Archivo de la etiqueta: Cuidados de la madre

Embarazo y evolución biológica

La visión que compartimos hoy sobre la vida intrauterina nos permite aprender a contemplar los fenómenos desde una perspectiva holística, relacional e integradora del conocimiento y aprender a reverenciar a la vida.

La vida se origina en el mar y transcurre en las aguas durante aproximadamente 2.800 millones de años. En ese período aparecen los primeros seres unicelulares y a continuación se desarrollan los invertebrados, los peces y los anfibios. Estos últimos representan el paso de la vida a tierra firme.

El periodo de la vida terrestre abarca tan sólo 400 millones de años y da lugar en la escala evolutiva a la aparición de los reptiles, las aves, los mamíferos. El eslabón final es el ser humano, el animal más evolucionado.

Si observamos los fenómenos desde la perspectiva macrocosmos/microcosmos podemos entender el embarazo como una réplica de la evolución de la vida en la tierra.

En la vida intrauterina, inmediatamente después de la fecundación, somos una célula que se multiplica y da la mórula que se asemeja a un invertebrado, a continuación, el feto sigue evolucionando, dando lugar a la blástula y la gástrula y cuando el embrión ya está formado se asemeja a un renacuajo, la cría de una rana.

El parto representa la fase anfibia, es decir, el paso de nadar en el líquido amniótico que es salado, a respirar a través de los pulmones en un ambiente aéreo, la tierra firme. Los placenteros baños de los bebés en los primeros meses de vida forman parte de esa transición agua/tierra.

A continuación, según se desarrolla el niño, pasa por la fase de gateo que sería la que corresponde con la etapa evolutiva de los reptiles…  y finalmente se pone de pie y camina como etapa final de su desarrollo.

Si comparamos el tiempo que dura un embarazo, unos 280 días, con el de la evolución de la vida en la tierra, observamos que un sólo día de embarazo equivale a 10 millones de años de evolución, tanto como lo que tarda en formarse una cordillera.

Por eso, lo que la madre come, bebe, respira, siente o hace cada día mientras está gestando, va a ser determinante para la criatura que lleva en su seno. De modo que la mujer embarazada debe ser protegida por su entorno y es muy importante que viva esa etapa de la forma más equilibrada posible.

Los nueve meses de embarazo son determinantes en el futuro de nuestro hijo. En esa etapa se modula la información contenida en los genes de forma importante y determina la aparición o no de enfermedades congénitas.

Esta visión nos ayuda a cuidar y proteger a nuestro hijo desde antes de nacer ya que la etapa intrauterina tiene mucha más relevancia que la posterior al nacimiento.