablecer el equilibrio de flujo alterado. De modo que la enfermedad no es sino la manifestación de esos mecanismos de defensa.

En la aproximación a la enfermedad desde la Medicina Oficial se emplean los medicamentos con diferentes acciones: antagónicos, de sustitución, de aporte, de supresión, de compensación, de tipo placebo, etc. La finalidad es neutralizar el dolor, calmar las convulsiones, aportar hormonas cunando hay deficiencia… es decir: dar una solución momentánea que no resuelve el problema de raíz.

Por el contrario, la Medicina Biológica con sus diferentes métodos terapéuticos, como son: la nutrición, los preparados homeopáticos, la terapia neural, los complementos vitamínico minerales, los elementos probióticos, etc. tendría una finalidad biológica: restablecer ese equilibrio interno,  liberar al organismo de toxinas, volver a poner en funcionamiento los sistemas enzimáticos bloqueados… en una palabra, crear las condiciones de equilibrio que se definen en la salud.

Esta aproximación de la Medicina Biológica no sería sintomática sino causal, es decir: curativa.

El Dr. Hans-Heinrich Reckeweg, clasifica las enfermedades en 6 fases y diseña la tabla de la Homotoxicología como explicamos en el siguiente post.

Continúa en el post: “Las fases de la enfermedad en la Medicina Biológica II”

Comparte esta entrada!