Lo que ocultan los productos lácteos

glass-of-milk-wallpaper-3

¿Sabías que la grasa de la leche es igual de perjudicial que la de la bollería industrial?

Como la leche y los derivados lácteos son unos alimentos bendecidos en nuestra sociedad, se afirma en todos los ámbitos que las grasas saturadas que contienen no repercuten negativamente en la salud cardiovascular. Se nos hace creer que estos nutrientes, como están presentes de forma natural en la leche, son buenos.

Sin embargo, un estudio de 2015 reveló que los ácidos grasos trans de la leche son igual de perjudiciales que los presentes en el resto de alimentos.

Teniendo en cuenta que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en los países ricos y que le leche es el alimento más consumido en el hogar, es fácil corroborar los resultados del estudio.

Del mismo modo, existen estudios que muestran cómo la esperanza de vida de los hijos será inferior a la de los padres en los próximos años. No podemos ignorar la evidencia, por lo que es la hora de abandonar tópicos como los del aporte de calcio, el crecimiento, etc., y de acometer un profundo cambio en la alimentación de los más pequeños, dejando la leche para los terneros.

Comparte esta entrada!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *