Archivo de la etiqueta: fibra

El estreñimiento no es sólo por falta de fibra

Hoy compartimos algunos conceptos que echan por tierra la idea de que el estreñimiento es por falta de fibra en todos los casos.

El estreñimiento afecta al 30 % de la población y como veremos las causas son diversas.

En unos casos se debe a unos hábitos alimenticios poco saludables que incluyen exceso de alimentos animales y sal, junto con alimentos refinados y por tanto el resultado es una dieta baja en fibra.

Este tipo de estreñimiento que nos encontramos con frecuencia se llama  de “heces caprinas”, donde las heces suelen ser secas y duras. Es el estreñimiento típico.

Los que lo padecen se ayudan para solucionarlo aumentando la cantidad de líquido (un vaso de agua templada en ayunas), tomando algunas frutas (ciruelas pasas remojadas) o incluso una cucharada de aceite de oliva en ayunas.

Sin embargo hay muchas personas que consumen abundantes verduras y frutas, toman incluso alimentos enriquecidos en fibra, beben mucha agua… y cuanto más “se cuidan”, más estreñimiento padecen.

Este tipo de estreñimiento paradójico tiene lugar cuando hay una hipotonía de los músculos que producen los movimientos peristálticos, impidiendo el descenso normal de las heces a lo largo de los intestinos, produciendo lo que algunos llaman “pereza intestinal”.

En ambas situaciones los cereales integrales son los alimentos reguladores por excelencia ya que por su contenido en fibra ayudan en el estreñimiento típico y a la vez favorecen el peristaltismo intestinal y de ese modo nos permiten no necesitar laxantes.

La diverticulitis

Los doctores Berman y Kirsner publicaron en  American Journal of Digestive Diseases que la diverticulitis puede prevenirse y mejorar con una dieta alta en fibras. El enriquecimiento en fibra de la dieta resolvió el problema en el 85 por ciento de los casos.

Este es un ejemplo en el que al hablar de nutrientes en lugar de alimentos, puede inducir a pensar que se trata de tomar salvado o de enriquecer los alimentos en fibra. 

La fibra no se debe ingerir nunca en forma de salvado, sino formando parte de los alimentos que la contienen. De hecho, cuando se toma cruda tiene un efecto irritante de las mucosas y, en el caso que nos ocupa, sería contraproducente.

En términos de fibra, los alimentos más ricos son las legumbres, seguidos de los cereales integrales y más de lejos, las verduras y las frutas.

Para hacernos una idea, taza de legumbres tiene el doble de fibra que una de arroz integral y éste tiene veinte veces más fibra que una taza de fruta.

De modo que, una dieta básicamente vegetariana, girando en torno a los cereales integrales cocinados, acompañada de legumbres y algo de verdura y fruta, es excelente para mejorar la diverticulitis.